La fisioterapia ayuda a prevenir complicaciones en el embarazo

Según el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM), la fisioterapia ayuda a prevenir la diástasis y otras complicaciones físicas que sufren las embarazadas.

La diástasis es la separación de los músculos abdominales. Esta separación deja los órganos internos próximos a la piel y afecta al abdomen, dando un aspecto flácido. Por otro lado afecta a las lumbares, produciendo dolor de espalda y problemas digestivos. Se produce por el aumento de peso y por partos complicados o múltiples.

Se relaciona con las disfunciones del suelo pélvico como la incontinencia urinaria. La separación de los músculos del abdomen contribuye a aumentar la presión intra abdominal, lo que aumenta la probabilidad de lesiones.

Esta alteración aparece en más de la mitad de los embarazos y muchas veces no se resuelve y persiste durante años.

Los factores de riesgo son: edad materna superior a 34 años, bebés grandes, aumento excesivo de peso, flacidez abdominal, falta de ejercicio, embarazo múltiple, cesárea previa o multiparidad.

Fisioterapia para embarazadas

¿Cómo prevenir la diástasis y otras lesiones?

Para evitar esta y otras alteraciones se recomienda consultar con un fisioterapeuta durante la gestación y el posparto. Se recomendará un programa de ejercicios para lograr un control muscular del abdomen y del suelo pélvico.

Sin embargo, se desaconseja realizar ejercicios abdominales y otras actividades que aumentan la presión abdominal tras el parto, ya que perjudican la recuperación de la diástasis y el suelo pélvico.

Por otro lado, para evitar otras complicaciones físicas en el embarazo, los fisioterapeutas recomiendan a las mujeres asistir a clases de preparación al parto, ejercitar el suelo pélvico con ejercicios de Kegel, hacer masajes perineales y hacer ejercicio para mejorar la circulación sanguínea, la movilidad de las articulaciones y la postura corporal.

Tras el parto, durante la cuarentena, se recomienda no hacer ningún esfuerzo ni estar mucho tiempo de pie. Sin embargo, transcurrido este tiempo, el fisioterapeuta puede ayudar a recuperar la figura y la funcionalidad del abdomen y del suelo pélvico. Así se evitan problemas de incontinencia urinaria, fecal, estreñimiento o disfunción sexual.

Fisioterapia y diástasis

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar