Aumento costes FIV en mujeres con obesidad

La obesidad es uno de los grandes problemas de nuestra sociedad, siendo considerado como uno de los 10 principales factores de riesgo por la Organización Mundial de la Salud.

Está demostrado que el sobrepeso influye negativamente en la concepción natural, alterando la regularidad de los ciclos menstruales e incluso pudiendo llegar a provocar la falta de ovulación, anovulación, y al parecer también hace más difícil conseguir un embarazo con ayuda de las técnicas de reproducción asistida.

Las mujeres en tratamiento de fecundación in vitro son medicadas para aumentar la maduración de folículos ováricos con el fin de, antes de que se produzca la ovulación, extraer por punción ovárica los ovocitos y fecundarlos en el laboratorio con semen capacitado.

En la primera fase de la medicación, se emplean análogos de la hormona GnRH, y se frena la comunicación hormonal entre el cerebro y los ovarios, permitiendo así al ginecólogo controlar, mediante hormonas sexuales sintéticas inyectables, un crecimiento de un número de folículos mucho mayor al que se realizaría en un ciclo menstrual normal. Los análogos de la GnRH impiden que se disparen las hormonas sexuales de la mujer y evitan que se ovule antes de poder extraer los ovocitos maduros.

Según un estudio publicado en el ‘Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism’ las mujeres obesas pueden requieren una dosis distinta de medicamentos que las mujeres con un peso normal. El mayor IMC, índice de masa corporal, provoca que el medicamento se elimine antes del organismo: “Si el antagonista de la GnRH se elimina del cuerpo de una mujer con demasiada rapidez, existe el riesgo de que el cerebro indique al cuerpo que libere los óvulos de los ovarios antes de tiempo”, indica la Dra. Nanette Santoro, una de las autoras del estudio, de la Universidad de Colorado.

Los autores descubrieron que los análogos de GnRH eran eliminados del torrente sanguíneo con mayor velocidad que en las mujeres obesas y proponen que esta pueda ser una de las razones por las que estas mujeres con sobrepeso registren mayores cancelaciones de FIV.

Medicamentos controlar la ovulación

Absorción del fármaco en mujeres con sobrepeso

Se estudió la tasa de absorción del una dosis de antagonista de GnRH en diez mujeres con sobrepeso y se comparó con el índice de absorción de la misma cantidad de fármaco en otras diez mujeres que presentaban un peso normal. Se tomaron muestras seriadas de sangre de las participantes a 6 y 8 horas tras la administración del análogo.

Los resultados revelaron que en las mujeres con obesidad, el fármaco desaparecía a mayor velocidad que en las mujeres control, aquellas con normopeso. Además, la mitad de las mujeres obesas experimentaron un pico de hormona LH, la hormona que provoca la ovulación, durante el seguimiento, con lo que en una punción se habrían perdido los ovocitos, al ovular espontáneamente los óvulos pasan a la trompa de Falopio y es imposible rescatarlos para la fecundación in vitro.

La investigación recalca que es necesario evaluar las dosis que se les administra a estas pacientes, pues una dosificación distinta o un aumento de la medicación evitaría las cancelaciones por ovulación espontánea, mejorando al controlar la ovulación los resultados del tratamiento de fertilidad.

Es importante maximizar las posibilidades de concebir un hijo, para ello además de adecuar la dosificación de los fármacos al IMC, se aboga por una pérdida de peso previamente a comenzar un tratamiento de reproducción, lo que aumentaría la fertilidad.

Por otro lado conllevaría reducir el coste de los medicamentos, que por norma general, no se incluyen en el precio del tratamiento de reproducción asistida, por lo que la necesidad de una mayor cantidad de medicación para un mismo efecto, requeriría un desembolso económico mayor en el global del tratamiento.

La obesidad sale cara

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar