El implante anticonceptivo

Por (embrióloga).
Actualizado el 08/06/2016

El implante anticonceptivo es un método anticonceptivo en forma de varilla flexible que se coloca bajo la piel de la cara interna del brazo.

El implante libera progestágenos de forma continuada y está diseñado para utilizarse de forma prolongada, sin necesidad de cambiarlo, manteniendo una efectividad del 99%.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Dependiendo del producto tendrá un efecto anticonceptivo durante 3 o 5 años. Una vez transcurrido este tiempo es necesario retirarlo, puesto que la efectividad disminuye y la mujer puede quedar embarazada.

Este método tiene la ventaja de poder colocarse después de la sexta semana post-parto y no tiene ningún afecto en la lactancia.

¿Cómo actúa el implante?

El implante tiene su efecto anticonceptivo gracias a los progestágenos de liberación lenta, que inhiben la acción de las gonadotropinas que controlan en ciclo menstrual. Esto provoca:

  • La inhibición de la ovulación.
  • La inhibición del crecimiento endometrial, impidiendo que alcance el grosor adecuado para la implantación.
  • La reducción de la movilidad de las trompas de Falopio, dificultando el paso de los espermatozoides hacia el óvulo y del embrión hacia el útero.
  • La modificación del moco cervical, haciéndolo más espeso para impedir el paso de los espermatozoides.

Estos efecto son reversibles. Para recuperar la fertilidad femenina es necesario retirar el implante anticonceptivo y ésta se consigue en poco tiempo.

Indicaciones y contraindicaciones

Este método anticonceptivo está indicado para mujeres en edad reproductiva que deseen una anticoncepción continuada. Pueden beneficiarse especialmente aquellas que no toleren los efectos adversos de los anticonceptivos orales, que tengan contraindicado el uso del DIU o aquellas que tengan dificultades para recordar la toma de pastillas o la colocación de anticonceptivos como anillos mensuales o parches.

Sin embargo, no deben utilizarlo aquellas mujeres que sospechen que pueden estar embarazadas o que tengan confirmación de embarazo, cuando aparece sangrado vaginal no diagnosticado o en caso de alergia al principio activo del medicamento.

En caso de que la mujer presente tromboembolia venosa activa, ataques cardiacos, accidentes cerebrovasculares, enfermedad hepática, migrañas, cefaleas, vómitos repentinos, mareos, trastornos de la visión o del habla, cáncer de mama, cáncer de endometrio o tumores dependientes de progestágenos, tampoco debe utilizarse este anticonceptivo.

Tipos de implante anticonceptivo

Actualmente existen dos formatos de implante anticonceptivo:

  • Implanon: una sola varilla que puede utilizarse durante 3 años desde su colocación. Su principio activo es etonogestrel.
  • Jadelle: dos varillas que pueden utilizarse durante 5 años desde su colocación. Su principio activo es levonorgestrel.

Con Implanon, los niveles hormonales comienzan a aumentar desde su colocación, llegando a su máximo a los 11-13 días y normalizándose durante el primer año de uso. Con Jadelle, en cambio, se produce la liberación continuada de dosis bajas de la hormona inmediatamente después de la inserción.

Por lo tanto, el Implanon es eficaz a partir de las 24 horas desde su colocación, mientras que Jadelle lo es desde su colocación.

Colocación y retirada

El implante se coloca por personal médico especializado de forma ambulatoria y con anestesia local. El Implanon se coloca de forma más rápida y sencilla gracias a un dispositivo especial que facilita su inserción en 30 segundos. En cambio, Jadelle requiere de cirugía ambulatoria para su inserción.

La inserción de Jadelle debe realizarse durante los primeros 7 días del ciclo menstrual y la inserción de Implanon los primeros 5 días del ciclo menstrual, contando desde el primer día de regla.

También se pueden insertar sin menstruación si hay seguridad de que no hay un embarazo. Se debe usar protección anticonceptiva adicional durante 7 días si se inicia sin menstruación.

La retirada del implante requiere de cirugía y de más tiempo que la colocación, aunque también se realiza de forma rápida. Debe retirarse antes o nada más cumplir los 3 o 5 años desde su colocación para evitar la disminución de su efectividad y que pueda ocurrir un embarazo. Antes de este máximo de tiempo la mujer puede solicitar retirarlo en cualquier momento.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios más comunes son las alteraciones en el sangrado, pudiendo aparecer sangrado irregular, prolongado y/o abundante, manchado prolongado y/o irregular y amenorrea (ausencia de menstruación). También pueden aparecer sangrados intermenstruales, es decir, entre periodos.

Los dolores de cabeza y de pechos, acné, aumento del vello, mareos y náuseas son síntomas que también suelen aparecer debido al uso del implante.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Sara Salgado
Sara Salgado
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Biología Molecular por la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), con Máster en Reproducción Humana Asistida por la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Título de Experto Universitario en Técnicas de Diagnóstico Genético por la Universidad de Valencia (UV). Más sobre Sara Salgado

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.