Listeriosis y embarazo – Síntomas y prevención

La listeriosis es una infección bacteriana contagiosa de síntomas poco definidos y gravedad leve en los adultos. Sin embargo, puede derivar en graves consecuencias si se transmite al feto, razón por la cual es importante conocer cómo prevenirla.

Esta enfermedad se hizo especialmente conocida cuando el presentador Bertín Osborne comentó en uno de sus programas que ésta era la causa de la lesión cerebral de su hijo Kike, pues su mujer había padecido listeriosis durante la gestación.

A continuación, desde FIV-Recoletos, os ofrecemos información detallada sobre esta enfermedad, los síntomas, las formas de contagio y consejos de prevención mediante el cuidado de los alimentos de forma estricta durante el embarazo.

forma estricta durante el embarazo .

¿Qué es la listeriosis?

La listeriosis es una enfermedad causada por la bacteria Listeria Monocytogenes, que puede transmitirse por vía fetal y afectar al desarrollo del futuro bebé.

La peculiaridad de este microorganismo es que es intracelular, lo que hace más difícil su diagnóstico, sumado además a que los síntomas que provoca no son específicos.

Cerca del 30% de las infecciones de listeriosis son asintomáticas. Además, el periodo de incubación es muy amplio y varía de entre 1 a 90 días, complicando más el diagnóstico.

Transmitir la infección al feto

La bacteria Listeria Monocytogenes tiene especial afinidad por la placenta. Entre el 5 y el 10% de los casos esporádicos de parto prematuro y muerte fetal se relacionan con la listeriosis.

Si la madre adquiere al infección, aun siendo leve y sin síntomas aparentes, puede transmitirla al feto y causar en éste consecuencias de gran gravedad. Las vías por las que la madre puede transmitir la infección al feto son:

  • Vía transplacentaria: a través de la placenta puede diseminarse por la placenta hasta la sangre del feto (septicemia)
  • Vía amniótica: por succión y aspiración de un liquido amniótico contaminado desde la placenta
  • Vía ascendente: desde el cuello uterino y a través de las membranas ovulares.
  • En el parto: si el canal cervical está contaminado, el feto al pasar puede ser infectado.

En función del momento de la infección, las consecuencias a nivel fetal serán unas u otras. Si la infección ocurre en la primera etapa del embarazo (primer y segundo trimestre), se podrán producir abortos sépticos y muerte fetal intrauterina.

Si por el contrario, la infección surge en el tercer trimestre, que es lo que ocurre en el 80% de los casos, puede producirse la muerte fetal en el útero o también el nacimiento de un niño con listeriosis congénita.

La listeriosis congénita puede darse de dos formas:

  • Infección precoz: por contagio transplacentario o amniótico. Aparece en la primera semana de vida y puede causar parto prematuro, distress respiratorio y neumonía. La mortalidad es de un 20-30%.
  • Infección tardía: si el contagio se da en el parto. Aparece a partir del séptimo día de vida y deriva en meningitis

Prevenir la listesiosis

La mujer embarazada se contagia a través de los alimentos. Podemos encontrar este bacteria en diferentes alimentos contaminados, fundamentalmente productos cárnicos precocinados, marisco, leche y otros productos lácteos no pasteurizados.

Uno de los principales problemas o aspectos a destacar de la Listeria Monocytogenes es su resistencia al calor y al frio. Ni los tratamientos con sal ni la congelación logran su destrucción.

Para evitar el riesgo de contagio durante el embarazo se recomienda no consumir alimentos como los siguientes:

  • Salchichas “Frankfurt”, carnes preparadas y fiambres que no hayan sido cocinados de forma intensa asegurando que el interior del producto recibe la altas temperaturas.
  • Quesos de pasta blanda como el queso brie, el queso feta o el camembert.
  • Quesos elaborados con leche no pasteurizada.
  • Patés no esterilizados o sin enlatar.
  • Pescado o marisco crudo
  • Leche sin pasteurizar o productos derivados de esta leche cruda.
  • Ensaladas o vegetales ya preparados y listos para comer

Como se ha comentado inicialmente, la listeriosis es una patología sin riesgo ni peligrosidad en los adultos pero que puede ser grave para el feto. Por ello, es importante controlar la dieta durante los meses de gestación, cocinar bien los alimentos, lavar bien ensaladas y verduras y revisar las etiquetas e información nutricional de los productos.

En cualquier caso, si tienes dudas concretas sobre la alimentación durante el embarazo es importante consultarlo con tu ginecólogo durante las revisiones gestacionales.

Un comentario

  1. usuario
    Loraman

    ¿Entonces nada de leche? A mi me que habían dicho que era muy sana para la producción o sea la lactancia posterior y eso… Lo consultaré con el médico en la próxima consulta.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar