Instrucciones de uso del Cetrotide

El cetrotide es un antagonista de la GnRH que se utiliza en tratamientos de reproducción asistida con el objetivo de controlar y estimular la producción ovárica y la ovulación.

Se trata de una inyección administrada por la misma paciente vía subcutánea, generalmente en la zona abdominal baja.

Se recomienda ir variando el punto concreto de inyección, por ejemplo cambiar de lado o desplazar el punto ligeramente hacia arriba o hacia abajo.

A continuación damos las instrucciones de uso generales. No obstante, es importante seguir las indicaciones del médico que controla su estimulación y tratamiento reproductivo y dar prioridad a sus consejos frente a lo indicado en este artículo.

¿Cómo se usa el cetrotide?

El cetrotide está deshidratado, por lo que consta de un polvo que habrá que disolver para poder inyectarlo con la jeringa.

Los pasos que se deben seguir son:

Preparación

  • Desencapuchar la jeringa con cuidado y enganchar la aguja de preparación sin quitarle la tapa. Una vez encajada en la jeringa podremos desencapuchar la aguja.
  • Mezclar el polvo contenido en el vial con el disolvente que hay en la jeringa. Para ello, pincharemos la parte blanca del vial (color gris) con la jeringa sin apretar el émbolo y una vez la aguja de la jeringa está dentro del vial, apretaremos el émbolo para sacar el disolvente.
  • Realizamos pequeñas y suaves rotaciones de muñeca hasta la completa disolución del polvo. No agitar de forma vigorosa para evitar la formación de burbujas o espuma.
  • No utilizar si la solución contiene partículas o si no está límpida, tras la disolución completa.
  • Se debe utilizar todo el contenido del vial. Una vez ya bien disuelto, aspiramos todo el contenido en la aguja sin soltar el émbolo para que el líquido no retroceda.
  • Auto-administración

    La administración debe hacerse inmediatamente después de preparar el compuesto, antes de que el principio activo deje de estar disuelto y no administremos toda la cantidad necesaria.

    En primer lugar deberemos cambiar la aguja, por una segunda aguja de colocación o inyección algo más fina que la de preparación de la inyección. Una vez colocada la aguja, empujamos el émbolo suavemente hasta conseguir la salida de una pequeña gotita.

    Tras esto, procedemos a la autoadministración.

    Con una toallita desinfectante, limpiamos la zona abdominal donde va a inyectarse el preparado. Con una mano, pellizcamos suavemente la zona abdominal, extrayendo un pequeño michelín. introducimos la aguja y presionamos el émbolo suavemente.

    Se debe inyectar por vía subcutánea en la región inferior de la pared abdominal.

    Como hemos indicado antes, se recomienda variar diariamente el lugar de inyección para evitar la aparición de pequeños moratones o resentimientos por la inyección.

    Es importante tener en cuenta que esta medicación requiere una temperatura determinada. Por esta razón, debe almacenarse en la nevera, preferiblemente en su interior y no en la puerta. Nunca se debe guardar en el congelador.

    Parte de esta información ha sido extraída del Vademecum (tratado que contiene la composición, indicaciones, efectos secundarios, etc. de cada uno de los medicamentos existentes en el mercado).

3 comentarios

  1. No parece demasiado complicado. Imagino que te lo explican boen en la clínica, no?

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    RA
    la revista lider en reproducción asistida
    Descuentos en clínicas para nuestros lectores ver más