¿Qué es la adenomiosis uterina? – Riesgos, síntomas y tratamiento

Por (ginecóloga), (embrióloga) y (embrióloga).
Actualizado el 19/01/2021

La adenomiosis, también conocida como endometriosis interna, es una afectación uterina en la que hay tejido de la capa interna del útero (endometrio) en la capa muscular de éste (miometrio).

La causa exacta de la adenomiosis no se conoce, pero la mayoría de casos se resuelve cuando la mujer alcanza el final de la etapa reproductiva, es decir, la manopausia.

Esta alteración uterina puede aumentar el riesgo de infertilidad en la mujer. Por ello, el tratamiento de la adenomiosis dependerá de si la mujer busca el embarazo o no, aunque también se tendrán en cuenta los síntomas.

A continuación tienes un índice con los 11 puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Qué son el endometrio y el miometrio?

Para entender en qué consiste la adenomiosis, es importante saber que el útero presenta dos capas.

El endometrio es la capa más interna de este órgano y recubre la superficie de la cavidad uterina. Esta capa está muy vascularizada (es decir, tiene muchos vasos sanguíneos), porque es la parte que se prepara cada ciclo menstrual para que se produzca la implantación del embrión y formar la placenta en el caso de que haya embarazo. En caso de que no se produzca implantación embrionaria, el endometrio se desprende y causa la menstruación.

Por otra parte, el miometrio es la capa muscular del útero y es el responsable de las contracciones uterinas durante el parto. Esta capa está en estrecha relación con el endometrio, pero deben estar bien delimitadas para evitar posible problemas.

¿Qué es la endometriosis uterina interna?

La endometriosis interna o adenomiosis es la presencia de tejido endometrial en el miometrio. En ocasiones, este tejido puede causar una masa o tumor dentro del útero, que recibe el nombre de adenomioma.

Se distinguen dos tipos de adenomiosis:

Adenomiosis focal o localizada
con adenomiomas, también denominada adenomiosis de Cullen.
Adenomiosis difusa
distribuida en gran parte del miometrio, lo que hace que el útero aumente su tamaño. Se trata de la forma más común de adenomiosis.

En función de la ubicación del tejido endometrial en el miometrio, también distinguimos entre adenomiosis superficial y profunda.

Esta enfermedad es más frecuente en mujeres de 40 a 50 años que han sido madres, pero también puede darse en pacientes más jóvenes sin descendencia.

Causas

Las causas de esta afectación en el útero todavía no se conocen claramente. Todas las situaciones de adenomiosis coinciden en que se puede romper la barrera entre el endometrio y el miometrio.

Algunas teorías defienden que la adenomiosis se debe a alteraciones en el desarrollo embrionario del aparato reproductor de la mujer.

En cambio, las teorías más actuales para explicar el origen de la adenomiosis se basan en la invasión del miometrio por las células madre de la médula ósea.

Factores de riesgo

Independientemente del origen de la adenomiosis, lo que está claro es que esta afección uterina es dependiente de estrógenos. Algunos de los factores que predisponen a una mujer a desarrollar adenomiosis son los siguientes:

  • Cirugías uterinas previas, tales como cesáreas, legrados, histeroscopias, etc.
  • Múltiples partos.
  • Mujeres en edad reproductiva y en especial mujeres entre 40-50 años.

En cualquier caso, el principal factor de riego para la adenomiosis es la multiparidad.

Síntomas

Aproximadamente dos tercios de las mujeres con adenomiosis presentan algún tipo de síntoma. A continuación, se enumeran las manifestaciones clínicas más frecuentes:

  • Dolor menstrual (dismenorrea).
  • Periodos menstruales demasiado prolongados o abundantes (menorragia).
  • Dolor durante las relaciones sexuales (dispareunia).
  • Sangrado no relacionado con la menstruación (metrorragia).
  • Anemia provocada por el sangrado abundante.
  • Dolor en la parte baja de la espalda.

Todos estos síntomas y molestias descritas anteriormente dependen de los niveles de estrógenos en el organismo. Por esta razón, cuando la mujer alcance la etapa menopáusica dejará de notar estas molestias asociadas a la adenomiosis.

Diagnóstico

El diagnóstico clínico de la adenomiosis es difícil, ya que sus síntomas son inespecíficos y es frecuente que coexista con otras enfermedades pelvianas. Esto ha hecho que, hasta hace poco, se haya infradiagnosticado.

Actualmente, gracias a la mejora técnica de los aparatos de ecografía y a una mayor conciencia de su existencia por parte de los especialistas, la adenomiosis se diagnostica más y mejor.

Además de tener en cuenta la historia clínica de la paciente, los especialistas suelen solicitar diferentes pruebas para llegar al diagnóstico de adenomiosis:

  • Exploración pélvica: permite detectar si el útero tiene aumentado su tamaño.
  • Ecografía (ultrasonido) transvaginal: es barata, sencilla e indolora. Esta prueba aporta información de utilidad para detectar la adenomiosis.
  • Resonancia magnética (RM): puede ser útil cuando con la ecografía no proporciona suficiente información, especialmente en pacientes con miomas.

Además, existen otros métodos diagnósticos menos comunes, pero que pueden ofrecer información con gran validad para el diagnóstico de la adenomiosis. Es el caso de la : histeroscopia, la histerosalpingografia y la biopsia endometrial.

No obstante, la única técnica que permite el diagnóstico definitivo y seguro de la adenomiosis es el estudio histopatológico del útero después de una histerectomía (extirpación parcial o total del útero), pero no suele ser lo habitual.

Tratamiento

El tratamiento para la adenomiosis debe ser individualizado y dependerá principalmente de la gravedad de los síntomas (leves, moderados, severos), del deseo gestacional y de la edad de la paciente.

Inicialmente, se busca el alivio sintomático mediante métodos farmacológicos. Para ello, se administran:

En la mayoría de las pacientes, estos tratamientos son suficientes para acabar con la sintomatología de la enfermedad. Sin embargo, muchos de ellos son incompatibles con la gestación.

Si los métodos farmacológicos fracasan o se busca el embarazo, dependiendo del tamaño y la extensión de las lesiones, puede estar indicado el tratamiento quirúrgico. Esta opción terapéutica consiste en eliminar el tejido adenomiótico y reconstruir la pared uterina.

En el caso de que los síntomas no desaparezcan con estos métodos comentados, el único tratamiento que es totalmente eficaz para acabar con la adenomiosis profunda es extirpar quirúrgicamente el útero (histerectomía). Antes de tomar esta decisión, habrá que valorar el deseo reproductivo de la paciente y si está lejos de la menopausia, ya que como hemos comentado, los síntomas desaparecen después de ésta.

Consecuencias en la fertilidad

La adenomiosis puede tener un efecto negativo sobre la fertilidad, ya que algunos estudios han demostrado que disminuye las tasas de embarazo y aumenta las de aborto. También es más frecuente que se produzcan fallos de implantación en mujeres con adenomiosis. Los motivos o mecanismos por los que ocurre esto no se conocen, pero se han propuesto algunas razones:

  • Alteración en la regulación genética.
  • Alteración de los movimientos uterinos (peristaltismo).
  • Alteración de la receptividad endometrial e implantación.

Además, la adenomiosis también puede dificultar el transporte de los gametos, un aspecto necesario para que éstos se encuentren y se dé la fecundación. Esta afección uterina también puede afectar al transporte del embrión al lugar de implantación y complicar la llegada de nutrientes y oxígeno

Adenomiosis y embarazo

Los tratamientos de fecundación in vitro (FIV) pueden solucionar algunas de estas limitaciones de las mujeres con adenomiosis y ayudar a las pacientes a conseguir el embarazo. De manera general, la adenomosis no altera la tasa de éxito de la FIV

En los casos en que se haya tenido que optar por la histerectomía y la mujer desee ser madre, podrá recurrir a la adopción o a la gestación subrogada.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas, ya que, evidentemente, no todos son iguales.

Esta "herramienta" te enviará un informe totalmente personalizado, con la información detallada del tratamiento que necesitas, las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

Puedes obtener más información sobre la FIV en el siguiente enlace: La fecundación in vitro (FIV): ¿Qué es y cuál es su precio?

Preguntas de los usuarios

¿La obesidad puede influir en la adenomiosis?

Por Dra. Ana Mª Villaquirán Villalba (ginecóloga).

La adenomiosis, también conocida como endometriosis interna, es una afectación uterina en la que hay tejido de la capa interna del útero (endometrio) en la capa muscular de éste (miometrio). Las causas de esta afectación no se conocen claramente, aunque se sabe que es dependiente del estrógeno y, entre los factores que predisponen a que se desarrolle, encontramos haber tenido al menos un embarazo y cirugías uterinas previas (cesáreas, legrados, histeroscopias, etc.).

También está muy relacionada con la edad, especialmente a partir de los 40 años. Por eso, en algunos casos se le denomina coloquialmente envejecimiento uterino.

Ciertas adenomiosis solo se detectan mediante técnicas especiales como una ecografía 4D o una resonancia magnética. Para los casos leves, hay muy pocos tratamientos con efectividad manifiesta y no está totalmente demostrado que tenga un efectivo negativo en las tasas de embarazo de las pacientes. Sin embargo, los casos graves como úteros en T requieren de cirugía correctora mediante histeroscopia.

¿La adenomiosis produce cáncer?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

No se han encontrado evidencias de que la adenomiosis cause cáncer. No obstante, algunos síntomas de esta patología pueden coincidir con los de algunos tipos de cáncer, como las hemorragias uterinas.

¿Las mujeres que no han tenido hijos pueden tener adenomiosis?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

Esta alteración es más frecuente en mujeres de 40-50 años que ya han sufrido algún parto, pero también puede darse en mujeres más jóvenes y que no hayan sido madres todavía.

¿Puedo ser donante de óvulos si tengo adenomiosis?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

Se tiene que valorar cada caso individualmente. Hay que tener en cuenta que algunos de los tratamientos sintomáticos para la adenomiosis son hormonales y pueden complicar la obtención de los óvulos.

Si quieres más información sobre el proceso de la donación de óvulos, puedes encontrarla aquí: ¿Cuáles son los pasos para donar óvulos?

¿La adenomiosis es hereditaria?

Por Marta Barranquero Gómez (embrióloga).

No. La adenomiosis no es hereditaria. No se conoce con exactitud la posible causa de esta afección, pero se sabe que cualquier mujer en edad reproductiva y con menstruación puede desarrollar adenomiosis.

¿Es lo mismo la miomatosis uterina (miomas) que la adenomiosis?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

No. En el caso de la miomatosis uterina, se forman miomas, es decir, tumoraciones de tejido muscular. En cambio, la adenomiosis es la presencia de tejido endometrial en el miometrio. Únicamente coinciden en la localización: el miometrio, la capa muscular del útero.

¿Es lo mismo la endometriosis que la adenomiosis?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

Ambas patologías consisten en la presencia de tejido endometrial ectópico, es decir, fuera de su localización fisiológica: el endometrio.

Sin embargo, hay que distinguir entre la endometriosis interna o adenomiosis y la endometriosis externa. En la primera, el tejido endometrial se encuentra en el miometrio. En la segunda, puede aparecer en cualquier órgano del cuerpo diferente al útero.

Generalmente, cuando hacemos referencia únicamente a endometriosis, estamos hablando de la endometriosis externa.

Por otra parte, también es importante destacar que, aunque no sean exactamente la misma patología, algunas mujeres pueden presentar ambas a la vez.

¿A qué edad es más frecuente la adenomiosis?

Por Marta Barranquero Gómez (embrióloga).

La adenomiosis es una afección que puede aparecer en mujeres a cualquier edad dentro de la etapa reproductiva. Sin embargo, esta patología no suele se frecuente en mujeres que han alcanzado la menopausia.

Además, la adenomiosis es más común entre las mujeres que ya han estado embarazadas y han dado a luz.

Lectura recomendada

La adenomiosis la clasificamos como una alteración uterina que puede afectar a la fertilidad. En este artículo encontrarás más información sobre este tipo de patologías y su influencia en la esterilidad: Esterilidad femenina debida a un factor uterino.

Si queréis profundizar en qué consisten los miomas, os recomendamos que accedáis al siguiente enlace: ¿Qué son los miomas?

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Cunningham R, Horrow M, Smith R, Springer J. Adenomyosis: A Sonographic Diagnosis. Radiographics. Sep-Oct 2018;38(5):1576-1589. doi: 10.1148/rg.2018180080.

Harada T, Khine YM, Kaponis A, Nikellis T, Decavalas G, Taniguchi F. The Impact of Adenomyosis on Women's Fertility. Obstet Gynecol Surv. 2016 Sep;71(9):557-68. doi: 10.1097/OGX.0000000000000346.

Lacheta J. Uterine adenomyosis: pathogenesis, diagnostics, symptomatology and treatment. Ceska Gynekol. Spring 2019;84(3):240-246.

Osada H. Uterine adenomyosis and adenomyoma: the surgical approach. Fertil Steril. 2018 Mar;109(3):406-417. doi: 10.1016/j.fertnstert.2018.01.032.

Pontis A, D'Alterio MN, Pirarba S, Angelis C, Tinelli R, Angioni S. Adenomyosis: a systematic review of medical treatment. Gynecol Endocrinol. 2016 Sep;32(9):696-700. doi: 10.1080/09513590.2016.1197200.

Struble J, Reid S, A Bedaiwy M. Adenomyosis: A Clinical Review of a Challenging Gynecologic Condition. J Minim Invasive Gynecol. 2016 Feb 1;23(2):164-85. doi: 10.1016/j.jmig.2015.09.018.

Vannuccini S, Petraglia F. Recent advances in understanding and managing adenomyosis. F1000Res. 2019 Mar 13;8:F1000 Faculty Rev-283. doi: 10.12688/f1000research.17242.1.

Preguntas de los usuarios: '¿La obesidad puede influir en la adenomiosis?', '¿La adenomiosis produce cáncer?', '¿Las mujeres que no han tenido hijos pueden tener adenomiosis?', '¿Puedo ser donante de óvulos si tengo adenomiosis?', '¿La adenomiosis es hereditaria?', '¿Es lo mismo la miomatosis uterina (miomas) que la adenomiosis?', '¿Es lo mismo la endometriosis que la adenomiosis?' y '¿A qué edad es más frecuente la adenomiosis?'.

Ver más

Autores y colaboradores

Dra. Ana Mª Villaquirán Villalba
Dra. Ana Mª Villaquirán Villalba
Ginecóloga
Licenciada en Medicina por la Universidad del Valle en Colombia, con la especialidad de Obstetricia y Ginecología, y Máster en Reproducción Humana por la Universidad de Valencia y el IVI. Actualmente, es la directora médica de la clínica Tahe Fertilidad. Más sobre Dra. Ana Mª Villaquirán Villalba
Número de colegiado: 303007571
 Marta Barranquero Gómez
Marta Barranquero Gómez
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Ciencias Biomédicas por la Universidad de Valencia (UV) y especializada en Reproducción Asistida por la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) en colaboración con Ginefiv y en Genética Clínica por la Universidad de Alcalá de Henares (UAH). Más sobre Marta Barranquero Gómez
Número de colegiada: 3316-CV
 Rebeca Reus
Rebeca Reus
Embrióloga
Graduada en Biología Humana (Biomedicina) por la Universitat Pompeu Fabra (UPF), con Máster Oficial en Laboratorio de Análisis Clínicos por la UPF y Máster sobre la Base Teórica y Procedimientos de Laboratorio de Reproducción Asistida por la Universidad de Valencia (UV). Más sobre Rebeca Reus

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.