El embarazo – Síntomas y etapas del desarrollo fetal

El embarazo es el periodo que pasa desde la concepción hasta el nacimiento del bebé. Abarca aproximadamente 9 meses, en los que la mujer experimentará diferentes síntomas que irán cambiando a medida que el feto evoluciona hasta el momento del parto.

La gestación comienza con la implantación del embrión, surgido de la fecundación. Tras la llegada de los espermatozoides a las trompas de Falopio, uno de ellos se une al óvulo maduro, formando el embrión. Pasados entre 3 y 5 días, éste desciende hasta el útero y se adhiere al endometrio (capa uterina), dando inicio al desarrollo fetal y por tanto, al embarazo.

Durante las 40 semanas que pasarán hasta el nacimiento del bebé, la mujer experimenta numerosos cambios tanto físicos como emocionales como consecuencia de las variaciones en la liberación de hormonas. Estos cambios darán lugar a síntomas diferentes en cada mujer. A continuación exponemos los más generales.

Síntomas de embarazo

Como hemos comentado, los síntomas de embarazo que experimenta cada mujer pueden aparecer en momentos distintos y con mayor o menor intensidad en función de las condiciones de cada mujer. de hecho, hay quienes sienten cambios en su organismo desde los primeros días y quienes no notan nada diferente hasta un estadio más avanzado del embarazo.

La ausencia de menstruación y el aumento de peso es algo que ocurre en todas las embarazadas. Otros síntomas comunes son:

  • Náuseas y vómitos en el primer trimestre.
  • Hinchazón y pesadez en abdomen, piernas, cara y pies, más pronunciando en los últimos meses.
  • Cansancio
  • Mayor necesidad de orinar
  • Mayor retención de líquidos
  • Cambios en la forma, sensibilidad y tamaño de pechos y pezones. Estos cambios se producen en miras de la futura lactancia materna.
  • Mayor sensibilidad olfativa
  • Aparición de estrías debido al crecimiento abdominal

Como hemos comentado, estos son síntomas generales del embarazo, pero la variación hormonal puede afectar de forma diferente en cada embarazada y derivar en síntomas distintos. Puedes leer más sobre los síntomas del embarazo en esta web: Síntomas de embarazo.

El embarazo mes a mes: desarrollo del feto

Un embarazo es un proceso relativamente largo en el cual la mujer y el feto experimentan cambios importantes cada mes. Para consultar de manera más extendida todos estos pasos de la evolución del feto puedes leer este artículo “embarazo mes a mes”, o si prefieres con todo detalle, también puedes consultar los cambios que ocurren a nivel materno y fetal en cada uno de los meses:

En las primeras semanas el bebé empieza a desarrollar el gusto y a realizar la deglución, proceso que más adelante le permitirá tragar y hacer la digestión por si solo, una vez haya nacido. Este proceso se puede prolongar durante los dos primeros meses, aproximadamente unas 10 semanas.

Cerca del tercer mes, el feto desarrollará su sistema respiratorio. Empezará a realizar los movimientos necesarios para la inhalación de oxigeno y la expulsión del dióxido de carbono, aunque no será hasta que vea la luz cuando lo haga de forma autómata.

A las 24 semanas aproximadamente es cuando aprenderá a succionar. Esto es de vital importancia puesto que lo necesitará para poderse alimentarse durante los primeros meses, incluso años, de su vida. Sin la succión sería difícil extraer la leche materna, aunque hoy en día existen métodos para hacerlo de manera artificial y el bebé sustituye el pecho de la madre por el biberón. Eso ya será una decisión personal de cada mujer, o en su caso de los consejos del doctor que atienda la salud post-parto.

Alrededor del séptimo mes de embarazo es cuando el bebé empezará a distinguir los sonidos. Un momento realmente emotivo, puesto que será capaz de distinguir a su propia madre del resto de voces y de empezar a recibir estímulos que formarán parte de su vida diaria una vez nacido. Voces de familiares, música, sonidos, etc. estimularán su desarrollo.

En esta etapa del embarazo será capaz de percibir casi cualquier sensación. Llegada la semana 28 lo será también con la luz.

Ecografías del feto

La ecografía es una técnica de diagnóstico por imagen basada en la emisión de ultrasonidos por una sonda. Los ultrasonidos penetran en la piel (para facilitar ese proceso se utiliza un gel acuoso) y permiten llegar a la visión del feto, que sale reflejada en el ecógrafo.

Ésta es una de las pruebas más importantes durante el embarazo y a la que hay que someterse periódicamente para asegurarse de que todo está correctamente y que el feto sigue su evolución normal.

Existen dos modos de realizar las ecografías:

  • La ecografía transvaginal: se realiza durante el primer trimestre de gestación y aunque resulta más molesta para la mujer, también permite conseguir imágenes con más detalles.
  • La ecografía abdominal: se realiza durante los dos últimos trimestres del embarazo. Normalmente se aconseja acudir a la consulta con la vejiga llena, para mayor nitidez de la imagen.

Gracias a estas pruebas se puede saber el sexo del bebé antes de que nazca, la posición en la que se encuentra el feto, la cantidad de líquido amniótico, la evaluación de la placenta, la presencia de anomalías morfológicas, etc.

Rutinariamente se realizan tres ecografías a lo largo del embarazo, una por cada trimestres, en concreto en las semanas 12, 20 y 36. No obstante, es posible hacer más ecografías si así lo desea la mujer o lo indica el médico.

Actualmente, además de la clásica ecografía en dos dimensiones, existen las ecografías 3D y las ecografías 4D que permiten obtener una imagen más realista del feto.

Puedes consultar más detalles al respecto en el siguiente artículo: Ecografía fetal“.

Dieta durante el embarazo

Es fundamental controlar la alimentación durante el embarazo para que el feto reciba los nutrientes necesarios y puede desarrollarse con normalidad. La dieta debe ser variada y equilibrada.

Son especialmente aconsejables alimentos como:

  • Leche y productos lácteos
  • Vegetales tanto grupos como como cocinados
  • Frutas frescas
  • Pan integral
  • Carnes y pescados con bajo contenido calórico

Se recomienda además reducir el consumo de productos con elevado contenido en grasas saturadas, bebidas gaseosas, cafeina. Queda totalmente prohibidas las bebidas alcohólicas y otras sustancias nocivas como el tabaco, que podrían afectar gravemente a la salud del futuro bebé.

Es fundamental asegurarse de que la dieta es rica en vitaminas y calcio, éste último fundamental para una buena formación del esqueleto del bebé. El yodo también debe estar incluido en la alimentación de la embarazada.

En caso de padecer alguna anomalía específica como por ejemplo diabetes, sobrepeso o anemia, se aconseja consultar con el médico.

Si quieres más información sobre la alimentación durante el embarazo te recomiendo visitar este enlace: Dieta en el embarazo.

Una pregunta común de las embarazadas es sobre los alimentos que no se deben tomar para evitar la infección de toxoplasmosis. Si quieres obtener información detenida sobre esta infección te recomiendo este artículo: Toxoplasmosis.

Complicaciones relacionadas con el embarazo

Como hemos comentado el embarazo es un estado “especial” del organismo de la mujer y aunque los controles actuales permiten que generalmente no haya riesgos, pueden surgir complicaciones a lo largo de los meses de embarazo.

Algunos ejemplo de situaciones complicadas relacionadas con el embarazo son:

  • Embarazo anembrionado: se desarrolla el saco gestacional pero no el embrión por lo que, aunque la prueba de embarazo de positiva, no hay desarrollo fetal.
  • Embarazo bioquímico: la prueba de embarazo da positiva porque hay un auymento de la hormona betahCG por la implantación del embrión, pero éste se pìerda de forma temprana. Se considera un aborto temprano.
  • Embarazo molar: es algo poco habitual. Se trata de una enfermedad trofoblástica gestacional y no de un verdadero embarazo.
  • Aborto espontáneo: pérdida involuntaria del embarazo antes de la semana 20 de gestación.
  • Parto prematuro: parto antes de la semana 37.
  • Embarazo ectópico: el embrión implanta fuera del útero, pudiendo llegar a afectar a otros órganos.
  • Preeclampsia: alteración caracterizada por la elevada tensión arterial.
  • Placenta previa: se da cuando la placenta está muy baja, al lado del cuelo uterino o cubriéndolo.
  • Problemas con el líquido amniótico como oligohidramnios, polihidramnios o pérdida de líquido amniótico.
  • Complicaciones relacionadas con el bebé como bajo peso al nacer, malformación en el feto, muerte fetal…

Para evitar en la medida de lo posible estos riesgos, es fundamental seguir las indicaciones del médico en cuanto a los cuidados en el embarazo.

Preguntas frecuentes

¿El sangrado durante el embarazo es amenaza de aborto?

Son múltiples las causas por las que se puede producir un sangrado durante el embarazo pero no tiene porqué ser motivo de preocupación.

En las primeras doce semanas de embarazo el riesgo de aborto es más alto, pero esto no quiere decir que una pérdida de sangre necesariamente aborto. Estos pequeños sangrados al inicio del embarazo se pueden dar por diversas causas, como por ejemplo un cambio hormonal, una infección o al mantener relaciones sexuales. Pero en ningún caso tiene porque ser únicamente síntoma de aborto.

En caso de que el sangrado sea en grandes cantidades o demasiado frecuente, entonces si puede llegar a ser preocupante y despertar la alarma de aborto. En esa situación, será recomendable consultar con el médico.

¿Se pueden mantener relaciones sexuales durante el embarazo?

Existen muchos mitos sobre por qué no se debe mantener relaciones durante el embarazo, y en la mayoría de casos son todos falsos. Lo cierto es que las relaciones sexuales no dañan en ningún caso al bebé ni a la madre, por lo que, a menos de que su médico se lo especifique, puede practicar el sexo sin ningún problema.

El bebé está protegido por el abdomen de la madre y por el líquido de la matriz, que le sirve de amortiguador para cualquier posible golpe.

Este artículo te dará más información al respecto: relaciones de pareja durante el embarazo.

¿Se puede hacer ejercicio estando embarazada?

Durante el embarazo se recomienda el ejercicio físico, pero teniendo muy en cuenta el momento de gestación en el que se encuentre la mujer. Como es lógico, cuanto más avanzado esté el embarazo más suaves y controlados deben ser los ejercicios que realice la futura mamá.

Se recomienda que los ejercicios sean aeróbicos y de intensidad moderada, evitando competiciones o intensidades muy elevadas o que impliquen cambios bruscos.

La relajación, flexibilidad y fortaleza muscular son las cualidades que más se deberían trabajar, especialmente en los últimos meses de embarazo, ya que serán de gran ayuda en el momento del parto y facilitarán mucho la situación.

En cualquier caso, siempre se debe ajustar la intensidad y el tipo de ejercicio a cada situación.

Si quieres más información puedes consultar este enlace: Deporte en el embarazo.

¿Existe el embarazo psicológico?

Sí, el embarazo psicológico es una alteración mental en la que la mujer cree estar embarazada sin estarlo realmente. En la mayoría de los casos, la mujer con esta alteración presenta los síntomas característicos del embarazo.

Más información en este enlace: Embarazo psicológico.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Secciones

RA
la revista lider en reproducción asistida
Descuentos en clínicas para nuestros lectores ver más