Madres solteras… ¿Y la sexualidad?

Para algunas mujeres el deseo de hijo no nace de una relación de pareja, no se trata de un proyecto anhelado junto a otro. Desde aquí, toma presencia una realidad nombrada como maternidad en solitario, y a sus protagonistas como madres solteras por elección.

Es posible que al lado de algo tan significativo como suele ser el deseo de crear una familia, esto de la sexualidad parezca algo cuanto menos periférico en sus inquietudes.

Sin embargo, la sexualidad vertebra la experiencia de hombres y mujeres, y articula su particular manera de hacerse presente en el mundo.

Este hablar de sexualidad es preguntarnos cuestiones como:

  • ¿Qué espacios, posibilidades y tiempos deja esta maternidad para que sientan, expresen y sean reconocidas como las mujeres únicas y singulares que son?
  • ¿Y para desear y ser deseadas, amar y ser amadas?
  • ¿Y para gestionar el anhelo de encontrarse, de vincularse con otro/otra en una relación de pareja y puede que tal vez para planificar, crear y dar forma a proyectos compartidos?

Sabemos que pensar sobre estas cuestiones a veces resulta complejo tras la llegada de los hijos e hijas, y es que la crianza desequilibra los tiempos disponibles, los espacios propios, las prioridades, las agendas, las necesidades… Y si resulta delicado y en ocasiones algo complejo adaptarse a este nuevo y peculiar estar, puede que pensar en la vivencia de la sexualidad sea relegado al último lugar de la lista de prioridades.

Es posible que esos interrogantes que plantea el hecho de ser sexuados no se pongan en juego en la misma medida, ni en el mismo momento biográfico para todas las madres solteras. Sin embargo, si sabemos que suelen ser experiencias valoradas, y ya sean vividas o no, se trata de cuestiones que interpelan a la mayoría de hombres y mujeres.

Como afrontar la maternidad en solitario

Que este proyecto de maternidad no sea compartido con una pareja no hace desaparecer al otro, ni siquiera como posibilidad en la que pensar o fantasear. Tampoco quiere decir que no exista el deseo de pareja en un futuro, o que no puedan buscar y darse relaciones de intimidad durante el transcurso de ese tiempo hasta que los hijos llegan.

¿Y si conozco a alguien, le cuento el proceso en el que estoy ?, ¿y si siento deseo, ganas de otro, será legítimo en medio de esta búsqueda de hijo que tan central es y ha sido?, ¿cómo influye en la mujer que soy ser madre sin una pareja?, ¿cómo es la mirada de los otros, generalmente del otro sexo?, ¿me siento vista, reconocida como mujer, además de cómo madre?, ¿qué vivencias moviliza mi deseo o la ausencia del mismo?, ¿cómo me organizo con mis deseos, cómo los gestiono?, ¿y qué pasa con el amor? ¿pienso en la posibilidad de que aparezca alguien significativo con quien desee vincularme?, ¿Es la pareja un posible proyecto de futuro apetecible, algo contemplado, algo aplazado?….

Cuando las mujeres se embarcan en procesos de maternidad sin una pareja, algunas están transitando la última parte del camino. Un recorrido que quizá les ha llevado por el desencuentro de desear la maternidad junto a un otro u otra que no tenía este anhelo, por la espera de que apareciera alguien con quien vincularse y crear una familia y finalmente, por la determinación de que ellas eran suficiente para que ese deseo de familia tomase forma.

Así, puede que para estas mujeres ese “otro u otra”, no estuviera desde el lugar de partida pero sí puede aparecer en diferentes momentos del recorrido. Porque la pareja (encontrarse en la intimidad y vincularse con otro, descubrir placeres y complicidades compartidas, desearse, amarse, crear), no deja de ser uno de los proyectos más apetecibles para muchos hombres y mujeres.

2 comentarios

  1. usuario

    Estoy totalmente de acuerdo con el hecho de que por no querer compartir la maternidad con otra persona quiera decir necesariamente renunciar a la sexualidad. Aunque sean cosas relacionadas no tienen porqué estar siempre totalmente vinculada.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar