Selección genética de embriones para curar a un hermano

Andrés, de 7 años, sufría una enfermedad hereditaria, y hasta ahora incurable, denominada beta Talasemia mayor.

Sus padres querían tener un nuevo hijo y, además, querían que pudiera ayudar a su hermano. Después de que la Comisión Nacional de Reproducción Asistida emitiera un informe favorable para iniciar el proceso, se sometieron a una fecundación in vitro (FIV) con DGP.

El recién nacido Javier fue seleccionado genéticamente para no sufrir la grave enfermedad hereditaria, por lo que la sangre de su cordón umbilical ha podido utilizarse para realizar un trasplante de médula a su hermano y que éste pueda fabricar células sanguíneas libres del trastorno.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar