La congelación de los óvulos permite retrasar la maternidad

En los últimos años ha aumentado la infertilidad en la mujer debido a cambios de estilo de vida, cambios alimenticios y una incorporación de la mujer en el mundo laboral. La etapa de mayor fertilidad en la mujer coincide con su periodo de formación y su carrera profesional, y la maternidad se hace esperar. Todo esto sumado al hecho de que el deseo de ser madre por primera vez, es en la mayoría de las veces, después de los 30. La edad media de la mujer para tener su primer hijo se ha incrementado y actualmente es de 32 años.

Uno de los factores fundamentales en la fertilidad femenina es la baja calidad ovocitaria. Con una buena calidad de los óvulos se obtienen embriones de mejor calidad y un potencial de embarazo más elevado.

La combinación entre la calidad y cantidad de ovocitos es la reserva ovárica. Existen causas conocidas que disminuyen la reserva ovárica como el tratamiento con radioterapia o quimioterapia y patologías como la endometriosis o cirugía ovárica previa.
La mujer nace con todos los óvulos que irá madurando en cada ciclo

La disminución de la reserva ovárica

El número de óvulos con los que nace una mujer va disminuyendo progresivamente desde el comienzo de la menstruación de manera que a los 35 años queda sólo alrededor del 10% de la reserva total. Por tanto, la calidad de los mismos está directamente relacionada con la edad de la mujer. A partir de una cierta edad, que suele ser a los 35 años empieza a disminuir tanto el número como la calidad de los óvulos. El óvulo asume hasta el 80% de responsabilidad para obtener un embrión de buena calidad- es decir es el óvulo y su calidad el que marca la diferencia para el éxito o fracaso del embarazo.

Cuando se realiza un tratamiento de fecundación in vitro el número de embriones que se obtienen finalmente es muy importante para el éxito del mismo. En muchas ocasiones, cuando tras realizar uno o varios tratamientos no se logra obtener un número de embriones de calidad o cuando no se consigue que el ovario responda a la estimulación y no nos proporciona ovocitos se recurre como siguiente opción a la donación. Éste es un tratamiento que a muchas mujeres les cuesta aceptar inicialmente. Dado que la causa de no embarazo es la baja reserva ovárica de la paciente, se fecundan unos óvulos donados por una mujer joven anónima con el esperma del marido de la receptora y posteriormente se transfieren esos embriones. Mediante esta técnica se obtienen unas tasas de gestación muy elevadas.

Las mujeres en general no son conscientes de este eventual envejecimiento de los óvulos en relación a la edad que hace que disminuya la reserva ovárica y aumente la tasa de aborto y malformaciones cromosómicas.

La vitrificación de los óvulos permite preservar la fertilidad

La vitrificación de óvulos es una nueva técnica de la Reproducción Asistida que permite congelar los óvulos de una mujer para que ésta los pueda utilizar el día que decida ser madre. El procedimiento comienza con una estimulación ovárica, similar a la que se realiza en un tratamiento de fecundación in vitro. Los ovocitos se recuperan mediante punción folicular bajo anestesia y ese mismo día todos los óvulos maduros se vitrifican y quedan almacenados en nitrógeno líquido hasta que la paciente desee utilizarlos sin perder calidad a lo largo del tiempo.

Cuando se procede a la descongelación se inseminan con el esperma de la pareja para posteriormente transferir los embriones. La tasa de fecundación de los ovocitos congelados es similar a la de los ovocitos obtenidos en fresco y ronda el 75%. Obteniendo embriones de buena calidad la tasa de gestación ronda el 48%. Existe un consenso global de congelar al menos 9 ovocitos para poder tener buenas posibilidades de éxito.

Las mujeres pueden congelar sus óvulos para el futuro

Algunas mujeres experimentan un proceso de atresia folicular, degeneración de los folículos antes de que el óvulo madure, muy acelerado lo que conlleva que su vida reproductiva se vea acortada. Este fallo ovárico oculto es difícil de predecir cuándo va ocurrir.

Lo que está claro es que la fertilidad disminuye con la edad y por tanto realizar una congelación de ovocitos por motivo social, es decir no tener pareja ni planes de ser madre a los 30 años es muy aconsejable y va a ser la tendencia de los próximos años. Recomendamos a cualquier mujer que se encuentre en el caso mencionado realizar esta técnica que evitará tener que recurrir a la donación de ovocitos en el futuro.

Dr. Carlos Millán Sanz-Lomana
Especialista en Ginecología y Obstetricia

Clínicas EVA

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar