Debido a las deficientes condiciones sanitarias, que ha dejado en Haití el devastador terremoto del 12 de Enero, las haitianas embarazadas y sus futuros bebés se encuentran en grave peligro, tal y como denuncian varias ONG y el Comité de Emergencia para Desastres (DEC).

La destrucción de la mayoría de hospitales y clínicas de las zonas más devastadas, ha provocado que la asistencia a las embarazadas sea prácticamente inexistente y que la mortalidad durante el embarazo y el parto debido a las complicaciones propias del proceso, sea exageradamente alta.

Puedes leer el artículo completo en:    71

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar