Revista líder de fertilidad.

La calidad seminal

Neus Ferrando Gilabert
Neus Ferrando Gilabert
Especialista en Reproducción Asistida
Actualizado: 27/09/2011


El Dr. Nicolás Garrido, Director del laboratorio de andrología de IVI Valencia, nos habla sobre la calidad del semen y su influencia en el problema de la infertilidad masculina. En la entrevista resuelve las dudas acerca de los posibles tratamientos.

1. Cuando la causa o el problema de infertilidad está relacionado con la calidad seminal. ¿Qué posibilidades de tratamiento posee el hombre antes de someterse a alguna de las técnicas de reproducción asistida?

Las posibilidades son muy pocas, por no decir nulas. En la mayoría de los casos de baja calidad del semen no hay un tratamiento farmacológico que se pueda aplicar y que vaya a tener un efecto beneficioso en la calidad seminal.

En algunos casos y sin una base demasiado científica y desde el punto de vista empírico, por probar, suele ser algún tratamiento antioxidante, algún complemento vitamínico. Aun así no existen estudios que demuestren que esto vaya a causar una mejora de la calidad del semen.

Solo existen unas circunstancias especiales, en una patología en concreto, hipogonadismo hipogonadotropo, en los cuales hay una carencia hormonal que en ese caso es el único en el que un suplemento hormonal adecuado va a hacer que estos varones que puedan tener la calidad del semen afectada, finalmente puedan tener recuentos espermáticos normales, pero solamente en estos casos. Es muy poco frecuente.

2. ¿Cuál de los métodos de reproducción asistida es el más efectivo para este tipo de pacientes?

Va a depender de la magnitud del problema. El análisis del semen en la actualidad está basado principalmente en el recuento de espermatozoides móviles que tiene una muestra de eyaculado. En ese sentido las diferentes técnicas de reproducción asistida van a necesitar una calidad mínima del semen. Por ejemplo, una inseminación artificial va a necesitar como mínimo 2 millones de espermatozoides que tengan una buena movilidad para ser inseminados en la mujer, eso es lo
que garantiza unas tasas de gestación óptimas. Si el varón es incapaz de proveer muestras con esa cantidad de espermatozoides habría que acudir a hacer tratamientos de fecundación in vitro. En este punto habría que obtener los ovocitos de la mujer y con una muestra de semen preparada en el laboratorio, que puede estar perfectamente por debajo de los niveles de los que estábamos hablando, hacer el tratamiento de fecundación in vitro.

Podríamos todavía bajar un escalón más. Sería el caso en el que el varón tiene una patología severa en la que solamente dispone de algunas decenas de miles o pocos cientos de miles de espermatozoides. Estos son los casos en los que la calidad de semen se puede considerar peor. En estas situaciones se pueden seguir utilizando las técnicas de reproducción asistida, pero aquí incluiría la micromanipulación, es decir, ser capaces en el laboratorio de capturar un espermatozoide e inyectarlo dentro del ovocito. Esta técnica solucionaría los peores casos de infertilidad masculina.

Un nivel más allá sería la opción de buscar espermatozoides de tejido testicular, siempre y cuando no se han encontrado en el semen eyaculado. Un varón que no tenga ningún espermatozoide en absoluto en el eyaculado, todavía tiene la posibilidad, en algunos casos, que en el tejido testicular pueda tener espermatozoides. En este sentido se debería someter a una intervención quirúrgica donde se tomarían pequeñas muestras de testículo y se buscan en ellas puntos que tengan espermatozoides.

3. Hemos conocido de algunos estudios que relacionaban la calidad seminal o problemas como la fragmentación del ADN espermático o el estrés oxidativo con los abortos espontáneos en la mujer. ¿En qué medida podemos establecer esta relación?

Hasta la fecha se conoce muy poco en este sentido. La inmensa mayoría de los abortos de repetición no estarían tan vinculados con abortos espontáneos. Se tiene muy muy poca información.

Nosotros (IVI) tenemos un estudio publicado estudiando los casos de aborto de repetición, es decir, los casos en los cuales se produce un aborto tres o más veces en la pareja sin un motivo aparente. En ese caso hemos estudiado la fragmentación de ADN y la situación de estrés oxidativo en los espermatozoides, pero no hemos podido encontrar la relación entre estos factores y los abortos de repetición. En este sentido hay muy poca información, y con la poca información que se tiene no parece que exista una relación directa.

A pesar de ello se sigue estudiando porque no hay que olvidar que la contribución del varón en la gestación es del 50%. La mujer pone un 50% que sería el óvulo, mientras que el varón pone el resto con el espermatozoide.

4. Para aquellos hombres portadores del VIH o la Hepatitis C, ¿qué posibilidades tienen de ser padres sin contagiar a sus hijos?

Las posibilidades de ser padres sin contagiar a los hijos son muchísimas, por no decir todas. Desde hace unos 20 años aproximadamente, en España hace unos pocos menos, existe la posibilidad de trabajar las muestras de semen, de varones que poseen este tipo de infecciones, para eliminar del eyaculado aquellas partes del semen que son portadoras del virus, y quedarnos con aquellos espermatozoides sanos. Es más, existen técnicas para comprobar que, después de haber hecho esta selección en el laboratorio, hay ausencia de partículas virales, con un elevadísimo nivel de seguridad.

Actualmente la técnica de lavado de semen para posteriormente utilizar estas muestras en las técnicas de reproducción asistida, con el fin de tener hijos y no transmitir la enfermedad, ni a la mujer ni al recién nacido, es algo que se puede
catalogar ya como habitual y está disponible en varios centros. En concreto nosotros llevamos unos 11 años realizándolo, creo recordad que alrededor de unas mil parejas se han sometido a este tipo de tratamiento. Tanto nuestra experiencia, como la experiencia internacional publicada en revistas, demuestran que las posibilidades de transmitir la enfermedad son prácticamente cero.

5. ¿Qué factores pueden afectar a la calidad seminal en el hombre?

Sobre esto hay muchos estudios hechos, pero realmente esto está sesgado. Es muy difícil evaluar la influencia que un solo factor tiene sobre un hombre. Por ejemplo, si estuviéramos hablando de animales de laboratorio, están mucho más controlados en cuanto a la exposición a distintas cosas, les das una alimentación controlada, unas horas de luz controladas, unas condiciones muy controladas y los puedes exponer a alcohol a drogas a tabaco, etc. En cambio en humanos es muy complicado controlar a que factores se expone un humano que puedan estar afectándole.

Un organismo puede realizar su vida normalmente a pesar de que su función reproductiva no funcione, por tanto, cuando algo se desajusta en un organismo probablemente lo primero de donde recorta es precisamente esta función reproductiva. En este sentido, cualquier factor que vaya a contribuir a un mejor estado de salud va a contribuir, dentro de las posibilidades de cada persona, a una mejor calidad del semen. Entonces, todo lo que tenga que ver con unos hábitos alimenticios sanos y evitar la exposición a tóxicos (laborales, ambientales, recreativos, etc.), que es muy difícil de comprobar pero seguro que va a estar añadiendo posibilidades de que la calidad del semen esté mejor.

PUBLICIDAD

2 Comentarios

  1. Lilly dice:

    Dr. garrido, me pareció muy interesante su artículo, sin embargo continúo con una duda, necesito saber si las prácticas homosexuales en un hombre, pueden afectar sus órganos internos y traer consecuencias negativas a su calidad seminal? mobilidad, calidad de esperma, cantidad de espermatozoides, morfología?

  2. Anahi dice:

    URGENTE LEER

Deja un comentario

Compártelo

Índice

Descuentos

21% ahorro
24% ahorro

Artículos

Descuentos

En el foro

Ver foro

Encuestas

¿Aceptarías una inseminación artificial con semen de donante?

[Ver Resultados]

Loading ... Loading ...

Facebook

Últimos Tweets

Información descuentos
Cerrar

DESCUENTOS en tratamientos de reproducción asistida.

Llama ahora... 963 498 949
(Lunes a Viernes de 9:00 a 15:00)
O si lo prefieres, deja tus datos y te informamos.