Infertilidad masculina: seminograma, FISH de espermatozoides y MACs

Aunque muchas veces asociamos los problemas de fertilidad a las mujeres, debemos tener en cuenta que la infertilidad también es cosa de hombres. De hecho, entre el 40 y el 50% de los problemas reproductivos son causados por alteraciones masculinas.

Por esta razón, en iGin destacamos la importancia de valorar a ambos miembros de la pareja para poder así diagnosticar el problemas y dar la mejor solución para lograr el embarazo.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Índice

Infertilidad masculina: seminograma, FISH de espermatozoides y MACs

Causas de infertilidad

Hoy en día, cerca del 15% de las parejas en los países desarrollados presenta problemas para tener hijos. Este porcentaje va en aumento debido a factores como:

  • Retraso de la maternidad
  • Aumento de los casos de cáncer
  • Aumento de las enfermedades genéticas
  • Bajada de la calidad del esperma

Por lo que respecta a este último factor, son varios los motivos que han llevado a esta disminución. Los hábitos de vida actuales, los tóxicos del ambiente o la ingesta de sustancias nocivas como el tabaco o las drogas son algunos ejemplos que pueden causar la fragmentación del ADN espermático y propiciar la aparición de problemas de fertilidad.

Pruebas de fertilidad en el hombre

Como hemos indicado, ante la infertilidad es fundamental analizar la situación de ambos miembros de la pareja.

En el caso del hombre, el primer paso es conocer su historia clínica. Entre otras cosas, se le preguntará sobre cuestiones relacionadas con la reproducción como si ha padecido enfermedades que pueden afectar a su aparato reproductor como orquitis, criptorquidia, varicocele o paperas, o si ha sufrido algún tipo de traumatismo o cirugía en la zona testicular.

Además de esta anamnesis inicial, se le hará un análisis sanguíneo y ciertos estudios genéticos. Estos son fundamentales ya que una de las principales causas de esterilidad masculina atañen a las alteraciones genéticas y cromosómicas. Las más comunes son el cariotipo y el FISH espermático.

Para finalizar, se realizará un seminograma o espermiograma, que no es más que un estudio detallado de la muestra de esperma del varón. En él se valoran aspectos seminales como la cantidad de espermatozoides y su movilidad.

A continuación comentamos algunas de las pruebas más destacadas:

Seminograma

Se trata de un análisis seminal cuyo objetivo es valorar la calidad del semen en base a factores seminales como la movilidad, concentración o morfología espermática así como volumen, viscosidad o pH seminal.

El esperma analizado se obtiene por masturbación tras un periodo de abstinencia eyaculatoria de entre 3 a 5 días. Se recomienda recoger la muestra en la propia clínica para deteriorarla lo menos posible.

Una vez obtenida la muestra, se obtiene el diagnóstico tras comparar los valores obtenidos con los valores de referencia marcados por la OMS (Organización Mundial de la Salud):

  • El volumen de semen debe ser mayor a 1.5 ml.
  • La concentración de espermatozoides debe ser como mínimo de 15 millones espermatozoides por mililitro.
  • La movilidad o motilidad debe superar el 32%.
  • El porcentaje de espermatozoides vivos de la muestra debe ser de al menos el 58%.
  • La morfología debe ser igual o mayor al 4% del total de espermatozoides.

Si la muestra se sitúa dentro de los valores normales estamos ante un caso de normozoospermia. Si por el contrario, alguno de estos parámetros relativos a la calidad del esperma está alterado, pueden surgir problemas seminales como los siguientes:

  • Hipospermia: bajo volumen de eyaculado
  • Hiperespermia: volumen seminal superior a 6 ml.
  • Oligozoospermia: concentración espermática por debajo del valor de referencia.
  • Criptozoospermia: concentración menor a 1 millón de espermatozoides/ml.
  • Astenozoospermia: pocos espermatozoides mótiles.
  • Necrozoospermia: porcentaje de espermatozoides vivios menor a 58%.
  • Teratozoospermia: menos del 4% de los espermatozoides tiene morfología normal.
  • Azoospermia: ausencia de espermatozoides en el eyaculado.

También puede ocurrir que una muestra seminal presente varias de estas patologías. Un ejemplo de ello es la oligoastenoteratozoospermia.

Cariotipo

El cariotipo es la prueba que permite analizar la dotación cromosómica. Es una prueba importante puesto que cerca del 12.6% de los hombres infértiles presenta alteraciones en sus cromosomas, cuando esta incidencia es del 0.6% en la población control.

FISH (Hibridación In Situ Fluorescente)

El FISH de espermatozoides es una prueba de análisis citogenético en la que se marcan cromosomas específicos de los espermatozoides con sondas de ADN fluorescentes para poder comprobar si estos presentan una dotación cromosómica normal.

Esta prueba se suele hacer en casos de:

  • Cariotipo anómalo.
  • Seminograma alterado, especialmente en casos con baja concentración o graves problemas de morfología.
  • Hombre sometidos a quimio o radioterapia.
  • Parejas con abortos recurrentes de causa desconocida.
  • Fallo de implantación en repetidas ocasiones tras aplicar técnicas de reproducción asistida.
  • Parejas que han tenido un hijo con alguna alteración cromosómica.

Los cromosomas que suelen analizarse en estas situaciones son el cromosoma 13, 18, 21, X e Y. Esto se conoce con el nombre de FISH de 5 sondas.

Se considera un resultado anómalo de FISH cuando se analizan entre 100 y 2000 espermatozoides y se observa un aumento en la incidencia de alteraciones cromosómicas en comparación con un grupo control de donantes de semen fértiles.

MACs

La presencia de espermatozoides apoptóticos, es decir, destinados a morir, es una de las razones por las que se producen fallos en los ciclos de reproducción asistida.

El MACs es una técnica de selección de espermatozoides que permite separar y eliminar los espermatozoides apoptóticos. Así, aumentamos las probabilidades de obtener un embrión viables y con ello, el embarazo evolutivo.

Los casos en los que se aplica esta técnica son:

  • Alto porcentaje de fragmentación en el ADN de sus espermatozoides.
  • Abortos de repetición sin causa aparente.
  • Pacientes que hayan realizado ciclos previos y hayan obtenido embriones de baja calidad descartando como causa la baja calidad de los óvulos.
  • Casos de oligoastenozoospermia.

En iGin sabemos que la infertilidad causa miedos e incertidumbre y que no es fácil dar el primer paso a la hora de solicitar una primera consulta. Por ello, contamos con un equipo altamente cualificado y una gran calidad humana que te acompañarán y cuidarán a lo largo de este camino hacia el sueño de tener un hijo.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar