Revista y comunidad líder de fertilidad.

Gases del bebé

Neus Ferrando Gilabert
Neus Ferrando Gilabert
Especialista en Reproducción Asistida
Actualizado: 20/01/2011

SÍNTOMAS, CAUSAS Y RECOMENDACIONES PARA LOS GASES DEL BEBÉ EN LOS PRIMEROS MESES DE VIDA.

Es muy frecuente que en los tres primeros meses de vida el bebé padezca gases u otro tipo de alteraciones gastrointestinales conocidas como el síndrome del cólico del lactante, de hecho, la mayoría de los pequeños los sufren. Se trata de una dolencia muy habitual, que puede aparecer a partir de los quince días tras el nacimiento.

Es una dolencia normal, molesta para el lactante pero que no reviste ninguna gravedad y con el tiempo desaparece. No tiene, por tanto, ningún tipo de consecuencia negativa para el futuro del niño.

–CAUSAS–
Uno de los principales causantes de los gases en el pequeño es él mismo, ya que desconoce la técnica de succión necesaria para su alimentación y por tanto, toma mucho aire durante la lactancia ya sea artificial o materna. En cada una de las tomas, el lactante traga una cantidad de aire con la leche que es la que le produce los molestos gases.

Otra de las causas puede ser que el orificio del biberón (por donde pasa la leche) no tenga el tamaño correcto y por tanto, deje pasar una cantidad de aire superior. En ocasiones, la rapidez con la que coma el bebé puede ser un factor determinante para los gases, que aumentan si el pequeño come demasiado deprisa.

No obstante, su origen no siempre está relacionado directamente con la alimentación del recién nacido ya que, en ocasiones, el llanto hace que el pequeño trague más aire de lo normal e incluso pueden surgir cuando el bebé padece algún tipo de estrés.

SÍNTOMAS

Reconocer los gases en el recién nacido no siempre es sencillo ya que la sintomatología puede significar muchas otras cosas y puede incluso darse también en bebés sanos. Sin embargo, entre los indicadores más frecuentes podemos encontrar:

Irritabilidad: el bebé llora constantemente con rabia y sin motivo aparente y muestra, además, una expresión de dolor en su rostro.

Tripa hinchada: los gases producen cierta hinchazón en el vientre del bebé.

Abdomen distendido.

– El bebé flexiona las piernas hacia su pecho: señal de que él mismo está intentando expulsar los gases.

Todos estos síntomas muestran el malestar que los gases provocan en el bebé, pero como hemos indicado pueden significar aires pero también hambre, sueño, cambio de pañal, etc.

RECOMENDACIONES

Algunas de las recomendaciones para expulsar los gases del pequeño pasan por utilizar distintas posturas tras la toma o incluso, si nuestro bebé es propenso a tener gases, es recomendable proceder a la expulsión de los mismos incluso en la mitad de la misma.

Algunas de las posturas recomendables y recomendadas son las siguientes:

– Tumbar al bebé boca abajo y darle suaves golpecitos en la espalda.

– El bebé sentado sobre las piernas, inclinado un poco hacia adelante, y frotarle la espalda con cuidado.

– Las clásicas palmaditas en la espalda con el bebé sobre el pecho y su cabeza a la altura del hombro.

– También se recomienda darle un suave masaje en la tripita con dos manos y si es posible, sin pañal.

– Para que la expulsión se produzca por el recto es recomendable tumbarlo boca arriba y ejercer un poco de presión, siempre con cuidado, con sus piernas hacia el vientre.

Si bien es cierto que, como hemos dicho es algo muy habitual, no todos los bebés eructan al mismo tiempo ni necesariamente inmediatamente después de la toma. Si no ha tragado aire mientras comía no eructará. Algunos, tragan más aire y necesitan eructar en mitad de la toma. Por otra parte, el eructo no siempre emite sonido.

El eructo se produce cuando la leche llega al estómago del bebé y el aire se queda arriba. Con la lactancia materna suelen tragar menos aire que con la artificial ya que el biberón contiene, además de la leche que le alimenta, aire. En el caso de la lactancia artificial la inclinación del biberón es muy importante para evitar que el bebé no trague demasiado aire.

La tranquilidad de los padres ante el llanto desesperado del bebé es fundamental para ayudarle a expulsar los molestos aires. Normalmente, los padres entran en cierto estado de nerviosismo ante el llanto desesperado del bebé y este nerviosismo provoca a su vez estrés en el pequeño.

Los remedios para los gases deben ser recomendados también por un médico. Algunos especialistas aconsejan un tipo de anís determinado para aliviar estas molestias o incluso anetid (un compuesto contra los gases) pero siempre debe aplicarse bajo prescripción médica también con el fin de asegurarnos que efectivamente lo que padece el pequeño son gases.

PUBLICIDAD

Deja un comentario

Compártelo

Índice

Descuentos

29% ahorro
Destacado
29% ahorro

Artículos

Descuentos

En el foro

Ver foro

Encuestas

¿Quién decidió ir primero a la clínica de reproducción asistida?

[Ver Resultados]

Loading ... Loading ...

Facebook

Últimos Tweets

Información descuentos
Cerrar

DESCUENTOS en tratamientos de reproducción asistida.

Llama ahora... 900 101 643
(Lunes a Viernes de 9:00 a 15:00)
O si lo prefieres, deja tus datos y te informamos.