Revista líder de fertilidad.

La iglesia critica la reforma de la ley de fertilidad en Argentina

Cristina Mestre Ferrer
Cristina Mestre Ferrer
Especialista en Reproducción Humana Asistida
Actualizado: 28/08/2012

Desde hace unos meses se debate en el Congreso una reforma del Código Civil en Argentina para aprobar una legislación que permita a los ciudadanos hacer uso de la reproducción asistida, esta reforma pretende que se acepte la ley de fertilización asistida.

Técnica ICSI

La conferencia episcopal redactó un documento sobre la reforma del Código Civil, criticando las técnicas de reproducción asistida. El presidente del episcopado, José María Arancedo fue tajante a la hora de hablar sobre la nueva ley de fertilización.

Reproducción asistida, opinión de la Iglesia

Las técnicas de reproducción asistida son utilizadas por muchas personas que no consiguen ser padres de forma natural, muchos matrimonios que desean tener hijos deben recurrir a estos tratamientos para lograr el embarazo. Arancedo haciendo referencia a las técnicas de reproducción asistida sostuvo: “No todo lo que técnicamente es posible y deseado en el manejo de la vida es necesariamente ético y respeta su dignidad. Además existen serias objeciones éticas y jurídicas en torno a la fecundación in vitro.”

Para el representante de la Iglesia Católica no se reconoce en absoluto al matrimonio indisoluble caracterizado por el compromiso de fidelidad mutua, en este proyecto de ley sólo se favorecen las formas débiles e inestables de familia, con los problemas que pueden ocasionar estos modelos familiares en la futura sociedad argentina.

El obispo, ha añadido que uno de los problemas más graves de esta ley es que permite equiparar los matrimonios y las uniones de hecho, de forma que el matrimonio puede vaciarse de contenido permitiendo que nazcan niños sin el derecho a crecer en el ámbito de una familia estable.

Por último, Monseñor Aranceda añadió que el vientre de alquiler es perjudicial para la dignidad de las mujeres. Además que esta técnica de donación puede suponer explotación en mujeres pobres.

Iglesia católica

PUBLICIDAD

3 Comentarios

  1. Paula dice:

    No es de extrañar, la iglesia como siempre en contra de todo… Tener un hijo es lo más grande del mundo, venga como venga.

  2. Myrian dice:

    Dice la Biblia “Todo me es lícito, pero no todo me es provechoso”
    Yo deseo mucho tener un hijo, sería la mayor alegría de mi vida, pero no incurriendo en una falta moral ni ética que no me tenga tranquila el resto de ella.

  3. Jorge dice:

    Lo que muchos no saben es que cuando se realiza la fertilización se insertan en el hútero varios ebriones fecundados. Conozco de un caso que han insertado 3, no se si siempre sean 3 pero sabemos que son 3 vidas, 3 almas. Con que una se iplante puede estar la posibilidad de concebir un bebe a futuro. Pueden que se implanten los 3, pero en muchos casos no se implanta ninguno. Entonces, se matan esas 3 o 2 vidas. En general algunos de ellos muere. Como es entonces, arriesgamos a tener una vida y perdemos dos, o una en este caso? Y muchas veces se lo hace en varios intentos. No les parece un crimen? Ustedes saben esto? Desde la concepción hay vida. Por eso la Iglesia no puede estar a favor. Hay familias que Dios sabrá porque no pueden tener familia, y han sido muy felices adoptando. Debería ser más fácil adoptar, no les parece? Habiendo tantos niños en orfanatos, en espera y tan infelices. De todas formas son temas para analizar con gente seria y con el tiempo adecuado. Es importante no ser egoista y pensar en la vida de estos seres que se descartan y no solo en la de uno. Infórmense mas por favor.

Deja un comentario

Compártelo

Índice

Descuentos

33% ahorro
Destacado
34% ahorro

Artículos

Descuentos

Encuestas

¿Queréis conocer el sexo de vuestro bebé?

[Ver Resultados]

Loading ... Loading ...

Facebook

Últimos Tweets

Información descuentos
Cerrar

DESCUENTOS en tratamientos de reproducción asistida.

Llama ahora... 963 498 949
(Lunes a Viernes de 9:00 a 15:00)
O si lo prefieres, deja tus datos y te informamos.