Las anfetaminas durante el embarazo aumentan las complicaciones.

Los efectos de las drogas durante el embarazo son totalmente perjudiciales para el bebé y su desarrollo. Las drogas atraviesan la placenta exponiendo al bebé a sus efectos nocivos.

Según un estudio canadiense, el consumo de anfetaminas durante el embarazo aumenta el riesgo de complicaciones en el parto, en concreto, las mujeres que consumen este tipo de drogas tienen 4 veces más de riesgo de sufrir un parto prematuro y casi 4 veces más de tener un bebé con bajo peso al nacer.

Estas drogas estimulantes provocan complicaciones parecidas a las que provocan otras como puede ser la cocaína. Incluso el bebé puede padecer tras el nacimiento el síndrome de abstinencia con síntomas parecidos a los que presenta un adicto cuando deja de consumir como irritabilidad, problemas respiratorios, somnolencia, etc.

Cualquier mujer que quiera quedar embaraza y tenga algún tipo de adicción a sustancias estupefacientes deberá consultar con su médico para llevar un embarazo lo más normal posible sin riesgos para el bebé.

Puedes leer el artículo completo en:    66

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar