La infertilidad en la Biblia. Primera parte

Las primeras referencias a la infertilidad y a su curación, aunque sea por métodos divinos, aparecen reflejadas en la Biblia. La procreación y la fertilidad es tanto un don como un mandato divino y, por lo tanto, la esterilidad es un castigo de Dios contra una estirpe o una pareja por sus pecados en donde la mujer era siempre la causante del problema ya que no se reconocía la infertilidad masculina.

Al principio del génesis Dios dio una orden clara a Adán y Eva:
“Sed fecundos y multiplicaos, llenad la tierra y dominadla” (Génesis 1-28)

Ante el pecado original de Eva al desoír las advertencias de Dios, éste lanzó su primer castigo a las mujeres:

“Multiplicaré los sufrimientos de tus embarazos; darás a luz hijos con dolor. Ansiarás a tu marido y él te dominará” (Génesis 3-16)

De hecho, es en este primer libro de la Biblia donde aparece la primera solución a la infertilidad en forma de maternidad subrrogada o vientre de alquiler. Los padres del pueblo de Israel, Abraham y Saray, no podían tener hijos ya que ella era estéril:

“Saray, mujer de Abraham, no le había dado hijos; pero tenía una esclava egipcia, de nombre Agar: Ya ves que Yahveh me ha hecho estéril: llégate, pues, a mi esclava; quizás yo obtenga hijos de ella. Tomó Saray, mujer de Abraham, a la egipcia Agar, su esclava, y se la dio por mujer a su marido, Abraham. Se llegó él a Agar, que concibió.”
“Agar dio a luz un hijo a Abraham, y éste llamó Ismael al hijo que le había dado Agar. Tenía Abraham 86 años cuando Agar le dio a Ismael” (Génesis 16-1, Géneis 16-16)

La Biblia habla de infertilidad

Según las leyes de Mesopotamia, el hijo de la esclava era considerado como hijo de la esposa estéril. No obstante, Saray se enceló terriblemente de su esclava y sufría por no tener hijos propios con lo que Dios volvió a hablar a Abraham:

“Yaveh dijó entonces a Abraham: Dentro de un año estaré aquí de vuelta y para entonces Saray, tu mujer, tendrá un hijo. Saray estaba de espaldas, escuchando detrás de la puerta de la tienda. Abraham y Saray ya eran ancianos, entrados en años y a Saray se le había retirado la regla. Rióse, pues, Saray en su interior, pensando: ¿Voy a conocer yo el placer, ahora que estoy desgastada y con un marido viejo?” (Génesis 18-10)

“Yaveh visitó a Saray como había dicho, e hizo yaveh por Saray lo que había prometido. Saray concibió y dio a Abrahan en su ancianidad un hijo, por el tiempo que le había fijado Dios. Abrahan dio el nombre de Isaac al hijo que le acababa de nacer, al que Saray había dado a luz. Tenía Abrahan 100 años cuando le nació su hijo Isaac y Saray 91 años. Dijo Saray: Es de risa lo que me ha hecho Dios; todo el que se entere se reirá a cuenta mía. Y añadió: ¿Quién habría de decir a Abrahan que Saray había de amamantar hijos?. Pues sí; le ha dado un hijo en su vejes” (Génesis 21-1)

Yaveh concede un hijo a Abraham

Se puede considerar, así, el primer caso de gestación postmenopausia. Dios, en esa época parecía divertirse quitando o devolviendo el don de la fertilidad a los humanos. También en el génesis a cuenta del paso de Saray y Abraham por el reino de Guerar describe el siguiente pasaje:

“Yaveh había cerrado todo seno en la casa de Abimélec, rey de Guerar, por causa de Saray, mujer de Abrahan. Rogó Abrahan a Dios; y Dios sanó a Abimélec, a su mujer y a sus siervas, para que pudieran tener hijos”. (Génesis 20-17)

Cuando Isaac contaba con 40 años, tomó por esposa a Rebeca quien también sufría de infertilidad. Nuevamente, dios volvió a interceder originando uno de los efectos secundarios más comunes en los tratamientos de fecundación asistida, el embarazo múltiple.

“Era Isaac de 60 años cuando rogó a yaveh por su mujer que era estéril. Le escuchó Yaveh y rebeca, su mujer, concibió. Pero los hijos se entrechocaban en su seno, y ella decía: Siendo así, ¿para qué vivir?. Cuando se cumplieron los días del alumbramiento, resulto que había dos mellizos en su seno.” (Génesis 25-21)

Un comentario

  1. usuario
    Natalia

    Que curioso esta visión. Me ha parecido graciosa y todo, Conocía la historia de Abraham pero nunca la habia enfocado desde el punto de vista de la infertilidad; es como “el vientre de alquiler de la época”, jaja. Muy curioso!

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar