Transferencia embrionaria: blastocisto o división temprana

Neus Ferrando Gilabert
Neus Ferrando Gilabert
Especialista en Reproducción Asistida
Actualizado: 21/11/2010

Resultados neonatales de las tranasferencias en estadio de blastocisto o en estado de división temprana

Resumen

En el presente estudio se ha evaluado si existen diferencias en los resultados neonatales en aquellos niños nacidos de la transferencia embrionaria tras un ciclo de fecundación in vitro si dicha transferencia se había realizado en estadio de blastocisto o en etapas de división embrionarias más tempranas.

Para ello, se evaluaron todos los datos de todas las clínicas de reproducción asistida de Suecia, recopilando los datos de las transferencias embrionarias realizadas desde 2002 hasta 2006. De ellos, se evaluaron los características neonatales de 1311 niños nacidos tras la transferencia de blastocistos y 12562 niños nacidos de transferencia embrionaria en estados más tempranos de división

Tras evaluar los resultados se observó que el riesgo de parto prematuro fue significativamente mayor después de la transferencia de blastocistos. El riesgo de malformaciones congénitas fue también significativamente mayor.

Los resultados indican, además, un ligero aumento en el riesgo asociado con la transferencia de blastocistos, tal vez debido a que el periodo de cultivo embrionario es más largo a pesar de que se necesitan más estudios ya sea para verificar o refutar las asociaciones encontradas

Bengt Kallaen*, Orvar Finnstrom **, Anna Lindam*** , Emma Nilsson***, Karl-Gosta Nygren**** y Petra Otterblad Olausson***.

*Tornblad Institute, University of Lund, Lund
** Department of Paediatrics, University Hospital, Linkoping
***Centre for Epidemiology, National Board of Health and Welfare, Stockholm
****IVF and Fertility Clinic, Sophiahemmet, Stockholm,Sweden

Introducción

Durante la última década son muchas las clínicas de reproducción asistida que optan por realizar las transferencias de embriones en día 5 ó 6 de cultivo, momento en el cual, el embrión se encuentra en estadio de blastocisto. Esto es debido a que existen numerosos estudios que demuestran que la transferencia en estadio de blastocisto mejora las tasas de embarazo comparado con las transferencias en días anteriores de cultivo.

Existen pocos estudios en los que se hayan valorado los resultados neonatales tras la transferencia en blastocisto. Se ha visto que la proporción de gemelos monocigóticos aumenta en este tipo de transferencias, mientras que el número de malformaciones es similar en ambos casos.

En este estudio se ha analizado el número de nacimientos tras la transferencia de blastocistos, así como los resultados neonatales en lo que se refiere a malformaciones congénitas comparadas con las transferencias de embriones en fases más tempranas de división.

Material y métodos

Los datos para este estudio fueron recogidos en todas las clínicas de reproducción asistida de Suecia, recopilando los datos de todas las transferencias embrionarias realizadas desde 2002 hasta 2006. Para ello, se solicitó en número de identificación de la mujer, fecha de transferencia, método de fertilización y estadio en el que se encontraba el embrión que se transfirió.

Para estudiar los datos del parto se utilizó la información del Registro Médico de Nacimientos Sueco, el cual suministra información sobre la paridad, hábito de fumar durante el embarazo, el peso y altura antes y durante el embarazo, la edad y la duración de la gestación.

La información sobre las malformaciones congénitas se obtuvo de tres fuentes: Registro Médico de Nacimientos, el Registro de Defectos Congénitos y el Registro Nacional de Pacientes.

Se realizaron comparaciones entre los bebés nacidos después de la transferencia de blastocistos y los bebés nacidos tras transferencia en estadios más tempranos y de estos dos con todos los niños nacidos durante el 2002 al 2007. Fueron excluidas del estudio algunas anomalías comunes, relativamente frecuentes y con escasa repercusión clínica como: el apéndice preauricular, anquiloglosia, ductus arterioso en recién nacidos prematuros, los testículos no descendidos, luxación de cadera, subluxación de cadera, clic en la cadera y la arteria umbilical única.

El resto de las malformaciones fueron llamadas malformaciones relativamente graves. Se realizaron también análisis de anomalías cardiovasculares y de los embarazos de gemelos que resultaron partos únicos.

Todos estos valores se compararon con varios parámetros como la edad materna, paridad, tabaquismo e índice de masa corporal antes del embarazo.

Resultados

En este estudio se han observado 1311 niños nacidos de 1190 mujeres tras haberles realizado una transferencia embrionaria tras un cultivo largo, obteniendo blastocistos y 12562 niños de 11548 mujeres en las que las transferencia se realizó en estadios anteriores al de blastocisto.

De todo ello, se obtuvieron 115 pares de gemelos y cuatro embarazos triples en el caso de las transferencias de blastocistos y 122 pares de gemelos y siete triples en el caso de transferencias embrionarias en estadío de división. La tasa de nacimientos múltiples fue del 10% y el 8,9%, respectivamente, no mostrando diferencias significativas.

En los ciclos se observó que había un poco menos de inyección intracitoplasmática de espermatozoides cuando se realizaba la transferencia de blastocistos (43%) que con transferencia en fase de segmentación (46%) pero la diferencia de esto puede ser al azar.

Tras analizar las características de las madres de ambos grupos, se observa que existen diferencias en la edad materna, siendo ésta algo más elevada en los casos en los que las transferencias embrionarias se habían realizado en estadios tempranos de división. También existen diferencias en la paridad y el índice de masa corporal que tiende a ser mayor en las mujeres que no se les transferían blastocistos. No se ve diferencia entre los grupos en lo que se refiere al consumo de tabaco y los años de no tener hijos no deseados.

En cuanto a lo que se refiere a los parámetros neonatales, se observa que los bebés nacidos tras la transferencia de blastocistos son más a menudo prematuros que los nacidos tras la transferencia en fase de división. En ambos grupos se observa que la incidencia de partos prematuros es más alta que en la población general.

No se observaron diferencias estadísticamente significativas en lo que se refiere al bajo peso al nacer y bajo tamaño gestacional, sin embargo, si se observa que existe un mayor riesgo de que tener un bajo peso al nacer en los casos de transferencias de blastocistos que en los casos de transferencias de embriones es etapas más tempranas.

En cuanto a las malformaciones congénitas, se observa que las cifras son más elevadas en el caso de la transferencia de blastocistos. En el caso de las malformaciones congénitas graves, las diferencias entre ambos grupos se mantuvieron igualmente significativas. Cuando se estudiaron las enfermedades congénitas cardiovasculares no se observaron diferencias significativas.

En total se observaron 61 nacimientos con malformaciones graves, hubo cuatro recién nacidos con alteraciones en el sistema nervioso central (tres de ellos con espina bífida), 18 con defectos cardiovasculares, 5 con malformaciones en el uréter, 4 con hipospadias, 4 con pié equinovaro, 2 con malformaciones en la mano y 3 con síndrome de Down. Otras malformaciones encontradas en un sólo caso fueron un bebé con síndrome de Goldenhar y uno con sirenomelia.

Discusión

En el estudio realizado se observa que las mujeres a las que se les había realizado FIV con transferencia de un embrión en estadio de blastocisto, diferían en algunos aspectos de aquellas a las que se les realizó la transferencia en estadios anteriores. Las primeras eran más jóvenes, con mayor paridad y un IMC más elevado.

No hubo diferencias en el hábito de fumar, pero si se observó que estas fumaban menos que las mujeres de la población general no sometidas a ningún tratamiento de reproducción asistida.

Estudios previos han demostrado la transferencia de blastocistos es más eficaz que la transferencia de embriones en estado de división más tempranos. Sin embargo, se han descrito algunos inconvenientes en relación con la transferencia de blastocistos, como por ejemplo, problemas en la criopreservación y un mayor riesgo de hermanamiento monocigótico.

Sin embargo, hasta ahora no se ha prestado mucho interés a los resultados neonatales obtenidos tras estas transferencias. En este estudio, los datos que se presentan podrían indicar un mayor riesgo de problemas neonatales después de la transferencia de blastocistos.

Estas diferencias en riesgo no son muy elevadas ya que el número de nacidos después de la transferencia de blastocistos en el estudio es de sólo 1311, que es un número relativamente pequeño para evaluar resultados decisivos. Es por ello por lo que se necesitan conjuntos de datos más grandes que el actual para averiguar si estos efectos son verdaderos o se deben al azar.

Deja un comentario

Compártelo

Encuesta

¿Aceptarías una inseminación artificial con semen de donante?

[Ver Resultados]

Loading ... Loading ...