Revista y comunidad líder de fertilidad.

Proteger al bebé del sol

Neus Ferrando Gilabert
Neus Ferrando Gilabert
Especialista en Reproducción Asistida
Actualizado: 30/07/2011

Llega el verano y con él el sol comienza a actuar con fuerza. Los bebés tienen una piel muy fina y por ello, es necesario emplear una serie de cuidados especiales para evitar que el pequeño sufra las consecuencias de una exposición directa o indirecta. Hay que tener un especial cuidado si queremos pasar con él un día de playa o de piscina.

Si los adultos deben tener en cuenta una serie de consejos a la hora de exponerse al sol, con los bebés las precauciones deben ser máximas. La piel del bebé es muy sensible y delicada y se puede quemar con facilidad por culpa de la radiación solar. Por ello, es muy importante tomar una serie de medidas para evitar que el pequeño sufra algún tipo de lesión en la piel, especialmente, durante los meses de verano.

En primer lugar, no es recomendable exponer al recién nacido al sol en sus primeros meses de vida. Hay que evitar la exposición directa al sol hasta que haya cumplido al menos el año de vida aproximadamente.

Aún así, la exposición irresponsable puede conllevar toda una serie de graves problemas en el pequeño como puede ser el desarrollo de algún tipo de cáncer de piel, quemaduras y ampollas, deshidratación o incluso provocarle fiebre.

Durante los meses más calurosos del año, hay que evitar salir con el niño en las horas de mayor radiación solar y calor. Estas horas suelen abarcar desde las diez de la mañana hasta las seis de la tarde aproximadamente.

Es muy importante el uso de protector solar. El bebé necesita una crema solar con factor de protección elevada, es importante consultar con el pediatra a partir de que edad se recomienda el uso de cremas solares. En el mercado se pueden encontrar protectores solares especiales para la piel del bebé. Aunque el día parezca nublado hay que aplicar protector solar igualmente, especialmente, en las partes del cuerpo más delicadas como pueden ser la cara, los hombros, los pies, etc. Lo aconsejable es aplicar también un protector en los labios del pequeño. Siempre se recomienda aplicar la crema antes de que se vaya a producir la exposición solar. Para ello, se aconseja seguir las instrucciones de uso de la misma.

Si vas a cambiar de crema y utilizar una que no es la habitual puedes probar un poco de la crema nueva en otra parte del cuerpo para comprobar si se produce algún tipo de reacción alérgica.

Además de la crema, es igual de importante el uso de gorros o sombreros y de ropa así como de gafas de sol especiales para bebés.

La hidratación del pequeño es también fundamental, por eso, es aconsejable darle de beber agua cada cierto tiempo.

Si el bebé va a estar en lugares como la playa o la piscina hay que procurarle algún tipo de sombra mediante la ayuda de una sombrilla, por ejemplo, y en el caso de pasear por la calle utilizar un carro con sombrilla incluida. De vuelta a casa se recomienda utilizar una crema hidratante.

Todas las precauciones que tomemos en la primera etapa de su vida ayudarán a evitar también determinados problemas futuros.

PUBLICIDAD

Deja un comentario

Compártelo

Índice

Descuentos

29% ahorro
Destacado
29% ahorro

Artículos

Descuentos

Encuestas

¿Aceptarías una inseminación artificial con semen de donante?

[Ver Resultados]

Loading ... Loading ...

Facebook

Últimos Tweets