Revista y comunidad líder de fertilidad.

Embarazo y drogas

Neus Ferrando Gilabert
Neus Ferrando Gilabert
Especialista en Reproducción Asistida
Actualizado: 1/01/2011

El consumo excesivo de drogas o drogodependencia es un sufrimiento que consiste en la dependencia de sustancias químicas que afectan al sistema nervioso central y a las funciones cerebrales. Sus efectos son diversos pero los más destacables son alteración del comportamiento, de la percepción, del juicio y de las emociones.

El riesgo del consumo de drogas es evidente pero más, si cabe, en las mujeres embarazadas. Las cuatro drogas ilegales más consumidas son: marihuana, éxtasis y otras anfetaminas, heroína y cocaína. Su consumo cuando se está embarazada puede conllevar diferentes riesgos para la mujer y su bebé.

Ya que la mayoría de las mujeres en estado que consumen drogas ilegales también suelen consumir alcohol y tabaco es difícil determinar qué problemas específicos pueden presentar cada una de las drogas en el embarazo. Como regla general las drogas pueden hacer que el bebé tenga bajo peso, que se adelante el parto, defectos congénitos, problemas de aprendizaje y conducta.

Riesgos del consumo de marihuana en el embarazo

La marihuana suele ser la droga de consumo más frecuente entre las mujeres de edad fértil. Según los expertos esta droga puede reducir la fertilidad tanto del hombre como de la mujer.

El consumo de marihuana en el embarazo puede retrasar el crecimiento del feto y puede aumentar la posibilidad de un parto prematuro, sobre todo en mujeres que consumen frecuentemente.

Una vez nacidos, los bebés expuestos frecuentemente a la marihuana durante el embarazo, presentaban síntomas de dependencia, tales como temblores y llantos excesivos. Una mayor sensibilidad a la estimulación, patrones de sueño deficientes y mayor dificultad en la adaptación al tacto y cambio de entorno son otras de las características que presentan este tipo de bebés.

Riesgos del consumo de éxtasis y otras anfetaminas en el embarazo

El consumo de este tipo de drogas ha aumentado en los últimos años. Los estudios al respecto son pocos pero revelan que el consumo de este tipo de drogas puede producir defectos congénitos cardíacos.

Otros estudios, indican que el consumo de otra anfetamina como es la metanfetamina, también conocido como “speed”, “crack” y “cristal”, pueden producir un mal desarrollo del bebé. También se han registrado defectos cardiacos, congénitos y fisura palatina con labio leporino por el consumo de esta droga.

Aunque, es necesario realizar nuevos estudios, parece que el bajo peso de estos bebés puede desencadenar en una mayor probabilidad de tener problemas, entre ellos el aprendizaje.

Riesgos del consumo de cocaína en el embarazo

En los primeros meses de embarazo la cocaína puede aumentar el riesgo de aborto espontáneo y en los últimos un parto prematuro. El bajo peso también es una característica de los hijos de madres que consumen esta droga. Los niños con bajo peso al nacer o de partos prematuros tienen una mayor probabilidad de tener problemas, tales como retraso mental, parálisis cerebral, etc. Los cerebros de estos bebés también suelen tener menor tamaño, por lo que tienen mayor posibilidad de sufrir riesgos de aprendizaje.

En lo que respecta a la madre, el consumo de cocaína puede causar desprendimiento de placenta. De ocurrir esto, se daría una mala circulación sanguínea y riesgo de que al bebé no le llegara oxígeno suficiente.

Una vez nacido, el bebé podría presentar problemas de conducta leves, tales como irritabilidad y alta sensibilidad. También tienen mayor probabilidad de sufrir la muerte súbita del lactante, aunque el entorno también puede influir en este hecho.

Riesgos del consumo de heroína en el embarazo

Las mujeres que consumen estas drogas tienen un riesgo verdaderamente mayor de tener complicaciones en su embarazo. Crecimiento insuficiente del feto, parto prematuro, rotura prematura de membranas y bebés nacidos sin vida pueden ser algunas de las complicaciones en estos casos.

Otros problemas que se pueden dar son: bajo peso al nacer con problemas de incapacidades permanentes, problemas respiratorios y defectos congénitos. Aunque los hábitos de salud de las mujeres que consumen heroína también pueden influir en las posibles complicaciones.

Una vez nacidos pueden presentar diferentes síntomas como dependencia en los tres días después de nacer, estornudos, irritabilidad, diarrea, vómitos, llanto continuo, convulsiones y fiebre. También algunos estudios sugieren que estos niños pueden tener problemas de aprendizaje y de conducta.

La mayoría de las personas que consumen esta droga comparten jeringuillas, de forma que puede añadirse un problema más al consumo de esta droga, el riesgo de contraer el virus del SIDA y la hepatitis C. De contraer estas enfermedades, las probabilidades de transmitirlas al bebé durante el embarazo o el parto son altas.

Cómo prevenir los riesgos

Las mujeres que consumen este tipo de drogas, normalmente tienen otros hábitos no saludables (mala alimentación, posibilidad alta de contraer infecciones, etc.) que pueden repercutir negativamente en su embarazo. Además, algunas veces las drogas tienen impurezas que pueden ser nocivas para el organismo. Por todos estos factores, es difícil saber el motivo exacto de las complicaciones en el embarazo y posteriormente, en el niño.

Los expertos recomiendan dejar de consumir este tipo de drogas antes de quedar embarazadas. En el caso de no poder dejar de consumirlas este, se ha de evitar a toda costa el embarazo hasta que la mujer se sienta capaz de dejarlas.

PUBLICIDAD

1 Comentario

  1. benda dice:

    saber q problemas tiene el bb cuando te drogas con cocaina las 2 primeras sem de embarazo cuando todavia no savia q este existia en q le afecta al bebe x favor espero respuesta

Deja un comentario

Compártelo

Índice

Síguenos

Descuentos

22% ahorro
54% ahorro

Artículos

Descuentos

En el foro

Ver foro

Encuestas

¿Qué técnica de reproducción asistida preferirías de poder elegir?

[Ver Resultados]

Loading ... Loading ...
Información descuentos
Cerrar

DESCUENTOS en tratamientos de reproducción asistida.

Llama ahora... 900 101 643
(Lunes a Viernes de 8:30 a 18 horas)
O si lo prefieres, deja tus datos y te informamos.