La depresión posparto tiene un fácil tratamiento, pero para encontrar el adecuado se ha de acudir al médico lo antes posible para evitar que este estado de ánimo se prolongue y se agrave. Los antidepresivos son el tratamiento más habitual, pudiendo estar acompañados de asesoramiento psicológico y de terapias no médicas como son el yoga o la acupresión.

Puedes leer el artículo completo en:    78

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar