Estudio para preservar la fertilidad de niños con cáncer

La infertilidad es un problema que afecta a cerca de 800.000 parejas en España. A nivel mundial, las dificultades para concebir afectan al 15% de las parejas. En un 30% de los casos la infertilidad es masculina, en otro 30% femenina y en un 40% de las parejas las causas son mixtas. La infertilidad también puede ser causada por tratamientos como son aquellos contra el cáncer.

La congelación del semen es solo aplicable para los pacientes que ya han pasado la pubertad, por ello, son necesarias otras medidas que se encarguen de preservar la futura fertilidad de los niños que sobreviven a un proceso tumoral. Científicos japoneses han hallado una solución a partir de un estudio realizado con ratones.

El autor principal de dicho trabajo e investigador del Laboratorio de Proteómica de la Universidad de Yokohama, Takehiko Ogawa, ha indicado a SINC (Servicio de Información y Noticias Científicas) que harán falta al menos dos años de investigación adicional antes de que esta nueva técnica pueda ser aplicada en humanos.

Importancia de la Espermatogénesis

En primer lugar desarrollaron un sistema de cultivo para inducir la espermatogénesis.

La espermatogénesis es el mecanismo encargado de la producción de espermatozoides; es la gametogénesis en el hombre. En el caso de la gametogénesis femenina se denomina ovogénesis y es la producción de óvulos. Este proceso se produce en las gónadas o células sexuales. La espermatogénesis tiene una duración aproximada de 62 a 75 días en la especie humana mientras que en ratones es alrededor de 35 días.

Resumiendo este amplio concepto, los espermatozoides son células haploides que tienen la mitad de los cromosomas que una célula somática (no sexual), son móviles y son muy diferenciadas. La reducción en ellas se produce mediante una división celular peculiar denominada meiosis, en el cuál una célula diploide (2n), experimentará dos divisiones celulares sucesivas sin un paso de duplicación del ADN entre dichas divisiones, con la capacidad de generar cuatro células haploides (n). En este proceso es necesario pasar de unas células diploides, inmóviles e indiferenciadas a otras haploides, móviles y muy diferenciadas que son los espermatozoides.

Después, crioperservaron tejido testicular de ratones recién nacidos, bien mediante una lenta congelación o por vitrificación, que es una técnica de congelación más rápida y especializada donde la tasa de supervivencia de las muestras es mayor del 90%.

Tras descongelarlos, los tejidos se cultivaron y mostraron una espermatogénesis tan eficiente como en la de tejidos no criopreservados.

Para terminar, efectuaron una microinseminación directa en ovocitos de ratonas a partir de tejidos criopreservados durante más de cuatro meses.

Avance en la infertilidad masculina

En este proceso se lograron un total de ocho crías. La descendencia creció sana y fue capaz de reproducirse de forma natural. Los investigadores creen que el método presenta un gran potencial para la preservación de la fertilidad.

Según el experto, esta técnica dará a los investigadores las posibilidad de poder realizar experimentos con tejidos testiculares humanos, lo cual es fundamental para avanzar en la comprensión de la espermatogénesis y la infertilidad masculina.

Esta técnica servirá para que los supervivientes de cáncer logren tener hijos.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar