¿Lactancia materna o artificial? – Ventajas y desventajas

Antes incluso de que nazca el bebé se elige el tipo de lactancia que se le va a dar, así que es imprescindible conocer las ventajas y desventajas tanto de la lactancia materna como de la artificial para poder tomar la decisión.

Cada una tiene una serie de ventajas tanto para la madre como para el bebé, y es importante escoger la que mejor se adapte a las necesidades y a la situación de la familia.

A pesar de que los expertos consideran que la leche materna es la mejor opción para el bebé, no siempre es posible este tipo de lactancia. La decisión se debe basar en las consideraciones médicas, la comodidad y el estilo de vida de la madre o de la pareja.

La lactancia mixta es otra alternativa, que permite combinar las ventajas de la lactancia materna y de la lactancia artificial.

Lactancia materna exclusiva

Los médicos recomiendan dar el pecho al bebé generalmente hasta que el bebé tenga 6 meses, aunque también hay pediatras que consideran que lo mejor es continuar con lactancia materna hasta que el niño cumpla un año.

Los motivos principales para dar el pecho son las grandes ventajas que esto supone para el bebé:

  • Aporta todos los nutrientes que necesita para su correcto desarrollo, ya que la composición cambia a media que crece
  • Fortalece su sistema inmunológico, protegiéndolo de enfermedades
  • Se digiere fácilmente
  • Reduce la probabilidad de desarrollar futuros problemas de salud como obesidad, ciertas enfermedades respiratorias y alergias
  • Facilita el vínculo con la madre al estar piel con piel

Por otro lado, para la madre amamantar también tiene sus ventajas:

  • Al dar el pecho se libera oxitocina, que ayuda a una recuperación más rápida después del parto e impide la ovulación, evitando un nuevo embarazo en esta etapa.
  • Ayuda a perder el peso ganado durante el embarazo de forma natural.
  • Reduce el riesgo de tener depresión postparto.
  • Según diversos estudios hay menor probabilidades de padecer cáncer de mama, de ovarios, y de útero.
  • Es un método gratuito de alimentación del bebé.

Sin embargo, para la madre también tiene una serie de desventajas:

  • Puede resultar incómodo y molesto.
  • Exige más tiempo y dedicación, ya que el bebé necesita más tomas al digerirse más fácilmente que la leche artificial.
  • Exige un control de lo que se come y se bebe, así como de los medicamentos que se toman, ya que pueden pasar a la leche materna y por tanto al bebé. Hay que evitar los pescados ricos en mercurio, el alcohol y el tabaco y limitar el consumo de cafeína.
  • La pareja no puede participar.

En el caso de que la madre quiera pero no pueda darle el pecho al bebé por motivos personales o laborales, existe la opción de seguir una lactancia materna exclusiva extrayendo y almacenando la leche materna para dársela con un biberón.

La leche se la puede extraer la propia mujer con un sacaleches y la puede guardar en el frigorífico o en el congelador para usarla cuando lo necesite. En este caso, es importante seguir las recomendaciones de almacenamiento en cuanto a la temperatura, tiempo que se debe tardar en consumir y el envase a utilizar.

Lactancia artificial

Con las leches artificiales que se encuentran en el mercado el niño tiene sus necesidades nutricionales cubiertas y es posible establecer un vínculo emocional igual de fuerte que con la leche materna. Además, en caso de tener algún tipo de requerimiento nutricional especial se le puede dar la leche con la composición adecuada.

Este tipo de lactancia se lleva utilizando desde los sesenta, permitiendo una mayor comodidad y la alimentación del bebé sin necesidad de que la madre esté presente. Así, el bebé puede ser alimentado por ambos miembros de la pareja, pudiendo potenciar el vínculo con ambos.

Por otra parte, en caso de que la madre tenga que seguir un tratamiento farmacológico específico, con la lactancia artificial se protege al bebé, ya que no se transmitiría le fármaco a través de al leche.

Sin embargo, la leche artificial tiene la desventaja de no poseer los anticuerpos que aporta la leche materna para el desarrollo inmunológico del pequeño, además de que su digestión es más pesada y por ello los bebés suelen sufrir más cólicos por gases o estreñimiento.

La preparación también resulta más cara, ya que requiere de un equipamiento concreto para la preparación y esterilización del biberón.

Un comentario

  1. usuario
    Mamen

    Yo soy defensora de la lactancia materna pero doy prioridad a que el niño crezca y se desarrolle con normalidad, con eso quiero decir que hay que intentar dar el pecho siempre que se pueda pero si el bebé por lo que sea no recibe el alimento o no crece de forma adecuada se debe pasar a la lactancia artificial. Lo importante es que esté sano.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar