En los embarazo producidos por técnicas de reproducción asistida es recomendable no realizar el test de embarazo hasta pasados al menos 13 días desde la transferencia o inseminación para evitar interferencias o confusiones por las hormonas administradas en la estimulación ovárica.

Puedes leer el artículo completo en:    693

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar