Aunque el hábito de fumar durante el embarazo ha disminuido, todavía 1 de cada 8 mujeres continúa fumando durante la gestación y en algunos países europeos como Dinamarca, la prevalencia del tabaquismo en menores de 20 años ha aumentado un 43%.

Según este estudio, fumar durante el primer trimestre de embarazo reduce significativamente el número de células germinales embrionarias y células somáticas en las gónadas de los fetos estudiados. Las células germinales embrionarias indiferenciadas son progenitoras de las espermatogonias que darán lugar a los espermatozoides en los hombres y los ovocitos en las mujeres, por eso una reducción puede alterar la creación de espermatozoides u ovocitos en el futuro.

Este efecto negativo se ha observado que es más pronunciado en fetos masculinos y podría ser una de las causas del aumento de problemas reproductivos que tienen los hombres en la actualidad. Se piensa que los hidrocarburos aromáticos policíclicos (PHAs), principales tóxicos que componen el humo del cigarrillo, actúan directamente sobre las células germinales fetales induciendo su apoptosis (muerte celular).

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar