¿La edad importa en el embarazo?

La máxima motivación para el equipo de MASVIDA Reproducción es realizar todas las etapas del tratamiento de reproducción asistida con excelencia y minimizar los posibles problemas que puedan surgir durante el embarazo y el posterior nacimiento del bebé. Para ello, antes de iniciar un nuevo tratamiento, analizamos:

  • Los riesgos que la gestación puede tener en la salud de la madre
  • Las circunstancias y futuro del bebé

Ambos factores están fuertemente influenciados por la edad de la gestante. En este artículo veremos las razones.

¿Hay edad límite para quedarse embarazada?

En el primer apartado del artículo 3, la Ley 14/2006 sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida decreta:

Las técnicas de reproducción asistida se realizarán solamente cuando haya posibilidades razonables de éxito, no supongan riesgo grave para la salud, física o psíquica, de la mujer o la posible descendencia y previa aceptación libre y consciente de su aplicación por parte de la mujer, que deberá haber sido anterior y debidamente informada de sus posibilidades de éxito, así como de sus riesgos y de las condiciones de dicha aplicación.

Por tanto, está prohibido realizar tratamientos cuando éstos supongan un riesgo grave para la salud de la mujer o sus futuros hijos. Por eso, es imprescindible analizar los problemas que pueden comportar el tratamiento, el embarazo y el parto.

Es importante destacar que existen una serie de riesgos asociados a los embarazos de las mujeres mayores de 45 años. Además, también debemos tener en cuenta la edad debido a que el consenso de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) establece no realizar tratamientos de reproducción asistida a mujeres con más de 50 años, precisamente para evitar estos riesgos que comentamos.

El Sistema Nacional de Salud también utiliza la edad de las pacientes a la hora de limitar el uso de estas técnicas, ya que no realiza tratamientos a mujeres mayores de 40 años. No obstante, esta medida está más relacionada con la necesidad de optimizar la asignación de recursos que con los riesgos asociados a la edad de la madre.

Por otra parte, el Código de Deontología Médica, en su artículo 56, establece:

El médico no debería promover la procreación artificial en mujeres que hayan alcanzado la menopausia natural y, en todo caso, después de los 55 años.

Por tanto, vemos que, si se trata de embarazos conseguidos mediante técnicas de reproducción asistida, existen limitaciones para las mujeres de edades avanzadas debido a que la gestación conlleva riesgos para la salud tanto de la madre como de la futura descendencia.

Riesgos del embarazo en edad avanzada

A pesar de no haber una edad de corte establecida, lo que está claro es que en edades avanzadas el riesgo de sufrir problemas graves de salud con la gestación es muy alto.

Las alteraciones más frecuentes son:

  • Preeclampsia o gestosis: ocurre cuando hay hipertensión durante el embarazo. Además, se detectan restos de proteínas en la orina (proteinuria). Si no se diagnostica a tiempo, puede tener consecuencias muy graves, como la eclampsia (convulsiones seguidas de un estado de coma).
  • Diabetes gestacional: se detectan altos niveles de azúcar en sangre debido a que el páncreas es incapaz de segregar suficiente insulina para que este azúcar pase al interior de las células y puedan utilizarlo como fuente de energía. Lo más común es que desaparezca después del parto, pero las probabilidades de que la mujer sufra diabetes tipo 2 más adelante son mayores.
  • Anemia: disminución de los niveles de hemoglobina en sangre.
  • Hemorragias y fenómenos tromboembólicos: éstos también pueden afectar al desarrollo del bebé.
  • Anomalías cromosómicas: la más común es que hayan tres cromosomas 21 en lugar de dos, alteración que causa el síndrome de Down.
  • Aborto espontáneo y otros problemas del desarrollo fetal.
  • Placenta previa: la placenta cubre parcial o totalmente el cuello uterino y dificulta el parto.

A pesar de que no todo el mundo presenta la misma salud a una determinada edad, hay que tener en cuenta que las probabilidades de sufrir algún problema de los comentados es más alta cuanto mayor sea la mujer.

Además, es necesario que los futuros padres reflexionen sobre que, a pesar de que con 50 años se sientan fuertes y capaces de afrontar todo lo que la paternidad requiere, puede que más adelante no sea así. Por ejemplo, con 60 años, es probable que ya no sea tan fácil proporcionar toda la atención y dedicación que necesita un niño de 10 años.

Como copartícipes de este proceso, en MASVIDA Reproducción también lo tenemos en cuenta, ya que somos conscientes de que la medicina reproductiva no es solo una solución para los problemas de fertilidad, sino que implica el principio de la vida de un ser humano.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar