El aborto de repetición

El aborto es una situación que se produce cuando sí se logra concebir, pero no se consiguen gestaciones viables. Esto aumenta la decepción de no conseguir ser padres, puesto que a la situación de no tener un bebé, se debe añadir la decepción y el drama de haber padecido un aborto, perdiendo al futuro bebé.

Según la Organización Mundial de la Salud, un aborto se define como la interrupción espontánea del embarazo antes que el feto sea viable (peso inferior a 500 gr. ó semana 20 de gestación). Si además le adjuntamos la coletilla de “repetición” tenemos la pérdida de 3 ó más gestaciones consecutivas antes de la semana 20.

Cuando una pareja sufre tres pérdidas gestacionales consecutivas, llevan un tiempo sufriendo decepciones y desean conocer el motivo por el que los bebés no conseguir salir adelante. Así mismo, es importante que además de la causa del aborto de repetición se les ofrezcan posibles soluciones para que el embarazo llegue a término.

La epidemiología varía dependiendo de la edad materna. Una mujer con menos de 30 años de edad, tan sólo tiene un 25% de probabilidad de que se produzca un nuevo aborto. En cambio, con más de 40 años, tenemos entre el 50 y el 60% de que vuelva a producir una pérdida gestacional.

Principales causas

La mitad de los abortos recurrentes no tienen diagnóstico etiológico, es decir no se consigue averiguar qué ha causado los abortos. Pero cuando la causa es desconocida, en el 70% de las veces, la gestación se concluye con un bebé sano en casa en el siguiente embarazo.

A pesar de no haber una causa clara en la mayoría de los casos, si se pueden definir ciertos factores de riesgo como los abortos previos y la edad materna.

Las principales causas de aborto de repetición son:

  • Factores genéticos: el 50% de los casos de aborto habitual es de origen genético.
  • Causas inmunológicas: especialmente el síndrome antifosfolípido (SAP).
  • Trombofilias: ya sean adquiridas, primarias o secundarias son responsables del 10-15% de los casos.

Todas estas causas han sido demostradas y están reconocidas en el ámbito de la medicina, pero también existen causas no demostradas pero muy probables, como son las de las alteraciones anatómicas uterinas que parecen tener un papel importante en el aborto de repetición pero no se cuenta con suficientes estudios que lo demuestren. Por último contamos con las causas poco probables como son las endocrinas, infecciosas y autoinmunitarias, pero que también podrían barajarse.

Conseguir tener un hijo

Según cuál sea la causa que esté produciendo las pérdidas gestacionales se intentará seguir una estrategia u otra. Aunque cada caso es específico y se debe de personalizar al máximo el tratamiento.

Si se trata de una alteración genética que detiene el desarrollo embrionario, el primer paso es realizar un cariotipo de la pareja para averiguar qué gameto presenta las alteraciones. A continuación, se realizaría un Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP) para que los embriones transferidos no presenten ninguna alteración y se transferirían a la mujer.

Si tras varios intentos no se consiguiese el embarazo, no se puede identificar la causa genética o no hubiese ningún embrión sano tras el análisis, se optaría por causar el gameto alterado. Es decir, se utilizaría semen u óvulos de donante.

Para los problemas de coagulación o causas trombofílicas existen tratamientos farmacológicos, como consumo dosis de heparina y aspirina que pueden permitir que el embarazo evolucione y llegue a nacer el bebé. Pero siempre controlado bajo un estricto control médico que personaliza las dosis necesarias en cada momento del embarazo.

En las causas inmunitarias, los diversos especialistas que traten a la mujer deben acordar qué estrategia seguir. En los casos más leves puede conseguirse el embarazo a término con ayuda de medicación.

Hay mujeres que no pueden gestar, puesto que pondrían en un alto riesgo su vida, en estos casos deberían acudir a la gestación subrogada para conseguir tener un hijo.

8 comentarios

  1. Nancy toledo
    12/11/2015 at 3:49
    Hola
    Le cuento q este año he tenido 3 abortos, el primero con pastillas alas 4 semanas, el segundo igual con pastillas y un legrado x restos, el tercero en este momento alas 14 semanas x malformación tuve q tomar la decisión de interrumpirlo, soy una mujer de 35 años con un hermoso hijo de 4 años, nunca había buscado información dno me justifico pero todo el año me la he pasado mal llorando x no tener la infomacion necesaria no sabía los riesgos q conlleva cada aborto y con 35 años jamás me pasó x la mente hacer este tipo de estupideces. Y cuando esperas a un hijo con tanto amor, los errores se pagan, escribiendo lloro de dolor desde el fondo de mi alma, sólo deseó q alguien me escuche me siento sola y muy triste este año ha sido muy largó y sólo le pido a dios q me perdone y me de fuerzas y salud para ver a mi niño crecer

    Responder

  2. Me parece una de las peores cosas por las que se puede pasar, ya van dos veces y estamos con mucho miedo de volver a quedarme embarazada. A alguna le ha pasado?

    • Yo estoy exactamente igual. Llevo dos abortos en mi haber y un embarazo bioquímico, vamos, el completo. Ahora mismo estoy de 6 semanas y con pánico de que me vuelva a pasar lo mismo, pero ¿sabes lo que he pensado? Que no puedo dejar que el miedo me paralice, así que estoy lo más optimista posible. El miedo existe, pero no me domina. Tú tranquila y mucha suerte

  3. Yo trngo un.brbe de 5 años nacio notmal. pero he querido tenrr otro y me causo 2abortos espontaneo el primero mr.dijeron q era un huevo muerto y el segundo era un aborto imcompleto solo llegan alas seis semanas de gestacion.me gustaria saber q es lo q me pasa xq mi marido es el papa dr mi hijo y de los abortos

  4. Hola,
    Yo he tenido 5 abortos espontanios.3 de ellos seguros en semana 12,otro semana 4 y ultimo ase poco,el 31 de marzo de este ano,que fue con 8 semanas.los otros dos yo creo que tambien eran abortos pero acudi tarde a los medicos y no ha podido determinar nada.
    Despues de los 4 primeros no volvi a quedarme durante muchos años y nos decidimos por el FIV.Despues de mas de 2 años de analiticas y varios intentos a la cuarta me quede embarazada pero por una desgracia que me tropece en la calle el feto se desprendio y lo perdimos.
    Ahora estamos pasando muy mal y yo no se que hacer volver a intentar me provoca un miedo tremendo de fracasar y no hacer me da miedo de no tener hijos.
    Me gustaria que alguen que tal vez paso por algo paresido me diera un consejo.
    Para Karla quiero decir que le acompaño en los sentimentos,se por lo que estas pasando.Te deseo lo mejor y muchos animos.

  5. hola yo he tenido dos abortos uno de 7 semanas me dijeron q era saco muerto retenido y el 18 de este mes de marzo 2012 tube otro aborto de 17 semanas pense q ya habia pasado el peligro y cuando fui a un eco de rutina me dijeron q mi bebe no tenia vida me provocarob los dolores para tenerlo como parto normal y asi fue tube un bebe q estaba completito ya tenia todo su cuerpecito deditos manitas piesitos etc solo q salio con el cordon umbilical enredado de todo su cuerpecito lo mandaron analisar para saber q esta pasando por q ya van dos y no he tenido ningun hijo tengo 37 años y tambien a mi me mandarona hacer unos analisis de sangre q se llaman torch yo necestito saber si alguno de los casos q exponen aqui seria el mio o como me dijo la gine q habia sido la causa aparente de muerte axfisia necesito de su ayuda por favor espero me respondan y si lograre tener en mis brazos a un bebe sano lo anhelamos mi esposo y yo de antemano gracias por su atencion y respuesta…..

  6. es muy triste para alguien que viene al mundo lo tengan que abortar que gacho que cuando tu estabas en la panza de tu mama que te haigan abortado y tu mama si quiso que vinieras al mundo y que tu no quieres que tu bebe no venga al mundo y si tienes menor de edad pues para que tienes relaciones si no quieres quedar embarazada y si solo lo quieres hacer por divercion usa un protector y haci no matas a un bebe

    • La gestación subrogada es una aberración porque consiste en comprarse un hijo y alquilar a una mujer y a su salud durante nueve meses, para gestarlo, como los hombres alquilan a una prostituta para aliviar su tensión sexual, pero esto es peor, porque mujeres alquilamos a otras mujeres, durante nueve meses y con los riesgos del parto y compramos un bebé. Por narcisismo, y eso que no será genéticamente totalmente nuestro. No, está demostrado que el bebé reconfigura buena parte de sus expresión genética por influencia del vientre materno, ambos intercambian células madre y genes durante la gestación, y se comunica química y físicamente con su madre a través de la placenta. Eso es una forma de prostitución pero consentida por las mujeres, y demandada por mujeres por eso no se critica. Es puro machismo en clave femenina, es decir, hembrismo. Pero aquí no se vende sexo, sino a tu hijo,a un ser humano y a otro, la madre gestante, que se alquila. El bebé es tratado como un elemento comercial, como un producto de consumo, como quien se compra la casa de sus sueños, así que, cuando llegan dos, la gestante enferma o sufre un accidente y el bebé llega mal, la pareja se separa en medio de la gestación y cambian de idea, cuando su condiciones laborales o económicas o de salud cambian en nueve meses y ya no quieren ser padres, cuando el bebé viene con anomalías genéticas o la receptora se salta la abstinencia sexual y no hay garantías de que no sea de su marido o contrae una enfermedad que pasa al niño o lo que sea, entonces los compradores abandonan el producto, abandonan al bebé. Eso no sucede cuando gestas a tu hijo y lo vas a querer y aceptar como venga y cuando venga, al igual que, cuando nace, si enferma o queda discapacitado lo sigues cuidando, amando y protegiendo. Pero no cuando es un producto de consumo, que encargas y compras. SI no sale como quieres, o tus necesidades cambian, anuals el pedido. Después, cuando al niño le llega, como a cualquier niño adoptado, la edad de las preguntas, la rebeldía adolescente en que reniega de sus padres adoptivos y quiere conocer a sus padres biológicos, un adoptado entiende, al final, que es hijo de la generosidad del adoptante, pero si le dices que su madre gestante lo vendió y sus padres lo compraron, supone un trauma que no se puede asumir. CUando sus padres envejezcan y enfermen y ya no le sirvan para protegerle sino que le den problemas, entonces el niño entenderá que es moralmente admisible desentenderse de ellos, porque ha aprendido que un pariente es un producto que debe responder a nuestros deseos y, si no, no te lo quedas, como su madre lo vendió o sus padres lo compraron. Entonces, los hijos se distancian emocionalmente de los padres. Si no tiene más hermanos, o los tiene pero no lleva bien con ellos, un día, cuando se sienta solo, pensará que tiene otros hermanos que nunca conocerá y los idealizará y se sentirá frustrado por ello. Y esto incita, por supuesto, al crimen. Las granjas de mujeres ya existen en países del Este. En lugar de una casa de meretrices, es más rentable tener a mujeres-vientre gestando bebés que luego se venden. Las mafias obtienen un dineral. Es como el tráfico de órganos pero vendes un organismo entero. Hay que ser maduro. Utilizar a una mujer para gestar a nuestro hijo es lo mismo que hacen los violadores en las guerras cuando violentan a las mujeres del enemigo para que conciban y gesten a sus hijos en vez de los de sus maridos, para que sustituyan su pueblo por los hijos de la población invasora, como el cuco cuando tira el huevo del nido parasitado y deposita el suyo que, al nacer, mata a los verdaderos hijos de sus padres adoptivos. Es parasitismo genético, igual que hace un violador parasitando el vientre de su víctima. La única diferencia está en que pagamos a la gestante para ello, porque nos aprovechamos de su necesidad económica, que eso de que lo haen por solidaridad es falso, ninguna persona entrega a su hijo ni pasa por los riesgos de nueve meses de embarazo ni el riesgo potencialmente mortal de un parto por solidaridad. Las gestantes alquiladas lo hacen por necesidad, por dinero, como las prostitutas. La diferencia entre la violación y la prostitución es que el cliente de prostitutas paga. Pero eso no lo hace más moral, porque se aprovecha también de la debilidad de la mujer, no la física, sino la económica, que también es física (el hambre) . Es como el pederasta o el que abusa de discapacitados psíquicos, que, a veces, no viola de forma agresiva, sino que induce al menor o al incapaz a una sexualidad inadecuada y precoz, sin que se dé cuenta, porque se aprovecha de su fragilidad moral, de su inmadurez para distinguir lo bueno de lo malo, aprovechándose de su ignorancia, sus carencias, su miedo, su soledad y del abandono que a veces sufren en su entorno. No es violencia física directa, aunque termina siéndolo. Pero es igualmente reprobable, es abusar de la vulnerabilidad del otro, es prepotencia. Eso hacen los que alquilan mujeres gestantes o los que van de prostitutas. Abusan de la vunerabilida del otro. Cuando se compra un hijo o se alquila a una mujer (no se alquila su vientre, sino a la mujer, como los clientes no alquilan la vagina de una meretriz, sino a la mujer que va con ella) hacemos como el cliente de putas, la diferencia con violar a esa mujer o secuestrarla para implantarle un embrión es que se le paga por ello, y por eso creemos que es moral, porque no lo hacemos por fuerza física, pero lo hacemos por prepotencia y fuerza económica, aprovechándonos de su desgracia, su pobreza y su necesidad. La naturaleza tienes su reglas y el filtro de calidad llamado selección genética es el que permite al ser humano y a todas las especies mejorar y resistir adaptándose a los cambios del ambiente. A quien la naturaleza le hizo infértil sin mucha solución es porque no debe propagar su genes. Hay que conformarse con el destino, estamos creando una generación de adultos inmaduros y caprichosos, que lo quieren todo, que no resisten la frustración, como los niños que nunca admiten un no sin una rabieta. A veces hay que frustrarse, rabiar y seguir adelante. No pasa nada. Eso es inteligencia y felicidad. No todas las personas son guapas, ni inteligentes, ni valen para estudiar, ni son buenas, ni agradables, ni simpáticas, ni positivas, ni cuerdas, ni sociables, ni adecuadas, ni deben vivir en pareja o tenerla, ni merecen ser amadas, ni son sanas ni valen para reproducirse. Todo el mundo no nace con cualquier virtud ni la tendrá jamás, o no posee todas las virtudes ni todas las oportunidades que admira y desea. Eso en la naturaleza no existe como en un proceso industrial no todos los productos poseen calidad, ni funcionan ni sirven ni deben serguir fabricándose. Simplemente hay que aceptar los límites y dedicarse a otra cosa, a lo que uno puede hacer, y sublimarse en ello. Hay personas que no pueden o no deben tener descendencia pero serán una buena ayuda para que sus hermanas críen a sus hijos, o para que sus padres pasen una vejez lo mejor posible o ni siquiera para nada de eso, pueden dedicarse a la empresa, a crear mejoras para la humanidad, a rezar por los hombres, a cantar, a escribir, a sembrar la tierra, a defender su país, a enseñar o a dar ejemplo de fortaleza y aceptación digna de la adversidad, de ser capaces de ser felices por decisión, simple y llama, no por los hechos. Ayudar a otros así o no hacerlo, pero no querer hacer lo que otros hacen, ni ser como otros, ni tener lo que otros, ni vivir la vida para la que no naciste. Somos una sociedad de intolerantes a la frustración, de envidiosos, insatisfechos y, por ello, inmorales o amorales, que es peor, porque estos no distinguen bien de mal, ni reconcen que existan, porque creen que todo es relativo: bien es lo que me apetece y hace feliz y malo es lo demás. El hombre feliz y libre no es el que logra todo lo que desea, el que hace lo que sea para lograr sus sueños frustrados, sino el que, aunque no los logre, no se frustra más de un rato ni deja que ello le quite las ganas de vivir, el que puede cambiar de sueños, el que es capaz de cambiar sus objetivos para adaptarse a las circunstancias, no el que quiere forzar las circustancias para que se adapten a él, sino el que se entusiasma y adapta a ser feliz con lo que le toque, el que siente en función de lo que puede, lo piensa primero y luego siente de forma acorde, no el que siente y desea y luego adapta su pensamiento a ese deseo. Ese es esclavo de sus deseos y utiliza a los otros para ello, pero nunca será satisfecho del todo. el primero, será libre y respetará a los otros. El esclavo de sus deseos cree que puede enamorarse y liarse con un hombre casado “porque no lo puede resistir”, aunque, en realidad, “no quiere resistir”, no quiere sufrir la frustración porque no le han enseñado que no pasa nada, que la frustración pasa si uno no se detiene mucho en la rabieta y dedica su atención a lo posible y respeta los límites que dañan a terceros. Son débiles, adictos al placer, a la satisfacción inmediata, siempre e inmediata y segura de su deseos, que no saben sufrir, ni perder, ni aceptar límites, ni vivir sin seguridades absolutas de bienestar, que prefieren morirse a sufrir, pero no son capaces de ser felices con pequeñas cosas que sí poseen en mitad del proceso de sufrimiento. Esta facultad es la que distingue a los hombres grandes y santos de los mezquinos. Todos sabemos ganar y disfrutar de lograr éxitos, satisfacciones o adquisiciones pero sólo la grandeza sabe ser feliz en la derrota, la inseguridad, la incertidumbre y la adversidad. Pues, igual, hay que aceptar que no todo el mundo posee genes que se deban perpetuar. Igual que no todo el mundo nace para vivir el amor, ni emparejarse ni vivir con otros , en familia, porque su personalidad es de naturaleza tóxica y hace que los demás sean infelices y saquen lo peor de sím mismos, y, por eso debería vivir solo, para que el mal se quede solo en su persona y no se extienda. Pero a la sociedad se le dice el mensaje: nadie debe estar solo, todos deben emparejarse, o tener a su familia o ser amado. Pero no es verdad, no soportamos la imperfección, lo que no sale y no se puede hacer. Es como cuando decimos que todos inmigrante tiene “derecho” a tenerlo todo y llegar a la sociedad rica, de paz y de bienestar, cuando, en realidad, no hay riqueza para todos y, aunque la hubiera, nadie quiere repartirla a quien no la ha ganado ni la agradece ni respeta a quien la creó, y el inmigrante nunca renunciará a su cultura, valores y raíces y todas las culturas poseen valores compatibles con la democracia, ni con los derechos humanos, la igualdad, el respeto a la mujer, ni con el esfuerzo, el trabajo, la honradez o la honestidad fiscal, el reparto ni la generodsidad, ni con el pacifismo y el respeto a la ley o a la vida ajena o tolerante con el pecado ajeno. No, algunas culturas propagan, en sus códigos escritos y orales, la miseria, la crueldad, machismo o la destrucción y aniquilación de los que no la profesan, e imponen comportamientos que causan hambre, dictaduras, guerra, violencia e injusticia, porque son así, porque son culturas que filtran según la ley de la selva, al más violento, al más agresivo, al menos moral, al más egoista, al que lograr imponerse y someter a otros más débiles. Y es la realidad, que no toda la inmigración puede ser neutral de efectos o positiva. Alguna, y más si es en masa, es catastrófica, es parásita y destructiva y no todos pueden tener una carísima sanidad pública sin pagarla, ni casa buenas, ni suministros pagados por otros, ni les interesa la escuela, ni disfrutar de policía, justicia, seguridad, carreteras, alcantarillas, vacunas, calles limpias, democracia o paz, sin pagar a las personas que te proporcionan esos servicios ni respetar las reglas de convivencia. No aceptamos la frustracción, ni la desigualdad, ni el precio que tienen las cosas, ni los límites nuestros o del derecho ajeno, porque somos niños eternos. Pero la desigualdad existe y siempre lo hará. Hay que ser realista. Igual que cuando un infeccioso debe aislarse para no tener decenas de ellos, hay quienes no deben socializar su mal. Pues quien posee alteraciones genéticas o disfunciones físicas graves, si se reproduce, expondrá a su hijo, desde el principio, a su propios males. No puede escoger a los seres humanos a la carta, como si fueran garbanzos: tú naces, tú no naces. Pero puede elegir no fabricarlos. Pero, si elige fabricarlos, debe asumir que es con todos los fracasos, fallos y defectos. SI se quieren aumir riesgos se han de aceptar todas sus consecuencias. NO podemos ser niños pequeños siempre, que corremos riesgos de sueños peligrosos y luego queremos que mamáo la medicina nos cure las pupas. No cuando se trata de terceros, de un ser humano inocente. Entonces, si lo aumes, aceptas lo que vendrá. No se peude comprar una persona. Esos mismo de la compra-venta de de bebés o el alquiler de mujeres (maternidad subrogada es un eufemismo) se escandalizan luego con lo de los bebés robados. Pero esto es peor. Esto es un bebé robado por encargo. Parece que la única inmoralidad está en que los adultos quieran hacerlo o se les engañe. Pero nadie peinsa en el niño. el niño es el perjudicado. Somos una sociedad de adultso infantiloides, que no se pueden frustrar. Es porque tenemos de todo. Que no venga la guerra, que, con los avances del mundo musulmán, vendrá, y nos recuerde lo esencial y lo importante: sobrevivir y comer cada día es lo que debería bastarnos para ser felices. Pero la gente ahíta de todo desea ser guapa, joven, deseada, centro de atención, amada, rodeada de gente, con familia, ser delgada, etc. No, lo importante es vivir, eso debería bastarnos para ser felices. Y, luego, vivir según las posibilidades que se nos han dado a cada uno, no traspasando esas posibilidades valiéndonos de otros. ALquilar una mujer es puro machismo. ¿A que ningún hombre admitiría que su mujer alquilase a su vecino para acostarse con él y así la dejase embarazada, porque el marido no puede? Claro que no, pero nosotras sí consentimos utilizar el cuerpo de una mujer para gestar un bebé. O es que creemos que una relación sexual es algo más íntimo que una gestación. Eso lo dice quien nunca vivió una. Una gestación es el acto más íntimo de un ser humano. Dar vida es lo más trascendental e íntimo que existe, mucho más que una relación sexual, mucho más que acostarte con tu vecino. Nueve meses de intimidad, de tener el cuerpo de tu hijo dentro. Puede dar lugar al amor más duradero del mundo, de hecho. OSmos unas machistas, las mujeres más que ellos. Ellos jamás nos consentirían tal cosa. Es puro narcisimo, tener que tener un hijo genético nuestro a toda costa, y pura psicopátía: utilizar al otro, a la madre y a su bebé para nuestros deseos. Hay que asumirlo, en eso consiste ser adulto y sentir respeto por las mujeres que no somos incumbadoras ni por los niños, que no son productos del súper ni programas informáticos.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

RA
la revista lider en reproducción asistida
Descuentos en clínicas para nuestros lectores ver más