Natación y embarazo

Los deportes más recomendados son la natación, el ciclismo o caminar con intensidad ligera a moderada, durante 20-40 minutos y con una frecuencia de 3 veces por semana.

El entrenamiento muscular se puede realizar una o dos veces por semana a una intensidad del 50%, con 15-20 repeticiones por ejercicio y tomando especial atención a la regiones pélvica, abdominal, lumbar y pectoral.

La flexibilidad se debe trabajar, a ser posible, a diario.

Se debe evitar la actividad física a intensidades elevadas o en el ámbito competitivo así como los aumentos bruscos de la cantidad de ejercicio. Si se realiza ejercicio algo intenso, no se debe prolongar durante más de 15 minutos ni practicarlo en clima caluroso y húmedo por el riesgo de deshidratación y el aumento de la temperatura.

Puedes leer el artículo completo en:    158

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar