Hipotiroidismo y embarazo

Se denomina hipotiroidismo cuando la glándula tiroides produce muy poca hormona tiroidea. El hipotiroidismo es relativamente común y puede ser tratado con éxito.

En algunos casos, los síntomas generalmente son sutiles y se pueden confundir con otras dolencias. Una persona puede estar sin diagnóstico durante varios años. Lo padecen tanto hombres como mujeres, pero es más común en mujeres.

Tratamiento con hormonas para el hipotiroidismo

Un problema autoinmune es la causa más frecuente asociada al hipotiroidismo. Algunos anticuerpos del sistema inmunológico atacan a la glándula tiroides y alteran la fabricación de sus hormonas.

Síntomas y diagnóstico

Los síntomas dependen de cada persona y son difíciles de percibir, a veces incluso pueden confundirse con síntomas de depresión. Los más comunes son: estreñimiento, palidez o piel reseca, hinchazón de cara, manos y pies, ronquera, discurso lento, fatiga, aumento de peso involuntario, períodos menstruales abundantes, mayor sensibilidad al frío y calambres musculares. Puede que una persona no presente todos ellos.

El hipotiroidismo puede diagnosticarse mediante un análisis de sangre que mida los valores de hormonas tiroideas y hormonas estimulantes del tiroides (TSH) procedentes de la glándula pituitaria.

A las embarazadas se les realiza un estudio completo. En el caso del tiroides, se solicita el estudio de T4 libre, TSH y anticuerpos antitiroideos.

Problemas en el embarazo

El hipotiroidismo puede presentarse durante o después del embarazo. Por desgracia, muchos de los síntomas del hipotiroidismo se pueden confundir con los del embarazo y, como consecuencia, la enfermedad ni se trata ni se diagnostica.

El hipotiroidismo puede afectar a la fertilidad, ya que previene la producción de óvulos, y también produce irregularidades en el ciclo menstrual y aumenta la prolactina, hormona que, en exceso, impide la ovulación en las mujeres no embarazadas.

Terapia para embarazadas con tiroides baja.

En las mujeres embarazadas, el hipotiroidismo puede producir aborto espontáneo con una probabilidad cuatro veces mayor de lo normal. Por eso, es importante descubrir un posible hipotiroidismo antes del embarazo o muy en sus comienzos.

Si no hay tratamiento, las mujeres embarazadas corren el riesgo de desarrollar hipertensión, tener un parto prematuro y los bebés pueden no alcanzar un desarrollo intelectual completo.

Tratamiento

El problema en el embarazo surge cuando una mujer desconoce que es hipotiroidea. Este problema puede ser más frecuente de lo habitual, pero, actualmente, se están diagnosticando más casos que antes pasaban desapercibidos al no disponerse de valoraciones analíticas tan sensibles como las de ahora, sobre todo de medición de niveles de TSH.

Una vez diagnosticada, la madre podría tomar una medicación basada en una terapia de hormona de reemplazo. Tomando esta medicación de forma ordenada y correcta, no supondría ningún problema.

Seguramente, habría que subir un poco la dosis, ya que, durante el embarazo, se exige al tiroides un sobreesfuerzo que puede ser de hasta un 50%. Un tiroides en condiciones deficitarias, si se ve muy forzado durante el embarazo, acabaría fallando de forma evidente en los meses que siguen al parto si no se medica.

Conseguir el embarazo con tiroides baja

El tratamiento es muy sencillo: se debe de tomar diariamente una pastilla de un medicamento que va a suplir en el cuerpo a la hormona que no es producida por el tiroides. Este tratamiento es seguro para la madre y para el feto. En cuanto nace, al bebé se le hacen todo tipo de pruebas para comprobar que todo es correcto. Cabe destacar que el hipotiroidismo en niños es poco frecuente, por lo que esta dolencia es más habitual en la edad adulta.

Recomendaciones

Se debe acudir al médico tan pronto como se conozca que se está embarazada. El especialista, dependiendo de los resultados de las analíticas realizadas, ajustará la dosis adecuada para que el embarazo tenga todas las posibilidades de resultar sano. Es muy importante tomar la medicación correctamente.

La medicación para el tiroides se ha de tomar con el estómago vacío, por lo menos una o dos horas antes o después de las comidas. No se debe tomar coincidiendo con los antiácidos o las vitaminas.

Un comentario

  1. estoy en tratamiento del problema de bocio estoy bien…… mis analisis salieron com parametros en los cuales mi endocrinologo dijo que no era necesario de aumentar la dosis..tengo un mes y medioo de embarazo….mi pregunta es… podria nacer mal mi bebe por lo de mi enfermedad?

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


la revista lider en reproducción asistida
Descuentos en clínicas para nuestros lectores ver más