Los nuevos modelos de familia: pluralidad y diversidad

En una semana se celebra el Día Internacional del orgullo LGBT (lesbiana, gay, bisexual y transexual), y desde Fertilab apoyamos y respetamos a todo colectivo social que escoge con libertad la manera en la que quiere disfrutar de su vida y de su familia. Así pues, hacemos una reflexión sobre las repercusiones sociales y emocionales que puede tener este tipo de familias en los niños.

En la actualidad, la pluralidad y la diversidad en los modelos de familia es una realidad incuestionable. Familias de padres separados, de un solo padre o madre, homoparentales, etc, son hoy por hoy muy habituales. En una sociedad donde el modelo de familia cada vez es más amplio y diverso, surgen numerosas cuestiones sobre el sano desarrollo psicosexual y emocional de los niños.

Desde que se ha legalizado el matrimonio homosexual y su derecho a la adopción, ha existido y existe debate acerca del desarrollo de la identidad sexual de los niños/as o de su sana evolución emocional.

Se plantean muchas dudas como:
¿Puede causar confusión en el niño/a el hecho de no tener los “referentes” masculino y femenino?
¿Existirán necesidades emocionales no cubiertas?

Desde la psicología moderna, que discute y pone en entredicho algunas de las teorías del psicoanálisis, se declara que son muchos los factores que determinan la salud emocional del niño/a o influyen en el sano desarrollo de su identidad y de su sexualidad. Factores que están más relacionados con la calidad y el tipo de vínculo que existe con los niños, con el refuerzo de su individualidad, de su independencia y autonomía o de su libertad y capacidad de decisión.

La American Psychological Association declara que no hay diferencias notables entre la recurrencia de homosexualidad, en niños nacidos de padres homosexuales o heterosexuales. Gran cantidad de estudios confirman estas declaraciones.

Desde temprana edad, los niños/as aprenden los roles de género, se identifican y experimentan su sexualidad, adquiriendo modelos de varias fuentes, entre ellas la familia, escuela, televisión, etc. Y realmente será la libertad que tengan para experimentar libremente y sin tabús lo que determinará su madurez y su evolución.

Además, es tan frecuente el juego y la intimidad con compañeros o niños/as del mismo sexo en aquellos pertenecientes a una familia homosexual como a una familia heterosexual. Esto forma parte de su desarrollo y permite al niño sentir, descubrir y reafirmar, la que será su sexualidad futura.
Logo Fertilab

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar