Ya no es necesario esperar a que sea una ecografía cerca de la semana 20 la que nos indique el sexo del bebé siempre y cuando la posición en la que éste se encuentre lo permita.

Además de medios invasivos como la amniocentesis o la biopsia de vellosidades coriónicas, ahora también es posible conocer el sexo del bebé en el primer trimestre de una forma segura, tanto para la mamá como para el bebé, a través de un análisis de sangre de la madre que permite aislar el ADN del bebé para conocer su sexo.

Puedes leer el artículo completo en:    114

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar