Fertilidad en el hombre

La fertilidad masculina se define como la capacidad reproductiva en el hombre. Para que el hombre sea capaz de procrear correctamente es necesario que el sistema genital reproductivo funcione correctamente.

Esto significa por una parte, que el hombre sea capaz de mantener relaciones sexuales completas, es decir eyaculando; y por otra parte su eyaculado contenga una cantidad suficiente de espermatozoides que permitan fecundar al óvulo para conseguir el embarazo.

Sistema reproductor masculino

Los principales órganos que forman los genitales masculinos son el pene y los testículos, estos órganos son externos (no se encuentran dentro de la cavidad abdominal como ocurre en las mujeres). De forma completa el sistema está formado por los siguientes elementos:

  • Testículos: se encuentran en una bolsa de piel denominada escroto en el exterior corporal. En el interior testicular existen unas estructuras denominadas túbulos seminíferos que es donde se forman los espermatozoides.
  • Conductos seminíferos: son los conductos que van desde el epidídimo, conducto de la parte superior de los testículos hasta el lugar donde se almacenan los espermatozoides incluyendo la uretra que es por donde se expulsan los espermatozoides con el eyaculado.
  • Vesículas seminales y próstata:son glándulas que se encargan de secretar el líquido seminal y otras proteínas que forman parte del semen.
  • Pene: es el órgano utilizado para copular y poder introducir el semen en el interior de la vagina de la mujer. La eyaculación se expulsa por la uretra que recorre el interior del pene y al llegar a la punta se ensancha y se denomina glande.

Formación de espermatozoides

Desde el momento del nacimiento, el hombre posee su sistema reproductor masculino, pero no es capaz de formar espermatozoides. Con la llegada de la pubertad, se produce la maduración sexual, aumentando la segregación de distintas hormonas (andrógenos) que confieren los caracteres secundarios típicamente masculinos. Es a partir de este momento cuando en los testículos comienza la producción de espermatozoides.

Una parte fundamnetal de la fertilidad masculina es la síntesis de espermatozoides, este proceso se denomina espermatogénesis y se producen en los túbulos seminíferos, unas estructuras del interior de los testículos. La formación de los espermatozoides es un proceso complicado, consiste en sucesivas maduraciones de unas células llamadas espermatogonias. El proceso completo se realiza en un periodo de entre 64 y 72 días.

Una vez los espermatozoides son producidos, se transportan a través de los conductos deferentes en este momento se añade el líquido seminal, y el semen formado llega a la uretra, donde será expulsado con la eyaculación.

Una vez eyaculado en el interior de la vagina, los espermatozoides iniciaran un viaje a través del útero hasta llegar a las trompas de Falopio, será en una de ellas donde encontrarán al óvulo y sólo el espermatozoide que sea más rápido será capaz de fecundar al óvulo y formar el embrión.

Si existe alguna alteración en el aparato reproductivo masculino o en las hormonas que lo regulan se puede hablar de esterilidad o infertilidad masculina, la cual se puede producir por muchos factores, y es necesario acudir a una clínica de reproducción para que realicen un estudio personalizado de la fertilidad.

Un comentario

  1. Me ha gustado mucho, que bien explicadito

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


la revista lider en reproducción asistida
Descuentos en clínicas para nuestros lectores ver más