La preeclampsia es una complicación del embarazo que puede incluso llegar a causar la muerte de la gestante y/o el feto en los casos de mayor gravedad. También puede ser causa de restricción en el crecimiento fetal, y de hecho, es una de las causas más frecuentes de ello.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Índice

La preeclampsia

Se considera un trastorno de la placenta y se caracteriza por:

  • Hipertensión arterial
  • Edemas
  • Presencia de proteínas en la orina
  • Aumento excesivo de peso

Las estadísticas apuntan a que se da en aproximadamente el 3-10% de las mujeres embarazadas. Especialmente, si se trata del primer embarazo. Además, algunos autores indican que existe una mayor probabilidad de que suceda en mujeres de etnia afroamericana.

Esta afección suele aparecer a partir de la semana 20 de gestación aunque también puede darse durante el parto o inmediatamente después del mismo, de ahí la necesidad de observar a la madre durante las 24-48 horas inmediatas tras el alumbramiento.

Síntomas

La detección de la preeclampsia se determina con la aparición de algunos síntomas claros como pueden ser:

  • Elevado aumento de la presión arterial (hipertensión)
  • Detección de proteínas en la orina
  • Aparición de edemas en las extremidades
  • Hinchazón de manos, pies o cara.
  • Aumento repentino de peso
  • En los casos más graves también puede parecer: dolor intenso de cabeza, náuseas, orinar con poco frecuencia, problemas de respirar, cambios de visión…

Además de estos síntomas principales, la preeclampsia puede ocasionar un buen número de trastornos en todos los órganos. Se asocia, también, a que no llegue correctamente la sangre a los órganos maternos como el hígado, el cerebro, los riñones o la placenta y por tanto, que no le lleguen bien los alimentos al bebé. Además, puede producir desprendimiento de placenta.

Factores de riesgo

Algunos de los factores de riesgo de la preeclampsia son:

  • Que se trate del primer embarazo.
  • Mujeres con enfermedades como diabetes, hipertensión, etc. previas al embarazo.
  • Mujeres que padecen insuficiencia renal.
  • En casos de embarazos gemelares.
  • Mujeres con obesidad.
  • Historia familiar de preeclampsia, diabetes mellitus, hipertensión arterial sistémica crónica e infertilidad.
  • Preeclampsia en embarazo previo
  • Síndrome antifosfolípido.
  • Hipertensión arterial crónica previa al embarazo
  • Diabetes mellitus preconcepcional y/o diabetes gestacional
  • Infección recurrente de vías urinarias
  • Mayor ganancia de peso de la que se espera en el momento gestacional concreto

Tratamiento

La preeclampsia puede ser leve o severa. En los casos leves, las anomalías que se han sucedido durante el embarazo suelen resolverse con el parto.

En cualquier caso, en preeclampsias leves mantener una dieta sana, reposo y un exhaustivo control médico tanto de la madre como del feto puede ser el tratamiento más efectivo. No obstante, hay situaciones en las que es necesaria la hospitalización.

En los casos de preeclampsia severa se pueden dar más síntomas como trastornos mentales, dolores epigástricos, edema pulmonar, aumento repentino de peso (2 kg a la semana), alteraciones de la visión o cefaleas.

En estos casos la solución de la misma suele ser un tratamiento a base de antihipertensivos o con el parto, de ahí que en muchas ocasiones sea necesaria la inducción al parto, la cesárea programada o incluso aborto para evitar complicaciones graves en la madre y el feto.

Un correcto diagnóstico de la preeclampsia es complicado ya que en ocasiones es asintomática o produce síntomas que pueden ser habituales en el embarazo, como la hinchazón de manos o pies o el aumento de peso.

Por ello, es importante que el médico detecte si ya existía hipertensión antes del embarazo y que se la embaraza acuda a todas las revisiones médicas establecidas durante la gestación y especialmente consulte con el especialista cualquier signo de alarma.

3 comentarios

  1. usuario
    Turquesia

    Mi primer embarazo tuve preecplampsia. Se me complicó todo y casi me muero en el parto. Por suerte tanto mi bebé como yo estamos bien ahora. No me he vuelto a quedar embarazada por miedo a que me pase otra vez.

  2. usuario

    ¿Es igual a eclampsia?

  3. usuario
    Lina2341

    Mi hermana pasó por este palo y la verdad sufrimos todos bastante, al final se quedó en nada pero tuvieron que ingresar tras el parto unos días por la tensión tan alta. Yo ahora que estoy embarazada me están haciendo controles rigurosos para evitarlo y por ahora todo va bien, estoy de 28 semanas.

reproduccion-asistidaesterilidadestimulacion-ovaricafertilidadinfertilidad

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar