¿Cuánto debo esperar para tener mi segundo hijo?

Por (bióloga y gestora científica).
Actualizado el 29/07/2015

Tener un primer hijo otorga experiencia suficiente para afrontar la llegada de un segundo retoño, si bien es cierto que en este punto pueden surgir dudas tales como: ¿cuánto tiempo hay que esperar para recuperarse del primero? ó ¿será perjudicial la diferencia de edad para la relación de los dos hermanos?

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Como es evidente, la decisión final la tienen los padres. Aún así, a continuación se enumeran algunas de las ventajas e inconvenientes de tener el segundo hijo con poco diferencia de edad en cuanto al primero o, por el contrario, esperar unos años.

Hijos con menos de 2 años de diferencia

Ventajas

  • Fase de desarrollo similar: pueden hacerse muy amigos ya que además de hermanos son compañeros de juegos, lo cual reducirá los posibles celos del hermano mayor ante la llegada del nuevo ser a la familia. Tendrán gustos y necesidades parecidas por lo que será más fácil entretenerlos y educarlos.
  • Menor tiempo de cambio de pañales: aunque hayan más pañales a la vez, más lloros y más peleas concentrados, una vez se acabe esta etapa, se acabará todo a la vez.
  • Tiempo en el trabajo: si los niños se llevan poco, el tiempo de interrupción de la vida profesional también será menor.
  • Facilidades con la escolarización: si se llevan poco tiempo pueden ayudarse cuando vayan al cole, también puede suponer un ahorro en la compra de libros.

Inconvenientes

  • Agotamiento constante: cuidar un niño es físicamente agotador, por lo tanto más aún será tener dos de edades similares, especialmente si no se cuenta con alguien que eche una mano a los padres. Sin embargo, esto es entendido por algunos padres como una ventaja a largo plazo, ya que aunque el esfuerzo inicial es mayor, cuando los niños adquieran autonomía, se ayudarán entre ellos y los padres ganarán en independencia.
  • Doble gasto: doble cantidad de pañales, de biberones, de sillitas, etc. y un considerable aumento en el gasto para el colegio, la ropa…

Hijos con más de dos años de diferencia

Ventajas

  • Mayor tiempo para disfrutar de los niños: se puede prestar más atención al pequeño mientras el mayor va al cole.
  • Compañeros de juegos: aunque exista diferencia de edad, pueden compartir aficiones y juegos en diferentes roles.
  • Disponer de más tiempo: al no concentrarse el cuidado de ambos hijos a la vez, se puede disponer de más tiempo para hacer vida con la pareja, hacer deporte para recuperar la línea o tener algo más de vida social.
  • Colaboración del hermano mayor: cuando nace el segundo hijo y el primero ya es «mayor», éste puede ayudarte en la crianza del recién nacido y colaborar en las tareas de la casa. Podrás dedicar más tiempo al pequeño puesto que el mayor es ya autónomo y capaz de realizar muchas cosas por sí solo.
  • Optimización de los recursos: podrás aprovechar algunas cosas del primer hijo para el segundo como la cuna, el carrito, ropa, juguetes, etc.

Inconvenientes

  • Celos: este es uno de los principales inconvenientes. El hermano mayor necesitará tiempo para asimilar que hay otra persona que ocupa también la atención de la madre. Hasta ahora ha estado siendo el rey de la casa durante un tiempo lo suficientemente largo como para acostumbrarse y considerarlo como la situación normal. Entender que ahora sus padres reducen su atención a favor del recién nacido no es algo fácil y puede causarle celos que le lleven a comportamientos incómodos e incluso a retroceder en avances como el abandono del chupete, el hecho de ir solito al baño, etc.
  • Vidas divididas: los hermanos vivirán etapas de desarrollo distintas y puede resultar extenuante tener que atender las necesidades de los dos a la vez, ya que probablemente tengan horarios y actividades diferentes: mientras hay que recoger a uno al cole al otro le toca la toma de la leche.

Celos entre hermanos

Es muy difícil dejar de ser el sol para ser una estrella más en el universo del hogar familiar, pero existen algunas pautas que hay que tener en cuenta para minimizar en los hijos mayores los efectos de la llegada de un nuevo miembro a la familia como son la mentalización del hermano mayor ante la llegada del hermanito y evitar dejar de prestarle atención.

Una de las acciones que se recomienda a los padres es hacer partícipe al hermano mayor de la llegada del nuevo miembro familiar, es decir, destacar que él es el mayor y dejarle actuar como parte importante en al crianza del hermanito, como protector y guía a seguir.

También es aconsejable no variar las costumbres o la rutina del hijo mayor tras el nacimiento del hermano pequeño, así como evitar los cambios bruscos como el paso de la cuna a la cama, el cambio de habitación o de domicilio…

Existen ocasiones en que inicialmente el hijo mayor no cambia de comportamiento o no manifiesta celos por el hermano pequeño. No cantes victoria; en los primeros meses con el nuevo miembro familiar, algunos niños se sienten entusiasmados e ilusionados y no es hasta pasado un tiempo cuando van asimilando este cambio y empiezan a manifestar un comportamiento peculiar o diferente como resultado de los celos.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Mayra Rubio
Mayra Rubio
Bióloga y gestora científica
Licenciada en Biología, Bioquímica y Biología Molecular y Graduada en Bioquímica y Ciencias Biomédicas por la Universidad de Valencia (UV). Experiencia como técnico de laboratorio, bióloga de campo y técnico de análisis de datos genómicos. Gestión científica en diferentes centros hospitalarios. Más sobre Mayra Rubio

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.