Control médico durante el embarazo

Neus Ferrando Gilabert
Neus Ferrando Gilabert
Especialista en Reproducción Asistida
Actualizado: 19/06/2011

Desde que se ha generalizado el seguimiento médico durante el embarazo y se ha instaurado el parto hospitalario, la mortalidad perinatal ha descendido notablemente en las sociedades industrializadas, siendo muy inferior a la morbimortalidad materno-fetal de los países subdesarrollados o en vías de desarrollo.

Es por ello por lo que un buen control médico durante toda la gestación y el desarrollo del parto en un hospital son dos factores importantes para evitar los problemas fetales y perinatales. De hecho, todos los expertos opinan que el parto que tiene lugar en casa y que es apoyado por algunos colectivos ha de evitarse; no se trata de medicalizar el traer niños al mundo, sino de prevenir muchos de los problemas que puede sufrir el feto y que aparecen o se detectan antes, durante y después del parto.

El parto hospitalario y seguimiento médico del mismo ha hecho, así, que la tasa de subnormalidad mental perinatal se haya reducido considerablemente. Esto ha sido gracias a la introducción de una serie de pruebas bioquímicas y genéticas que se realizan a la madre para evitar riesgos en el feto como son el triple screening o cribado y el estudio citogenético mediante amniocentesis, análisis de las vellosidades coriales o la funiculocentesis.

Pruebas bioquímicas

Las pruebas bioquímicas conocidas como triple screening o cribado consisten en analizar el suero de una muestra de sangre materna para ver los niveles de alfa-fetoproteína, beta-gonadotropina y estirol.

Estos valores se combinan con la edad gestacional y se comparan con unas tablas realizadas de acuerdo a un patrón de normalidad en relación con la semana de embarazo. Esta es una prueba que indica si el feto tiene un riesgo aumentado para determinadas alteraciones, de forma que, un aumento en los niveles de alfa-fetoproteína supondría un riesgo de que el feto pudiera desarrollar espina bífida, siendo entonces necesarias otras pruebas adicionales.

Estudio citogenético

El estudio citogenético del cariotipo tiene unas indicaciones precisas: edad materna avanzada, existencia de abortos de repetición, hijos anteriores con cromosomopatías y antecedentes familiares de enfermedades genéticas. Para realizar el cariotipo de las células fetales es necesario llevar a cabo una de estas tres técnicas invasivas: ammiocentesis, biopsia de corion o funiculometría. La elección de una u otra técnica dependerá de las características del caso.

La amniocentesis consiste en la extracción por la pared abdominal de una muestra de líquido amniótico mediante una aguja muy fina y control ecográfico. Se suele realizar a partir de la semana 15 de gestación.

El análisis de las vellosidades coriales o biopsia de corion consiste en la obtención de vellosidades placentarias por vía vaginal o trasabdominal mediante control ecográfico. Esta prueba se puede realizar antes que la amniocentesis, sobre la semana 11 o 12 de gestación, pero es más dificultoso y comporta más riesgos que la primera.

La funiculocentesis es una técnica mediante la cual se obtiene sangre fetal puncionando los vasos del cordón umbilical mediante una aguja guiada por ecografía.

En los tres casos se identifican, mediante fluorescencia, las regiones cromosómicas observando si éstas están o no correctas.

Con estos estudios y con el seguimiento y asesoramiento médico durante el embarazo se ha reducido el riesgo de retraso mental perinatal de un 25 a un 5% en los últimos años.

Deja un comentario

Compártelo

Encuesta

¿Preguntas al médico?

[Ver Resultados]

Loading ... Loading ...