¿Qué es el HPV o virus del papiloma humano?

El HPV o Virus del Papiloma es una infección de transmisión sexual que se transmite por contacto directo durante las relaciones sexuales. Representa una de las enfermedades de transmisión sexual más común, afectando, en algún momento de la vida, al 75% de la población, sobre todo entre los 15-25 años.

La infección con VPH es la causa principal de casi todos los casos de cáncer cervical, aunque en la mayor parte de las infecciones con este tipo de virus no se produce ninguna patología.

Desde iGin queremos dar a conocer información detallada sobre los diferentes tipos de este virus, las consecuencias de la infección y las formas de prevención y tratamiento.

Tipos de VPH

Existen más de 150 tipos de virus del Papiloma aunque tan sólo 15 de ellos se asocian con el cáncer de cuello de útero o cérvix. Pueden clasificarse como:

  • De “bajo riesgo”: aquellos que son causantes de verrugas genitales (6 y 11) o lesiones de bajo grado.
  • De “alto riesgo”: relacionados con el cáncer de cérvix.

La mayor parte de las infecciones con VPH en mujeres jóvenes son temporales, y tienen poca importancia a largo plazo. El 70 % de las infecciones desaparecen en 1 año y el 90 % en 2 años.

Sin embargo, cuando la infección persiste (entre el 5 y el 10 % de las mujeres infectadas) existe el riesgo de desarrollar lesiones precancerosas en el cuello de útero, que puede progresar a cáncer cervical invasivo.

Este proceso normalmente lleva entre 15 y 20 años, dando muchas oportunidades a la detección y el tratamiento de las lesiones precancerosas, a menudo con altas tasas de curación.

Algunos tipos de VPH pueden causar verrugas o condilomas, mientras otros pueden generar infecciones subclínicas, que pueden dar lugar a cáncer cervical, vulva, vagina y ano en mujeres.

La mayor parte de la gente infectada por VPH desconoce que lo está. Todos los VPH se transmiten por contacto piel a piel y las lesiones establecidas son diagnosticadas por la citología vaginal y/o test de cribado de VPH.

Desde que se desarrollaron esas herramientas de control, las muertes por cáncer cervical han disminuido un 70 % en los últimos 50 años. Una revisión ginecológica de forma periódica es fundamental para la supervisión y/o diagnóstico precoz.

Se aconseja empezar a realizar las revisiones ginecológicas de forma anual desde el momento en el que la mujer comienza a tener relaciones sexuales.

Vacunas contra el HPV

Actualmente, existen dos vacunas destinadas a la prevención del HPV: Cervarix® y Gardasil®. Previenen la infección de los tipos de VPH que causan el 70 % del cáncer cervical (tipos 16 y 18).

Estas vacunas están recomendadas para:

  • Chicas y chicos de edades entre 11 y 12 años
  • Chicas entre 13 y 26 años y chicos entre 13 y 21 años que aún no las hayan recibido, así como aquellos que sí que recibieron alguna dosis pero no completaron el tratamiento.
  • Mujeres con antecedentes de infección por HPV o con lesiones en el cuello uterino.

Cervarix

Está diseñado para prevenir la infección de los tipos 16 y 18 del VPH, que actualmente causan cerca de 70% de los casos de cáncer cervical relacionados con el VPH.

Además, aporta protección contra las variedades de virus 45, 33 y 31, proporcionando una protección superior al 90% contra lesiones precancerosas, sin importar el tipo de VPH involucrado.

Gardasil

Está diseñado para prevenir la infección de los tipos 16 y 18 del VPH, que en conjunto causan aproximadamente un 70 % de los cánceres de cérvix. La vacuna también protege contra los serotipos 6 y 11, causantes del 90 % de las verrugas genitales.

Estos cuatro tipos combinados (16, 18, 6, 11) corresponden al 90 % de los casos de cáncer cervical.

Es importante saber, que aunque la administración de estas vacunas es muy relevante, no protegen a las mujeres frente a todos los serotipos de VPH que causan cáncer cervical. Por ello, las mujeres deben seguir realizándose pruebas de citología vaginal, incluso después de haber recibido la vacuna. En ningún momento, la vacuna es sustitutiva de la realización de revisiones periódicas que permiten determinar la salud de la mujer en todo momento.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar