Entrevista: La transferencia embrionaria

La transferencia de los embriones al útero de la futura madre es uno de los pasos más importantes en un ciclo de fecundación in vitro (FIV).

La mayoría de los pacientes viven este momento con ansiedad y nerviosismo, aunque también con mucha ilusión.

En el vídeo, el doctor Àlex García-Faura, ginecólogo en Institut Marquès, explica las peculiaridades de esta etapa de la FIV. Además, detalla las ventajas del uso de la música en la transferencia e implantación de los embriones a través del Babypod, dispositivo que permite reproducir música en la cavidad uterina.

¿Cómo se hace la transferencia de los embriones?

La transferencia embrionaria o “transfer” es el proceso mediante el cual se introduce en el útero materno el embrión o los embriones que han evolucionado correctamente en el ciclo del FIV.

Se trata de un procedimiento sencillo e indoloro, que no requiere de medicación ni tratamiento especial en la futura madre.

Los embriones seleccionados, que han estado creciendo en el incubador del laboratorio de FIV, son colocados en un nuevo medio de cultivo específico para la transferencia. A continuación, se cargan los embriones en la punta del catéter y se introducen suavemente en el útero a través del cuello uterino.

Una vez depositados en la cavidad uterina, solo cabe esperar que se produzca la implantación en el endometrio y con ello el esperado embarazo.

Será necesario esperar entre 10 y 15 días para poder realizar la prueba de embarazo y determinar si la transferencia ha sido exitosa. A este periodo se le conoce como la beta-espera, ya que la hormona detectada en el test es la beta-hCG.

Una vez pasada la transferencia y hasta el análisis de beta-hCG los futuros padres no pueden hacer nada más que esperar y seguir con su vida normal.

La música en reproducción asistida

Además de personalizar los protocolos, ajustar las condiciones de temperatura y cuidar el estado emocional de las pacientes, Institut Marquès utiliza la música para mejorar los resultados de los tratamientos reproductivos en general y de la transferencia de los embriones en particular.

La música dentro de los incubadores de embriones no solo mejora las tasas de fecundación in vitro sino que además permite conseguir un mejor desarrollo embrionario. También, la reproducción de música en el útero durante el embarazo tiene efectos positivos en la evolución fetal.

El Babypod es el dispositivo empleado para reproducir música en la cavidad uterina. Es un sistema sencillo que se coloca como un tampón, sin mayor complejidad ni molestias para la paciente.

Ahora, los profesionales de Institut Marquès estudian los efectos del uso de Babypod dos veces al día durante 20 minutos desde la transferencia embrionaria hasta la prueba de embarazo.

Con el uso del Babypod la paciente tiene un papel más activo en la beta-espera. Esto permite a las pacientes estar más relajadas durante la beta-espera y afrontar esta etapa con una actitud más positiva, mejorando así las tasas de implantación y la reducción del riesgo de aborto.

No obstante, habrá que esperar para determinar los efectos exactos del uso del Babypod durante la beta-espera.

Un comentario

  1. usuario
    tiadelmar

    ¿Esto es real? ¿Un altavoz para el chichi? Alucino… ¿Qué va a ser lo próximo?

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar