Control médico para bebés prematuros

Por (embrióloga).
Actualizado el 31/05/2011

Mayor control médico para los bebés prematuros tardíos.

Aquellos bebés que nazcan una semana antes de lo previsto recibirán mayor control de los pediatras durante un año.

Gracias a un nuevo proyecto creado por diferentes pediatras llamado “Acuna”, se va a poder controlar a los recién nacidos con el fin de reducir complicaciones tras el parto. Este proyecto tiene una herramienta on line muy útil que permite recoger y consultar datos sobre nutrición, posibles enfermedades, evolución del desarrollo, etc. de manera conjunta. De esta forma, se intentarán unificar criterios dentro los diferentes hospitales y especialistas.

El proyecto tiene como objetivo supervisar y controlar a estos bebés hasta que cumplan un año de edad, momento en el que se considera que ya han salido del grupo de riesgo.

Síguenos en Instagram

Los bebés prematuros tardíos son aquellos que nacen con una semana de antelación a la fecha programada, fecha conocida como “salir de cuentas”. Estos bebés, nacidos casi a término, debido a que poseen un buen peso y talla ya que nacen entre la semana 34 y 36 de gestación, no se consideran un grupo de riesgo aunque hay que tener en cuenta que todavía no han completado su desarrollo y pueden padecer patologías como apnea o hipoglucemia.

Aunque el hecho de estar una o dos semanas dentro del útero de la madre parezca poco, para el bebé es muy importante para terminar con éxito su desarrollo y evitar complicaciones y secuelas tras el parto.

Según un estudio americano realizado sobre los bebés prematuros tardíos, estos recién nacidos son seis veces más propensos a morir en la primera semana de vida que aquellos cuya gestación llega a término, es decir, nacen a partir de la semana 37 de gestación y tienen tres veces más riesgo de muerte antes de su primer año.

De hecho, según los datos recogidos, este grupo de recién nacidos tiene un 7% más de rehospitalizaciones a lo largo del primer año de vida debido a problemas de alimentación, hipoglucemia, cambios de temperatura basal (hipotermia), icteria, etc.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autor

 Teresa Rubio Asensio
Teresa Rubio Asensio
Embrióloga
Máster Universitario en Medicina y Genética Reproductivas por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UHM). Profesora de cursos de Embriología Clínica en la UHM. Miembro y redactora de contenidos científicos en ASEBIR y ASPROIN. Embrióloga especialista en Medicina Reproductiva en UR Virgen de la Vega. Más sobre Teresa Rubio Asensio

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.