Dos deseos y no uno

Para algunas parejas, crear una familia es uno de los proyectos más anhelado, siendo para la mayoría la búsqueda de embarazo la vía para tener hijos. Así, son muchas las parejas que han pasado o pasarán por ese devenir desde el deseo hasta la llegada del hijo.

Sabemos además que no es un deseo cualquiera, se trata de un proyecto de vida muy significativo para las parejas y encontrar dificultades en el camino suele implicar inquietudes y tensiones más o menos importantes. Es frecuente y fácil que estos malestares tomen presencia en la intimidad de sus encuentros eróticos, especialmente cuando se trata de una pareja de hombre y mujer.
En estas parejas conviven dos deseos y sería interesante poder concebirlos como lo que son, dos y no uno:

  • El deseo de hijo.
  • El deseo de encuentro erótico.

Dos deseos, dos motivaciones diferentes, y dos posibilidades de encontrarse en pareja, que para algunos y en ciertos momentos comparten un mismo gesto. Así, puede buscarse ese gesto, la penetración del pene en vagina y eyaculación, desde el deseo de hijo y con las ganas de encontrar la fecundación y el embarazo; o bien buscar ese mismo gesto desde el deseo
erótico y con las ganas de encontrar gusto con la pareja.

El encuentro eróticojpg

El deseo de hijo precisa de un embarazo (para estas parejas), que es mediado por un gesto concreto. Es decir, para que la fecundación sea posible tiene que darse una penetración y eyaculación en vagina en un momento en que haya disponibilidad de un óvulo. Este deseo de hijo convive, en mayor o menor medida con el deseo de encuentro erótico, donde no hay más objetivo que
encontrar gusto con el otro, disfrutar de compartirse, de las complicidades mutuas… Lo que no pasa necesariamente por genitales, penetraciones, eyaculaciones u orgasmos.

Es verdad que para muchas parejas como resultado de sus encuentros eróticos hay embarazos, y también es cierto que una de las posibilidades de encontrarse eróticamente en pareja es aquella en la que la fecundación es una posibilidad. Sin embargo, pretender que todos esos encuentros “para el hijo” algo artificiados propios del momento en que se encuentran las parejas que acuden a la ayuda de la reproducción asistida sean vividos como encuentros eróticos puede ser una expectativa algo alejada y frustrante.

Deseo y deber

Para algunas parejas lo que en principio eran y reconocían como deseos de encuentro pasan a ser vividos como deberes de penetración, queriendo encontrar en estos últimos el gusto de los primeros. Y es que, si a donde antes deseaban ir buscando gusto y placer, ahora tienen que ir porque desean un hijo, ¿qué ocurre con sus encuentros eróticos?, ¿ya solo se trata de deberes?,¿cómo pueden convivir esos dos deseos?

Desde aquí, algunas de las quejas que las parejas comparten son que no apetece cuando toca, esos días que se supone que tiene que haber polvo si o si, y caiga quien caiga, hayas discutido tengas ganas o no, son como una obligación y no se puede fallar, marcados los días en el calendario, con la alarma, ya no hay improvisación, no puede haberla, ya no es lo de antes…

Tensiones de pareja

Ubicados en este escenario pueden aparecer dificultades con la erección, las excitaciones, las ganas, problemas de comunicación, y tensiones en la pareja. Con todo esto, no hay una manera buena o adecuada de gestionarse.

Desde la sexología podemos acompañar a hombres y mujeres a entenderse en todos estos deseos y proporcionar estrategias que les faciliten tener vivencias más satisfactorias, y en el caso de que aparezcan problemas o malestares referidos a su sexualidad puedan incorporar algunos reajustes que les ayuden a solventarlos.

Miriam Sobrino Olmedo.
Sexóloga del Centro Sexológico Sexorum donde es responsable del área
“De pareja a familia” y de publicaciones sobre sexualidad y procreación.

2 comentarios

  1. usuario
    jazmineere3

    Creo que es muy complicado por no decir imposible distinguir las relaciones sexuales para una u otra cosa. Si estás buscando el embarazo, las relaciones sexuales que tengas irán encaminadas a conseguir el objetivo, es inevitable, vas a estar pensando en eso. No se, creo que es complicado, simplemente, pero bueno, supongo que podrá conseguirse con ayuda.

    • usuario
      Miriam Sobrino

      Hola Jazmineere, gracias compartir tu punto de vista sobre esta reflexión. Como recoges, cuando hay deseo de hijo las relaciones sexuales( encuentros con penetración) se hacen prioritarias e indispensables. Sin embargo, no siempre son deseadas por las parejas, es frecuente además que pueda aparecer malestares en relación a la falta de ganas entre otras. Sin embargo para la pareja es posible encontrar otros gestos eróticos (otras formas de relaciones sexuales o encuentros eróticos) con los que disfrutar y encontrar gusto juntos. Y sí, tienes razón que tener ayuda de profesionales en este sentido ayuda y facilita desarrollar estrategias para lograrlo. Un abrazo. Miriam Sobrino

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar