Debate sobre la reproducción póstuma

¿Qué es la reproducción póstuma?

Se basa en la concepción tras la muerte de uno de los padres biológicos. Es posible gracias al uso de gametos que se han obtenido durante su vida o que se han recogido inmediatamente tras su muerte. La posibilidad de utilizar esperma de un donante fallecido plantea ciertos interrogantes para la reproducción asistida.

Si la persona ha donado óvulos o semen en vida se puede planificar y documentar qué debe hacerse con las muestras en caso de muerte. Pero, recientemente, se han llevado a caso “recolecciones de emergencia” en casos de muerte súbita o enfermedad terminal.

La opinión estadounidense

Una encuesta realizada en EE.UU revela que la opinión pública está a favor de la reproducción póstuma siempre que sea con consentimiento. El estudio fue publicado en la revista Fertility and Sterility.

La encuesta se realizó a 1049 estadounidenses de entre 18 y 75 años a través de internet. Casi el 50% de los encuestados, tras ser informados sobre la reproducción póstuma, estuvo de acuerdo en que una persona debería poder solicitar la extracción de semen u óvulos de su pareja en caso de que ésta falleciese o estuviese en estado terminal. Un 20% no supo qué responder y el resto se mostró en contra.

La mayoría coincidió en que debería realizarse únicamente con el consentimiento escrito de la persona a la que se va a realizar este procedimiento. El 70% de los que respaldaron este tipo de reproducción dijo que el consentimiento debería ser obligatorio.

Para la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE), el consentimiento escrito es obligatorio. Pero, la realidad es que esta obligación impediría llevar a cabo la mayoría de extracciones de emergencia.

Es un tema muy controvertido sobre el cual aún queda mucho por debatir.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar