El rápido aumento de la obesidad a nivel mundial ha hecho que se preste más atención a la relación que existe entre ésta y la infertilidad. Por ello, se ha visto que en muchas ocasiones que la infertilidad en el varón se asocia con la obesidad y se ha demostrado que puede afectar a la cantidad de hormonas y por tanto, a la maduración espermática.

Se ha observado, además, que los espermatozoides de los humanos presentan receptores para la leptina, una hormona producida en su mayoría por los adipositos o células grasas, lo que ha abierto un campo de estudio en biología de la reproducción.

Puedes leer el artículo completo en:    67

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar