El Síndrome de Turner es una enfermedad genética de carácter hereditario que produce la pérdida total o parcial del cromosoma X y que padecen entre 2.500 y 5.000 niñas. En el caso publicado en la revista Fertility and Sterility una pareja, cuya mujer es poseedora de este síndrome con mosaicismo, es capaz de lograr un embarazo mediante un ciclo de fecundación in vitro y parir a una niña sana gracias a métodos como el diagnóstico genético preimplantacional que permitió seleccionar dos embriones no afectados.

Puedes leer el artículo completo en:    112

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar