Desarrollo del bebé

Los primeros años de vida de un niño son esenciales, ya que se produce su desarrollo físico, mental, social y emocional.

Durante su primer año, el bebé experimenta un gran crecimiento. Empieza a relacionarse con la gente y a desarrollar nuevos hábitos, estimulando así su inteligencia. Aunque todavía es muy pequeño, se empieza a forjar su personalidad, por lo que mediante su comportamiento se puede empezar a observar como será de mayor.

Etapas de desarrollo

En el recién nacido se irán formando las siguientes capacidades o habilidades del desarrollo:

  • Física: se desarrolla la motricidad gruesa (caminar, sentarse, aguantar la cabeza…) y la motricidad fina (rascarse, sujetar un vaso…).
  • Cognitiva: aunque un bebé no hable o pueda entender tus palabras, sí capta tus emociones o tu actitud. Además, su capacidad de observación y el oído le ayudan a interiorizar aspectos importantes como la confianza, el tiempo, las relaciones…
  • Lenguaje: hay bebés que empiezan a hablar de forma temprana y otros que solo emiten pequeños sonidos con la boca y tardan más tiempo en emitir una palabra clara. Es importante estimular y enseñar el lenguaje al bebé desde el inicio de su vida, hablándole de forma clara y estimulando su aprendizaje con juegos adaptados a cada edad.
  • Social: el entorno en el que crece el bebé es crucial para su adecuado desarrollo. El contacto físico (caricias, besos, abrazos…), el apoyo emocional y el cariño brindado por familiares hacia el bebé, le ayudará a desarrollar sus habilidades sociales y a desenvolverse poco a poco en el mundo que le rodea.

El crecimiento del niño se realiza por etapas, existirán momentos de grandes cambios y otros en los que prácticamente no se observe ningún avance en su desarrollo. Es importante no alarmarse o preocuparse en exceso en etapas en las que el niño no evoluciona tan rápidamente como en otras ya que, aunque no lo parezca, el bebé va adquiriendo nuevas habilidades.

Ritmo de crecimiento y desarrollo

Es importante que no se compare al bebé, con el crecimiento de hermanos, primos o hijos de los amigos. Cada bebé tiene un desarrollo distinto y no se debe forzar a que camine o hable si todavía no se siente seguro. Presionar puede ser contraproducente, ya que si por ejemplo se fuerza a un niño a caminar cuando todavía no está preparado y se cae, puede coger miedo y tardará más tiempo en volverlo a intentar. Cada niño tiene un ritmo distinto de crecimiento y desarrollo.

Existen las llamadas “tablas de crecimiento” que comparan medidas como el peso, la longitud o el tamaño de la cabeza con medias universales promedio de niños de similares condiciones, es decir, de la misma edad y sexo. Comparando las medidas de tu bebé con estas medias, se crea una tabla que ayuda al médico a determinar si tu bebé sigue el patrón de crecimiento saludable.

No obstante, como ya hemos indicado, los padres no deben preocuparse de más o obsesionarse con los percentiles, ya que no es algo matemático. Lo importante es que el bebé vaya evolucionado con el paso del tiempo de forma apropiada y no alcance valores extremos de peso o altura.

Los sentidos del bebé

Conforme van pasando las semanas desde el nacimiento, el cerebro del bebé va entendiendo las nuevas sensaciones, luces, texturas, olores y colores que le envuelven tras salir del vientre de la madre.

A medida que avanza en su desarrollo utilizará sus sentidos para aprender todo lo necesario sobre el mundo que le envuelve.

Empleará el sentido del tacto para conocer la forma y textura de las cosas. Hasta los 7 meses, la capacidad de sus dedos y manos no es suficiente por lo que empleará también la boca para ello. Chupando un juguete el bebé puede descubrir mucho puesto que en su boca hay miles de terminaciones nerviosas que le ayudarán a comprender como son las cosas.

A medida que su vista mejora, la coordinación con la mano y la vista se irá incrementando. Alrededor de los 5 meses, el sentido de la vista del bebé estará desarrollado suficientemente para comprender aspectos como la cercanía/lejanía.

Cualquier actividad diaria es esencial para el desarrollo de los sentidos. Por ejemplo, el momento del baño le ayudará a distinguir entre frío/caliente o húmedo/seco. La hora de comer también es importante para desarrollar no solo el gusto sino también el olfato.

3 comentarios

  1. Imagen de perfil de mayracumbicus

    Por favor necesito ayuda no sabia que topasel se inyectaba cada mes este mes de junio me inyecte 3dias antes tenia que inyectarme el23 y me la puse el 20 de junio puedo estar embarazada

  2. He de reconocer que yo me obsesioné un poco con los percentiles cuando tuve mi primer hijo, pero ya con el segundo aprendí que un bebé no es un robot ni algo exacto y mientras esté sano, no hay que exagerar. Mi segundo hijo no habló correctamente hasta los dos años y la verdad, ahora es todo un charlatán y sin embargo el otro dijo su primer palabra de forma muy clara al año y ahora cuesta hacerle hablar de lo tímido que es, ajjajaja.

  3. Que bonita la foto del bebé mirando el título, además estoy en contra d elos padres que fuerzan a sus hijos para que comiencen a caminar, pobre niños!

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


la revista lider en reproducción asistida
Descuentos en clínicas para nuestros lectores ver más