Revista y comunidad líder de fertilidad.
Contacto | Equipo | Estadísticas | Publicidad

¿Lactancia materna o lactancia artificial en la alimentación del bebé?

Neus Ferrando Gilabert
Neus Ferrando Gilabert
Especialista en Reproducción Asistida
Actualizado: 14/12/2009

Elegir entre la lactancia materna o la artificial es una de las primeras decisiones que han de tomar los padres a la hora de tener un bebé. En muchos casos, la decisión de dar pecho o biberón al recién nacido se basa en criterios de comodidad, estilo de vida o en recomendaciones médicas específicas.

Varias asociaciones médicas incluida la Organización Mundial de la Salud (OMS), coinciden en que la lactancia materna es la mejor opción para alimentar al recién nacido ya que sus componentes (lactosa, proteínas y grasa) son la “comida perfecta” para los bebés humanos.

Sin embargo y aunque la decisión de amamantar o no es muy personal, hay que tener en cuenta varias consideraciones antes de decidir lo que es mejor para los padres y para el recién nacido.

La lactancia materna proporciona una nutrición ideal y un vínculo muy especial entre la madre y el recién nacido. Entre los muchos beneficios de la leche materna están la protección contra las infecciones: Los anticuerpos de la madre se trasmiten a través de la leche al bebé, lo que le va ha proporcionar un buen funcionamiento del sistema inmunitario y va a evitar el crecimiento de microorganismos nocivos como bacterias y virus. Es más, la leche materna es rica en bifidobacterias, unos microorganismos que al parecer colaboran en la colonización del intestino del bebé y evita el asentamiento de bacterias patógenas.

Además, la leche materna tiende a digerirse con mayor facilidad por el sistema digestivo inmaduro del recién nacido. Es por ello por lo que los episodios de estreñimiento o diarreas son menos frecuentes.

Otra cosa a tener en cuenta a la hora de elegir es la gratuidad y disponibilidad de la leche materna. Esta leche está siempre disponible, ya que se genera tras cada toma del bebé y sin tener que preparar biberones.

Pros y contras de la leche materna y la leche artificial para alimentar al recién nacido

Sin embargo, a pesar de ser la mejor opción nutricional para el bebé, la lactancia materna puede producir ciertas preocupaciones y molestias a la madre. A pesar de que algunas se habitúan rápidamente, se necesita mucha paciencia y persistencia para habituarse, ya que en la primera etapa, el dar de pecho puede ser doloroso pudiendo aparecer grietas en el pezón que aumentan el dolor. Esto suele ser común los diez primeros días y si el dolor se prolonga, es importante pedir ayuda a un especialista.

Además, los bebés amamantados necesitan alimentarse más frecuentemente durante el primer mes que los que toman biberón, lo que puede resultar agotador para la madre, pero una vez establecida la lactancia, los bebés no tardan en alimentarse menos frecuentemente. La dieta de la madre también es importante mientras está amamantado a su bebé; se ha de evitar el consumo de alcohol y tabaco.

A pesar de que las organizaciones médicas consideran la lactancia materna como la mejor opción, no todas las madres pueden o les puede resultar demasiado difícil o estresante. Por ello la lactancia artificial es la primera opción en determinados casos.

Las leches artificiales intentan reproducir las propiedades y composición de la leche materna utilizando una compleja combinación de proteínas, grasa, azúcares y vitaminas, pudiendo contener incluso algunas vitaminas y nutrientes que los bebés amamantados deben obtener mediante suplementos.

Con la lactancia artificial, cualquiera de los dos progenitores o cuidador puede alimentar al bebé. La madre no ha de seguir una dieta restrictiva en determinados aspectos, como ocurre en el caso de la lactancia materna. Además, como la leche artificial se digiere más lentamente, el tiempo entre las tomas es mayor.

Sin embargo, los bebés alimentados con leche artificial son más propensos a tener gases y estreñimiento que los amamantados.

Si decidimos alimentar a nuestro hijo con leche artificial hemos de tener en cuenta el coste de estas leches; se ha de tener siempre suficiente leche para alimentar al bebé. Los biberones y tetinas han de esterilizarse y lavarse adecuadamente antes de cada toma, lo que supone una inversión de tiempo mayor que la empleada si se da el pecho.

Para aquellas madres que decidan o no puedan amamantar a sus bebés, que se sienten culpables por no hacerlo, han de tener la tranquilidad de que las leches infantiles son una buena alternativa y las necesidades del recién nacido están igualmente cubiertas. Además, el vínculo emocional puede ser igual de fuerte ya que independientemente de cómo se alimente, las tomas son un momento de gran conexión con su hijo.

PUBLICIDAD

4 Comentarios

  1. […] en su dieta. Siguiendo la dieta adecuada, pueden mejorar notablemente la composición de la leche y aportar al recién nacido todos los nutrientes esenciales durante el periodo de […]

  2. […] ¿Lactancia materna o lactancia artificial en la alimentación del bebé? […]

  3. […] grupo de científicos ha comprobado que al cabo de 24 horas la leche materna pierde nutrientes cambiando el porcentaje de sus componentes. Lo que hay que considerar en […]

  4. […] cómo alimentar a tu bebé, ¿Lactancia materna o lactancia […]

Deja un comentario

Índice

Síguenos

Descuentos

50% ahorro
Destacado
12% ahorro

Artículos

Cupones descuento

Llama gratis 900 101 643
Ver más descuentos

Encuestas

¿Qué técnica de reproducción asistida preferirías de poder elegir?

[Ver Resultados]

Loading ... Loading ...
Descuentos pulsa para desplegar
¿Te ayudamos?
Beneficiate de los descuentos en el
900 101 643 o rellena el forumario