Revista y comunidad líder de fertilidad.

Síndrome de Hiperestimulación Ovárica en embarazo natural

Laura Gil Aliaga
Laura Gil Aliaga
Especialista en Reproducción Asistida
Actualizado: 12/09/2012

El Síndrome de Hiperestimulación Ovárica (SHO) es una complicación bastante temida, que puede producirse cuando se realiza un tratamiento de inducción de la ovulación a partir de hormonas exógenas. En su forma más severa (que sólo ocurre en el 0,5 al 5% de los casos) existe un marcado incremento de tamaño del ovario con ascitis, distensión pleural, hemoconcentración y un desbalance electrolítico.

En alguna ocasión se han producido síntomas como: dificultad respiratoria, trombosis vasculares, infartos cerebrales, infartos agudos de miocardio, fallo multisistémico e incluso la muerte. La incidencia de este tipo de síndromes de forma espontánea, sin recibir medicación exógena, en un embarazo concebido de forma natural es extremadamente rara.

A continuación describiremos un caso clínico de un SHO en un embarazo natural y cuales fueron las consecuencias:

Remah Moustafa Ahmed Kamel, Ph.D., M.R.C.O.G.

Department of Obstetrics and Gynecology, Faculty of Medicine, Jazan University, Abu-Arish City, Jazan, Saudi Arabia

Descripción del caso

Una mujer egipcia de 32 años de edad fue ingresada en el Hospital Central King Fahd en la ciudad de Jazan, de Arabia Saudí. Era una embarazada primeriza en su segundo trimestre de embarazo y presentaba: dolor abdominal persistente, dificultad para respirar, vómitos y diarrea.

En su historial médico no tenía antecedentes de problemas quirúrgicos de ningún tipo y tampoco ginecológicos. Su primera regla fue a los 13 años con ciclos subsecuentes regulares y negaba haber usado cualquier tipo de medicamentos para la inducción de la ovulación. En nuestro examen clínico, ella parecía enferma de forma moderada.

Mujer con SHO

La paciente pesaba 80,2 kg y mide 1,65 m., siendo su circunferencia abdominal de 90 cm. Su temperatura era normal y también su presión arterial, aunque padecía una taquicardia evidente (90 pulsaciones/minuto). El abdomen de la paciente estaba bastante distendido, siendo visibles los latidos sanguíneos en él. El útero se presentaba blando, con un tamaño de embarazo de unas 12 semanas y con un agrandamiento de la masa visceral. Una ecografía transvaginal confirmó un saco con latido viable intrauterino (de 14 semanas y 2 días) con varios quistes ováricos bilaterales (diámetro medio de 13,5 x 11 x 8,5 cm) y ascitis.

Los resultados de las analíticas remitidas al laboratorio fueron los siguientes:

  • Nivel de hemoglobina: 13 g/dL.
  • El valor del hematocrito fue del 45,6%.
  • El recuento leucocitario fue de 16,800 / ml.
  • Las plaquetas fueron de 450,000/microlitro.
  • La concentración sérica de sodio fue de 130 mEq/l.
  • El nivel de potasio que se presentaba era de 4.8 mEq/l.
  • El de creatinina 0.8 mg/dl.
  • La velocidad de 95 mg/dl.
  • La albúmina fue de 3.2 g/dl.
  • La proteína C reactiva fue de 19 mg/l.
  • A pesar de que no había presencia alguna de hepatitis, la paciente presentaba las transaminasas un tanto elevadas.
  • La analítica hormonal que se hizo para el tiroides también salió normal.
  • Se descartó un tumor maligno, gracias al estudio de determinados marcadores tumorales y el estudio color Dopler.

La posibilidad de un adenoma en la pituitaria se excluyó tras la evaluación del estradiol, la inhibina-B y los niveles de gonadotropinas. El diagnóstico provisional que se elaboró fue el de un síndrome de hisperestimulación ovocitaria espontáneo y, por tanto, se propuso un tratamiento a seguir para corregir el desajuste electrolítico que tenía la paciente junto a la hemoconcentración.

Ésta respondió de inmediato al tratamiento intravenoso puesto que era de 2 litros de salino por día y un 25% de albúmina, 200 ml/día. Para el tratamiento sintomático se utilizó reposo total en cama, con 500 mg de paracetamol y metoclopramide 10 mg, además de una profilaxis por vía subcutánea, de heparina 10.000 IU/día para evitar el riesgo de un tromboembolismo tras comprobar sus valores de coagulación.

Se le ofreció apoyo psicológico a la pareja para evitar su malestar y ansiedad. La paciente fue dada de alta 22 días después del ingreso, cuando los resultados del laboratorio alcanzaron la normalidad continuó con su embarazo sin ningún tipo de problema. Finalmente, dio a luz a una bebé sana de 3,5 kg tras un parto vaginal.

Discusión

En la literatura, encontramos la hiperestimulación ovárica espontánea se ha producido en mujeres con:

Los factores de riesgo conocidos para el síndrome de hiperestimulación ovárica incluyen: mujeres con bajo peso corporal, síndrome de ovario poliquístico, aquellas pacientes que reciben dosis más altas de gonadotropinas exógenas en los ciclos de reproducción asistida, cuando se da un aumento muy rápido del estradiol y en mujeres que han tenido episodios previos de síndromes de este tipo.

Embarazo y SHO espontáneo

Hace relativamente poco tiempo que se ha conocido la mutación en los receptores de la hormona folículo estimulante (FSH), que aumenta la sensibilidad de la gonadotropina coriónica humana (hCG) y es responsable del desarrollo espontáneo del SHO. De forma iatrogénica, el reclutamiento folicular y su crecimiento posterior ocurre de forma temprana cuando se produce la estimulación ovárica con FSH exógena, mientras que de forma espontánea este reclutamiento se produce de forma tardía, cuando la presencia de hCG endógena estimula los receptores de la FSH.

Las gonadotropinas, bien sean endógenas o exógenas, producen la activación del factor de crecimiento endotelial, el cual incrementa la permeabilidad, permitiendo el fluido y la extravasación de proteínas. En consecuencia, el cuadro clínico del síndrome de hiperestimulación ovocitaria espontáneo se desarrolla de forma tardía en el embarazo (entre la 8ª y la 14ª semana) en comparación con la forma iatrogénica, que de ocurrir se produce entre la semana 4ª y la 7ª.

Clínicamente, el síndrome de hiperestimulación ovocitaria se divide en diferentes estadios crecientes de gravedad. En la literatura citada, se definen seis grados de clasificación. Los clínicos deben estar al tanto de los diferentes síntomas y signos para poderlo diagnosticar, puesto que está basado principalmente en el estado clínico de la paciente. De acuerdo con la clasificación más reciente, nuestro caso se considera de los más severos.

Este síndrome es un trastorno autolimitado que tiende a desaparecer espontáneamente en pocos días, pero puede persistir durante más tiempo en caso de las pacientes embarazadas.

Este caso pone de manifiesto la importancia de valorar a todas aquellas mujeres que presenten dolor agudo abdominal o presencia de alguna masa ovárica. No obstante, que ocurra esto es muy muy raro, es potencialmente letal en su forma más severa si no se diagnostica y se trata correctamente. Si se tuviera en cuenta muchos más casos podrían diagnosticarse.

Fuente: Fertility and Sterility, vol. 94, nº 1, pp.351.e1-e4, 2010.

PUBLICIDAD

4 Comentarios

  1. ivonne dice:

    me hiperestimularon y el 01 de dic del 2010 fue mi ultima regla.. m hice una prueba de embarazo y salio positiva hace dos dia me hago un ultrasonido y me dice el dr. que son tres, es peligroso. no lo se? estoy un poco aturdida por q no se que pasara mas adelante tengo 7 sem de embarazo..

  2. ruana dice:

    Es mi 2ª FIV y mi 2ªhiperestimulación.La primera vez el médico nos recomendó cancelar y los congelados no dieron resultados esperados. En esta ocasión creo que la hiper es mucho más leve, no tengo hinchazón abdominal ni fatiga respiratoria, aunque si noto taquicardia leve¿sería muy arriesgado llevar a termino una posible transferencia? La punción me la hicieron el lunes 31 y la tranfe sería el jueves 2, por si a caso estoy en reposo casi absoluto y bebiendo litros y litros de acuarius,¿es recomendable también algún tipo de dieta?
    Lo cierto es que estoy desesperada, he esperado tanto para volver a estar en el mismo punto de partida y tener que cancelar.
    Un saludo y gracias por la atención prestada, espero contestación.

  3. oli tesan dice:

    Cancelar es un royo, y te puede desilusionar, pero es lo mejor para tu salud. Sería peor un SHO con embarazo

  4. Marta dice:

    He leido y veo que mi caso es verdaderamente raro.Me quedé embarazada y al principio me dolia mucho la barriga.Me hicieron una eco y todo se veía normal y la beta era alta.Al cabo de veinte días tenía dos látidos a falta de uno.Lo curioso era la diferencia evidente de tamaño de sacos.Eran dos y distintos.Fuimos a un especialista el cuál nos confirmó que resultaban ser dos embarazos producidos a semanas distintas.Me dijo que a mi cuerpo no le habia dado tiempo a asimilar el embarazo y ovulé de nuevo quedandóme embarazada otra vez.Nos dijo que era muy raro pero que podía pasar.Lo que no entiendo es por qué si yo no hice ningún tratamiento ni si quiera tomaba anticonceptivos….si que tengo ovarios poliquíticos pero…

Deja un comentario

Compártelo

Índice

Descuentos

39% ahorro
32% ahorro

Artículos

Descuentos

En el foro

Ver foro

Encuestas

¿Qué técnica de reproducción asistida preferirías de poder elegir?

[Ver Resultados]

Loading ... Loading ...

Facebook

Últimos Tweets