Después de la transferencia embrionaria: recomendaciones y síntomas

Por (embrióloga) y (embrióloga).
Actualizado el 28/08/2018

Una vez realizada la transferencia embrionaria en un tratamiento de FIV, el éxito dependerá solo de los embriones y su capacidad para implantar en el útero. Aun así, la mujer se cuestiona qué puede hacer, si debe o no mantener reposo y qué cuidados debe seguir para intentar aumentar las probabilidades de embarazo.

Cuando la paciente abandona la sala de transferencia, solo queda esperar. Comienza la cuenta atrás hasta el análisis de beta-hCG que determinará si está embarazada. En lo que sigue, os damos una serie de útiles consejos para este periodo, conocido comúnmente como beta-espera.

Cuidados y consejos

Son varias las recomendaciones que deben seguirse, aunque, ante todo, se recomienda seguir un estilo de vida normal, sin obsesionarse con los resultados. No obstante, estos son los consejos más importantes a seguir:

Reposo
tras el momento de la transferencia de los embriones, se debe guardar un reposo de una media hora en la clínica. Pasados estos minutos de espera en el centro, la paciente vuelve a casa y continua con su vida normal. Es aconsejable evitar grandes esfuerzos físicos como el deporte intenso o levantar pesos excesivos, pero por lo demás puede seguir con sus actividades rutinarias.
Actividades diarias
a excepción de las actividades bruscas, tras la transferencia embrionaria, la vida sigue y las actividades diarias como salir, pasear, conducir e incluso trabajar pueden realizarse sin problema alguno.
Beber mucho líquido
siempre es muy recomendable beber abundantes cantidades de líquido, observando que la micción sea normal y en la medida de lo posible restringir la ingesta de sal.
Relaciones sexuales
es importante no mantener relaciones hasta la prueba de embarazo.
Baños de inmersión
deben evitarse los baños tipo bañera, piscina o playa en agua caliente. Esto se recomienda para evitar posibles infecciones y una posible influencia en la medicación que se está administrando la paciente.
Medicación
la única que debe administrarse es la que pauta el ginecólogo para mantener el nivel de progesterona adecuado. Su función principal es apoyar a la funcionalidad del cuerpo lúteo hasta aproximadamente la semana 12-14 de embarazo. En este momento, el ginecólogo puede indicar reducir la dosis o retirarla, pues la placenta ya genera progesterona en una concentración suficiente como para que el soporte externo deje de ser necesario.

Si fuera necesario medicarse por algún tipo de molestia, como dolor de cabeza, dolor de muelas o alguna afección de este tipo, lo más indicado es hablar con el especialista que ha llevado el tratamiento.

Actitud positiva
es fundamental mantener la actitud positiva, evitar la ansiedad y el estrés, y no obsesionarse con posibles resultados. Realizar actividades de ocio es de gran ayuda para pensar en otras cosas y reducir la incertidumbre.

¿Qué síntomas debo esperar?

Los síntomas varían de una mujer y otra, incluso entre distintos embarazos en una misma mujer. Tampoco hay que alarmarse si no aparece ningún síntoma, pues no todas las mujeres los presentan y ello no significa que la implantación no se haya producido.

Los síntomas pueden ser causados tanto por el embarazo como por la medicación tomada durante el tratamiento, por lo que padecerlos no indica éxito ni tampoco fracaso. Los más comunes son:

  • Flujo vaginal abundante durante los primeros días después de la transferencia, debido al nivel hormonal y a la progesterona por vía vaginal.
  • Pequeños sangrados causados habitualmente por la canalización a través del cuello uterino y suelen empezar a desaparecer en dos o tres días.
  • Cambios en los senos por la administración de hormonas antes de la transferencia embrionaria, los estrógenos y la progesterona.
  • Fatiga como consecuencia del aumento de progesterona, que puede ser tanto por estar embarazada como por los suplementos de progesterona que toma.
  • Náuseas, debidas al incremento hormonal.
  • Orinar frecuentemente a causa de la hormona hCG, ya sea debido al embarazo o como efecto adverso de las inyecciones de hCG administradas.
  • Ausencia de menstruación
  • Molestias en la zona abdominal y lumbar por las hormonas de la estimulación ovárica o de la preparación del endometrio.

Estos síntomas aparecen tanto después de una transferencia de embriones congelados como de embriones en fresco, al igual que si se trata de embriones en día 3 o en día 5.

Se aconseja contactar con el centro si se producen síntomas de mayor intensidad y gravedad como un sangrado continuado, fiebre, vómitos, hinchazón, dolor abdominal o incluso dificultad para respirar.

¿Cuándo sé si estoy embarazada?

En un embarazo natural, los embriones implantan aproximadamente entre 6 y 8 días después de llegar al útero. Esto supone que la implantación tiene lugar cuando están en estadio de blastocisto. Aunque este es el momento en el que comienza la implantación, el proceso completo puede durar una semana aproximadamente.

En un proceso de fecundación in vitro (FIV), los embriones de día 3 de desarrollo deben permanecer en el útero al menos otros 3 días para llegar a blastocisto e implantar, mientras que los que están en día 5 pueden adherirse al endometrio en cualquier momento.

Lo único que nos falta para finalizar esta "interminable" espera es realizar la prueba de embarazo. Este test se hace habitualmente entre 10 y 15 días después de la transferencia.

No se recomienda hacerlo antes porque la hormona del embarazo, la hCG, va aumentando progresivamente. Por ello, si hacemos la prueba antes de tiempo, nos arriesgamos a que el nivel hormonal no sea suficiente como para ser detectado por el test. De este modo, obtendríamos así un resultado falso negativo.

La prueba de embarazo puede realizarse de dos formas: en orina o en sangre. Tanto antes como después de la prueba, es fundamental seguir las indicaciones del médico en cuanto a la medicación.

En caso de ser positivo, muy probablemente te aconsejen acudir a tu ginecólogo habitual para hacerte una primera ecografía y comprobar que todo está en orden.

Si el resultado es negativo, pero no hay sangrado vaginal, lo más habitual es que se recomiende esperar un par de días y repetir el test de embarazo, puesto que en una semana podría ser positivo.

La aparición de sangrado menstrual marca el inicio de un nuevo ciclo y ello indica que el embarazo no se ha producido.

Lo más importante de todo es mantener la calma y seguir paso a paso las pautas marcadas por el centro de reproducción asistida, cuyo único fin es que la paciente tenga un bebé sano.

Preguntas de los usuarios

¿Sangrar tres días después de la transferencia es signo de que no ha habido embarazo?

Por Patricia Recuerda Tomás (embrióloga).

Es cierto que una vez realizada la transferencia embrionaria y llegado el momento de la implantación del embrión en el endometrio, es posible que se produzca un ligero sangrado como resultado del paso del catéter de transferencia a través del cuello uterino o debido a la invasión del endometrio por parte del embrión transferido.

La presencia de un sangrado posterior a la transferencia embrionaria, por si misma, no es indicativo ni de que se vaya a producir embarazo ni de lo contrario, habrá que esperar a la realización de la prueba de gestación para poder afirmar la obtención de resultado positivo o negativo.

¿Hay que hacer reposo después de la transferencia?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

No, no es necesario hacer reposo más allá de los 30-40 minutos recomendados por el especialista inmediatamente después de la transferencia. Como hemos comentado más arriba, pasado este tiempo, la mujer puede seguir con su vida habitual, siempre evitando esfuerzos excesivos.

¿Puedo hacer la prueba de embarazo una semana después de la transferencia embrionaria?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Puedes hacer la prueba de embarazo, no es contraproducente, pero es probable que el resultado obtenido no sea fiable, pues en caso de haberse producido la implantación, el valor de hormona beta-hCG será todavía muy bajo como para poder ser detectado por el test.

¿Es normal sentir dolores tras la transferencia embrionaria?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Es posible que, debido al estrés del tratamiento, la medicación administrada y la manipulación uterina durante la transferencia, la mujer sienta ligeros dolores de cabeza, vientre o espalda. Si la intensidad es leve, no tiene por qué preocuparse. En caso de que el dolor sea insoportable, se recomienda consultarlo con el especialista.

¿Cuánto tiempo tengo que estar acostada después de la transferencia de embriones?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

No es necesario estar acostada tras la transferencia. Los embriones, una vez depositados en el útero materno, no se perderán aunque la futura madre tome una posición vertical.

¿Puedo fumar después de la transferencia de embriones?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

El tabaco puede afectar no solo al desarrollo embrionario y fetal en caso de embarazo, sino también a la fertilidad en la búsqueda del mismo. Por ello, no se recomienda fumar ni antes ni tampoco tras la transferencia de los embriones.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Autores y colaboradores

 Andrea  Rodrigo
Andrea Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo
 Patricia Recuerda Tomás
Patricia Recuerda Tomás
Embrióloga
Licenciada en Biología por la Universidad de Alcalá de Henares. Tiene un Máster sobre la Base Teórica y Procedimientos de Laboratorio de Reproducción Asistida por la Universidad de Valencia. Cuenta con una amplia experiencia en varios laboratorios de reproducción asistida. Más sobre Patricia Recuerda Tomás
Número de colegiado: 19882M

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.