Revista y comunidad líder de fertilidad.

Desprendimiento de placenta

Neus Ferrando Gilabert
Neus Ferrando Gilabert
Especialista en Reproducción Asistida
Actualizado: 17/07/2011

La placenta es un órgano fundamental en el embarazo ya que constituye la conexión vital del bebé con la madre. Ésta se empieza a formar en el mismo momento en el que se produce la implantación del embrión en la pared uterina y se desarrolla de las mismas células provenientes del espermatozoide y el óvulo que dieron desarrollo al feto.

Puesto que la placenta es la responsable de conducir al feto el alimento que le proporciona la madre, si ésta empieza a desprenderse puede suponer un cuadro grave tanto para la vida de la madre como la del feto, ya que el bebé puede dejar de recibir el oxígeno y los nutrientes necesarios y la madre puede sufrir una hemorragia que puede poner en peligro su vida.

El desprendimiento de placenta consiste en un despegamiento de esta estructura de su lugar normal de implantación en la pared uterina antes de que se haya producido el parto, pues lo normal es que la placenta se expulse después de que lo haya hecho el feto durante el alumbramiento. Esto se produce aproximadamente en 1 de cada 100 embarazos y suele ocurrir con más frecuencia en el tercer trimestre, aunque puede darse en cualquier momento después de la semana número 20 de gestación aproximadamente.

El desprendimiento de la placenta puede ser total o parcial, en función de que ésta se separe de la pared uterina en toda su base de implantación o sólo por una parte. Ante este hecho, el espacio que queda hueco es ocupado por un hematoma o acumulo de sangre que puede quedar retenido sin generar hemorragia o salir a través del cuello uterino y dar lugar a un sangrado vaginal, generalmente de color muy oscuro.

Con todo ello, es obvio que el mayor riesgo para el feto que comporta este incidente es que con el desprendimiento se interrumpa el intercambio sanguíneo con la madre, mediante el cual le llegan los nutrientes al pequeño. Por tanto, cuando el desprendimiento es total se produce inevitablemente la muerte del feto.

Por el contrario, el mayor riesgo para la madre es que se produzca una gran hemorragia intrauterina que tarde en ser diagnosticada y tratada y si, además, se alteran los mecanismos de coagulación sanguínea el riego es grave.

Las causas por las que se puede producir esta situación no son bien conocidas pero se suele asociar a varios factores tales como: la hipertensión materna gravídica o previa al embarazo, rotura prematura de ciertas membranas de sujeción, traumatismos externos, consumo de cocaína, presencia de miomas uterinos y antecedentes de haber sufrido este episodio.

DIÁGNÓSTICO

El diagnóstico se determina con varias pruebas de imagen y análisis de sangre aunque el principal signo de esta condición es sufrir una hemorragia.

TRATAMIENTO

Aunque el tratamiento está delimitado por las características más o menos graves del cuadro, se trata siempre de un problema grave que obliga a la interrupción del embarazo y a tratar a la madre de la anemia que puede sufrir y de otras complicaciones.

PUBLICIDAD

Deja un comentario

Compártelo

Índice

Descuentos

39% ahorro
32% ahorro

Artículos

Descuentos

En el foro

Ver foro

Encuestas

¿Aceptarías una inseminación artificial con semen de donante?

[Ver Resultados]

Loading ... Loading ...

Facebook

Últimos Tweets