¿Cómo y dónde se producen los espermatozoides?

Por (embriólogo).
Actualizado el 14/09/2016

El espermatozoide es el gameto masculino que tras su fusión con el óvulo permitirá la creación de un nuevo ser. Se trata de una célula especializada sintetizada en los túbulos seminíferos del testículo cuya función es transportar el material genético que contiene hasta el interior del óvulo.

Proviene de una célula madre indiferenciada que tras varios cambios da lugar al espermatozoide con capacidad de movimiento y de fecundación. Para ello, son necesarias ciertas modificaciones tanto a nivel genético como morfológico.

Cambios genéticos del espermatozoide

Los cromosomas son las estructuras en forma de X donde se almacena y empaqueta el material genético o ADN. El ser humano contiene 46 cromosomas en cada una de sus células a excepción de los gametos (óvulos y espermatozoides) que contienen únicamente 23 cromosomas cada uno.

Cuando el óvulo y el espermatozoide se fusionan en la fecundación, se genera una célula con 46 cromosomas, 23 procedentes del espermatozoide y 23 del óvulo. A partir de esta célula o cigoto se desarrollará el embrión que pasará a ser feto y posteriormente bebé tras el nacimiento.

Ésta es la razón por la que presentamos dos copias de cada cromosoma, una del padre y una de la madre.

Para la producción del espermatozoide, las células madre de la línea espermática (espermatogonias) inician la meiosis, que es el proceso de división celular que permite la reducción de cromosomas, de 46 a 23, dando lugar a las espermátidas.

Los pasos principales de la meiosis son los siguientes:

  • En primer lugar se duplica el ADN, por lo que la célula cuenta en este momento con 92 cromosomas.
  • A continuación, algunos segmentos de los cromosomas se reorientan, dando lugar a la variabilidad genética entre padres e hijos.
  • Luego se producen dos divisiones sucesivas. Tras la primera obtenemos 46 cromosomas en cada células y posteriormente, en la división de cada una de éstas, obtenemos células con 23 cromosomas. Estas células (espermátidas) son las que, tras los cambios morfológicos, resultarán en los espermatozoides.

Cambios morfológicos

Las espermátidas son células redondas que deberán entrar en un proceso de especialización estructural para poder derivar en el espermatozoide funcional, en el que distinguimos tres partes básicas:

  • Cabeza: debe ser ovalada. En la parte delantera contiene el acrosoma, que se reordena a partir del aparato de Golgi en forma de capuchón. También encontramos el núcleo, con los 23 cromosomas compactados.
  • Cuello o pieza media: aquí encontramos las mitocondrias, motor del espermatozoide, y también el centriolo, desde el que se desarrollará la cola.
  • Cola o fragelo: está formada por el fragelo que surge cuando el centriolo emigra a la periferia celular.

Además de estos cambios en las tres estructuras principales, se produce la reorganización del citoplasma. Se pierde volumen hasta resultar en la forma marcada por la cabeza y el fragelo.

Si durante esta transformación desde espermatogonia hasta espermatozoide surge algún problema o alteración, es posible que el espermatozoide no se produzca de forma adecuada y puedan surgir problemas en su morfología, movimiento o funcionalidad. Estas alteraciones pueden derivar en infertilidad masculina.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autor

 Antonio Barberá
Antonio Barberá
Embriólogo
Licenciado en Biología y Bioquímica por la Universidad de Valencia. Ha desarrollado trabajos de investigación para la Fundación para la Investigación La Fe (Valencia). Ejerce como biólogo y bioquímico en el laboratorio de andrología de CREA Valencia desde hace más de 8 años. Más sobre Antonio Barberá

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.