Durante el segundo trimestre, el sueño puede verse interrumpido con frecuencia por la necesidad de orinar, o por las primeras molestias circulatorias o digestivas.

Puedes leer el artículo completo en:    61

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar