Revista y comunidad líder de fertilidad.
Contacto | Equipo | Estadísticas | Publicidad

Preservar la fertilidad en mujeres con cáncer

Cristina Mestre Ferrer
Cristina Mestre Ferrer
Especialista en Reproducción Humana Asistida
Actualizado: 3/02/2015

La detección cada vez con mayor frecuencia de algún tipo de cáncer en mujeres jóvenes, hace necesario preservar la fertilidad de estas mujeres, que tras someterse a tratamientos de quimioterapia o radioterapia ven limitadas sus expectativas de ser madres por problemas de esterilidad derivados del tratamiento oncológico.

Mantener la fertilidad

Es de vital importancia que los oncólogos hablen con la paciente antes de iniciar el tratamiento de los efectos que éste producirá y le explique las distintas opciones que existen para preservar su fertilidad. Lo idóneo es que esta conversación se produzca antes de iniciar el tratamiento, pero existen opciones de preservar la fertilidad durante el tratamiento. Dependiendo del tipo de cáncer, la edad de la mujer y el estadio de la enfermedad se decidirá la opción más adecuada para que la mujer pueda ser madre en el futuro.

Antes de iniciar quimioterapia y radioterapia

Vitrificación de ovocitos

Este método consiste en congelar los óvulos a través de la técnica de vitrificación (congelación ultrarápida), de forma que los ovocitos se mantengan exactamente en las mismas condiciones de cuando se preservaron, así el tratamiento no habrá dañado su calidad. Una vez la mujer haya superado la enfermedad y esté lista para ser madre, se desvitrifican los óvulos, son inseminados y posteriormente se transfieren los embriones en la mujer.

La vitrificación ovocitaria es una buena opción para mujeres que no tienen pareja, puesto que lo que se crioconserva son los óvulos.

Para realizar esta técnica es necesario realizar una hiperestimulación controlada del ovario, para que en el ciclo ovárico maduren varios ovocitos a la vez. Esto se consigue administrando medicación el día 3 del ciclo, durante un periodo de 10-12 días. Bajo ecografía se observan el crecimiento de los folículos ováricos durante la administración del tratamiento y cuando alcanzan el tamaño deseado 16-18 milímetros se extraen mediante punción folicular.

Algunas mujeres con cáncer no pueden realizar esta técnica debido a incompatibilidades con la administración de inyecciones hormonales. Por todos es conocido la importancia de actuar cuanto antes contra el cáncer, para realizar esta técnica es necesario retrasar el inicio del tratamiento cerca de 1 mes, lo cual no es siempre posible. Por otra parte, si el tumor es dependiente de hormonas, como por ejemplo en cáncer de mama está opción no está recomendada porque el tumor podría aumentar su tamaño con niveles elevados de estrógenos. Se ha identificado el uso de medicamentos inhibidores de la aromatasa durante la estimulación ovárica para evitar que haya un aumento de estrógenos circulante en sangre, los estudios iniciales demuestran que funciona, aunque todavía se requieren más investigaciones.

Vitrificación de ovocitos

Vitrificación de embriones

La vitrificación de embriones consiste en criopreservar embriones, la estimulación ovárica ocurre exactamente igual que en la vitrificación de ovocitos, la diferencia radica en que los óvulos obtenidos se fecundan y se congelan los embriones.

Con este método se obtienen mayores tasas de éxito, hay que tener en cuenta que ya se han obtenido los embriones, mientras que en el caso anterior los embriones se formarían tras haber superado la enfermedad. Por tanto, los inconvenientes de esta técnica son los mismos que en la anterior, sumado a que se debe tener pareja; aunque se puede realizar con semen de donante si posteriormente la mujer tiene pareja, no podría tener hijos biológicos con él.

Cirugía con cáncer de ovario

En mujeres jóvenes con cáncer en un solo ovario, se puede realizar la extirpación de este ovario. Debe ser el oncólogo el que compruebe que en ese tumor en concreto se puede realizar la extirpación sin riesgo. Este tumor debe ser de crecimiento lento, con muy pocas probabilidades de propagación, bajo potencial maligno, tumores de células germinales y limítrofes.

Se debe realizar un seguimiento exhaustivo para comprobar que no aparece ningún tumor en el otro ovario. Con esta opción la mujer sigue siendo fértil y puede lograr el embarazo de forma natural.

Extirpación del ovario

Durante el tratamiento con quimioterapia y radioterapia

Supresión ovárica

Esta opción consiste en provocar que los ovarios dejen de funcionar durante la quimioterapia y radioterapia para protegerlos de los efectos dañinos. Se reduce la actividad normal del ovario, de forma que el número de óvulos dañados sea mucho menor.

Se suministra una inyección de GnRH (hormona liberadora de gonatrofinas) dos semanas antes de iniciar la radioterapia pélvica o la quimio. Esta inyección debe repetirse cada mes durante el tiempo que dure el tratamiento oncológico.

Este tratamiento es experimental, parece ser que funciona mejor en mujeres menos de 35 años, aquellas que deseen esta opción para preservar la fertilidad deberán participar en un estudio clínico que analice el tratamiento con GnRH. Todavía se requiere más investigación al respecto, por lo que se recomienda combinarlo con vitrificación de óvulos o embriones.

Protección de los ovarios

Se emplea ante radioterapia en la pelvis, para evitar que esta radiación dañe los ovarios se coloca en la zona de la pelvis un delantal que actúa como barrera. Todavía se requieren más estudios para demostrar su eficacia.

Ser madre tras cáncer

Congelación de tejido ovárico

Esta técnica sigue siendo experimental, está recomendada en niñas prepúberes, se corta tejido de la corteza ovárica y se criopreserva mediante la técnica de vitrificación.

Tras el tratamiento oncológico, en el momento que la mujer desea ser madre, se descongela el tejido y se implanta cerca de las trompas de Falopio. Este tejido se reactiva y vuelve a producir óvulos que se pueden recolectar y emplear un tratamiento de fecundación in vitro.

Actualmente, este método no está recomendado en mujeres con cánceres de la sangre (tales como leucemias o linfomas) o cáncer de ovario por el riesgo de que en el implante existan células cancerosas.

Transposición ovárica

El método de la transposición ovárica consiste en alejar los ovarios de la zona de radiación. Sólo se puede emplear en casos de radiación en la pelvis y se puede realizar antes y después de la pubertad.

El cirujano mueve los ovarios y los coloca por encima de la zona pélvica, posteriormente se vuelven a colocar en su posición original. Aproximadamente el 50% de las mujeres recuperan su menstruación de forma natural.

PUBLICIDAD

2 Comentarios

  1. Pepa Giménez dice:

    A mi el oncólogo no me comentó nada hace 3 años, cuando pasé por la enfermedad. Pero sí que he recuperado la regla, voy a empezar un tratamiento a ver si tengo suerte y lo consigo. De lo contrario ya me han comentado que tendríamos que ir a ovodonación.

  2. […] ▬ La extracción y congelación de óvulos antes de iniciar el tratamiento para posteriormente someterse a fecundación in vitro. Existe al respecto el artículo científico “Preservar la fertilidad en mujeres con cáncer“. […]

Deja un comentario

Índice

Síguenos

Descuentos

34% ahorro
Destacado
6% ahorro

Artículos

Cupones descuento

Llama gratis 900 101 643
Ver más descuentos

Encuestas

¿Te parecería bien que se aprobara la gestación subrogada en España?

[Ver Resultados]

Loading ... Loading ...

la revista lider en reproducción asistida
Descuentos en clínicas para nuestros lectores ver más